Cambiar el final de una película, elegir un destino distinto para un personaje o decidir que canciones se incluyen en un álbum y cuáles se descartan es impensable hoy en día.