La Guardia Civil, en colaboración con el Servicio de Inspección Pesquera del Gobierno de Canarias, ha intervenido 23 kilogramos de pescado en un restaurante de Los Llanos de Aridane, en La Palma, debido a la ausencia de la documentación legal de trazabilidad necesaria.

La operación fue realizada por agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona), quienes descubrieron el pescado almacenado en congeladores durante la inspección del establecimiento. Entre los pescados intervenidos se encontraban viejas, alfonsiños, sargos, gallos y pulpos.