Blog 
Armando Ojeda
RSS - Blog de Armando Ojeda

El autor

Blog Armando Ojeda - Armando Ojeda

Armando Ojeda

Redactor de La Provincia./ Diario de Las Palmas. Periodista. Social Media. Comunicación.

Sobre este blog de Tecnología

Puntos de vista sobre el cacharrero digital, e incluso asuntos más serios en la red. Eventualmente.


Archivo

  • 13
    Noviembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El anuncio cambia la tele por el teléfono móvil

     El proceso es imparable: la consultora Nielsen y la Association of National Advertisers de Estados Unidos advierten de que en tres años los anunciantes habrán cambiado la televisión por el smartphone, que será ya la principal plataforma de marketing para las empresas. Digerido el dato, por lo primero que teme uno es por el bombardeo de comerciales, que dirían en la otra cara atlántica: la pantalla del móvil, en la que consultamos el time line de Twitter, las últimas actualizaciones de Facebook, el whastapp de turno, resulta  demasiado golosa para los expertos en comunicación. El cambio será inevitable

    El smartphone, en efecto, constituye una oportunidad magnífica para que las agencias y las marcas puedan definir su estrategia para un público perfectamente segmentado. En cristiano, que cada cual anuncie lo suyo a los suyos, identificados por las redes sociales, la ubicación, los hábitos de conexión o el tipo de cacharro que gastan uno u otro usuario. Datos no tan complicados de obtener en un simple estudio de mercado, y que exponen a ojos de las compañías a sus clientes en potencia.
    Así, si leo mucho deporte me tentarán para que contrate un canal ad hoc de pago. Si lo practico, me castigarán con anuncios de playeras. Si lo comento, igual no me queda otra que aceptar una suscripción premium de Linkedin, por aquello de estar conectados con el entorno profesional. Espeluznante. Haga su extrapolación, y encontrará sus propios miedos al respecto. Otra ventaja del soporte digital portátil: el precio del anuncio es mucho menor, aunque su difusión esté mucho más localizada y sea específica.
    El retorno de la inversión, además, es, en teoría, más sencillo de calcular que en el caso de una pieza de veinte segundos para televisión, que vaya usted a saber quién la ha visto, si nos ponemos en plan escépticos.
    La tendencia se debe sumar al éxito paulatino que está consiguiendo el llamado VOD, o vídeo bajo demanda. La tele a la carta, vamos, que ofertan plataformas como el iPlus, Yomvi o los videoclubes digitales, entre otros servicios. La smart TV está a punto de explosionar en toda su dimensión, al amparo de las conexiones de amplio ancho de banda. La tele, como gran industria, está al borde de una necesaria reconversión, esclava de las preferencias de los espectadores. Perdón, internautas.
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook