Entre los meses de junio y agosto, la Guardia Civil lleva a cabo una campaña específica de control de embarcaciones y motos de agua