Blog 
Elizabeth López (El lápiz de la luna)
RSS - Blog de Elizabeth LC

El autor

Blog Elizabeth López (El lápiz de la luna) - Elizabeth LC

Elizabeth LC

Elizabeth López Caballero es profesora especialista en Audición y Lenguaje, mediadora e instructora de yoga infantil. También es Presidenta de la Asociación Contra el Acoso Escolar de Las Palmas (ACAELP). Es colaboradora en La Provincia y tiene varios libros publicados, entre ellos podemos destacar:...

Sobre este blog de Canarias

El lápiz de la luna es un rincón en el que poder dar rienda suelta a mis inquietudes, para así, poder entender un poco mejor este mundo loco en el que vivo.


Archivo

  • 17
    Febrero
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Canarias Las Palmas

    Todos contra Samanta

    Una vez más se incendian las redes sociales poniendo a parir a alguien por la sencilla razón de no estar de acuerdo con lo que dice o hace con su vida. Porque hemos entrado en un bucle en el que siempre tenemos que estar juzgando a los demás. Vivimos la era de todos contra todos. Es una situación caótica y bastante tóxica que lejos de mejorar, empeora día a día. Estamos confundiendo libertad de expresión, definido como un medio para exponer las ideas; con juicios de valor, que consiste en un análisis basado en un conjunto particular (solo personal) de creencias, formas de vida o de valores. La última contienda la protagoniza Samanta Villar, periodista y presentadora, del que fuera en su momento uno de mis programas favoritos: “Veintiún días”, retransmitido por el canal Cuatro. Samanta acaba de parir por partida doble, a dado a luz a sus dos mellizos, concebidos a través de ovodonación, -para los despistados en la materia consiste en el proceso por el cual una mujer dona óvulos con fines de reproducción asistida o investigación- y un libro que lleva por título: “Madre hay más que una” con el que pretende desmontar los mitos y tabúes de la idílica maternidad con la que nos tienen engañadas. Al parecer, la presentadora ha declarado que “tener hijos es perder calidad de vida” y ha tardado más en decirlo que en recibir un aluvión de críticas al respecto. El problema no es que reciba críticas, el problema es que las críticas están más cargadas de insultos que de un argumento basado en el sentido común donde se manifiesta el desacuerdo con la declaración de la periodista. Porque esa es otra, ya no sabemos debatir argumentando y contrargumentando, en un tono respetuoso. Y de esto tiene mucha culpa la televisión. Antes sucedía solo en programas como Sálvame, en los que lo importante no era lo que decías sino el nivel de vulgaridad con el que lo expresabas. Pero por desgracia, esto se ha extendido a debates políticos, en los que quizá aún no se ha pecado de “chonis”, pero tampoco es que sepan aquello que se da en Educación Primaria de respetar el turno de palabra. Pero volviendo al tema que nos concierne, aun con pleno conocimiento de que seré “malcriticada”, estoy de acuerdo con la declaración de Samanta, al igual que lo estuve con Orna Donath, la socióloga que entrevistó a veintitrés mujeres israelíes que afirmaban arrepentirse de haber sido madres. Estos testimonios fueron recogidos en el libro “Madres arrepentidas”. Y es que desde tiempos inmemoriales hasta nuestros días se nos educaba y se sigue haciendo –entre líneas- para ser esposas y madres, donde esto último es la realización plena y la felicidad absoluta. Y quien no lo ve así, como es mi caso, es un bicho raro, una egoísta. ¿Por qué? ¿Por querer mi tiempo para mí? ¿Por tener más aspiraciones que criar a un hijo? Respeto y admiro a cada una de esas mujeres que deciden ser madres e implicarse en cuerpo y alma a esa labor, empezando por mi madre que lo hizo con cuatro hijos de forma exquisita, pero también admiro y respeto a todas esas mujeres, empezando en este caso por mí, que prefieren ser tías que madres, que prefieren vivir para sí mismas y pelear por otros sueños en los que no cabe la maternidad. ¿Somos por eso menos mujeres? ¿Esto nos hace ser monstruosas? Quizá lo que dé miedo es que tomemos las riendas de nuestra vida y rompamos con los estigmas que nos han obligado a llevar durante siglos.

     

    Todos contra Samanta

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook