Blog 
Bungalow 103
RSS - Blog de Ignacio Moll

El autor

Blog Bungalow 103 - Ignacio Moll

Ignacio Moll

Nacido en Las Palmas de Gran Canaria. Es subdirector general de Editorial Prensa Ibérica en Canarias, responsable del área comercial y de marketing, y director de Radio Canarias. ...

Sobre este blog de Economía

Canarias es sinónimo de turismo y es precisamente esta industria la que directa o indirectamente sostiene y nutre a todo el tejido empresarial del Archipiélago Canario. Todo está vinculado, de una u otra manera con el turismo, hasta lo más insospechado.


Archivo

  • 16
    Julio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    San Agustín, zona turística pionera del sur de Gran Canaria

    La zona turística de San Agustín fue pionera del turismo del sur de la isla de Gran Canaria. Todo comenzó cuando en 1961 se celebró el Concurso Internacional de Ideas Maspalomas Costa-Canaria, certamen promovido por D. Alejandro del Castillo y Bravo de Laguna, Conde de la Vega Grande de Guadalupe. Prestigiosos estudios de arquitectura europeos, americanos y asiáticos presentaron sus proyectos y a principios de 1962 el jurado internacional entregaba el premio a un grupo de arquitectos y urbanistas franceses.

    A partir de ese momento San Agustín creció de forma armoniosa, combinando hoteles en primera línea de playa ligados a enormes extensiones ajardinadas, con complejos de apartamentos generosos en superficie y espacios libres, como Rocas Rojas o Monte Rojo entre otros. Hoteles como el Tamarindos, el Costa Canaria, el Folías, el Interclub Atlantic, el IFA Beach, el Don Gregory o el Gloria Palace han ido marcando desde entonces hasta ahora gran parte de nuestro devenir turístico.

    Los primeros turistas fueron escandinavos. Como suele ser habitual en la historia de los descubrimientos, siempre son ellos los que discretamente llegan antes (si se fijan, a América, en concreto al norte, también llegaron primero…). Simplemente con analizar el nombre de los apartamentos Nueva Suecia nos damos cuenta de ello. Pero no solo eso, en San Agustín sigue habiendo una iglesia sueca, una escuela sueca y creo que hasta un pequeño supermercado sueco. El tristemente desaparecido restaurante La Rotonda, icono del turismo de Gran Canaria, vio como tras los nórdicos también llegaron turistas de otras tantas nacionalidades a la conquista de aquel aun joven destino turístico.

    Posteriormente, esta zona turística se vio enriquecida por las primeras y más grandes instalaciones de talasoterapia de la isla; y no confundamos los términos SPA (salus per aquam) y thalasso (mar). De esta manera, San Agustín cuenta, junto al recientemente renovado Hotel Gloria Palace, con estas instalaciones referentes del turismo de salud y bienestar.

    Pero también el ocio hizo historia en San Agustín: el San Agustín Beach Club, hoy desgraciadamente reconvertido en hotel cuando en otras zonas de la isla se buscan ubicaciones para este tipo de negocio, el Casino y el Scala del hotel Tamarindos y la discoteca Monte del Moro, marcaron una época de ocio nocturno de calidad.

    Las nuevas zonas turísticas que hoy son el motor de cualquier destino turístico cuentan con hoteles en primera línea de costa, amplios apartamentos o villas, locales de ocio de calidad, amplias zonas públicas y privadas ajardinadas, centros de salud, bienestar y belleza (no olvidemos la Clínica Roca, hoy Hospiten), restauración, etc. Preguntemos en el restaurante Loopys que este año cumple sus incombustibles 40 si todo esto no lo teníamos en San Agustín.

    A los pocos que aun nos gusta llegar a San Agustín por “la carretera vieja” recordemos, cuando tomemos la famosa “Curva del Ohhhhh”, aquella en la que todos, turistas y residentes, nos maravillábamos al ver un vergel en el desierto con las dunas de fondo si íbamos de día y un espectáculo de luces si llegábamos de noche, que desde aquel concurso internacional en 1962 esta zona quedó perfectamente diseñada, pero permitimos que muriera lo que hoy podría haber sido otro potente motor del destino turístico Gran Canaria.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook