Tratamiento de residuos

Notas sobre el conflicto político en Venezuela

22.02.2014 | 23:00

1. La legítima protesta estudiantil es reprimida por el Gobierno y manipulada por un sector de la oposición. ¿Qué ocurrió en la plaza de Venezuela el 12 de febrero? En primer lugar un éxito sin precedente de la convocatoria de los colectivos estudiantiles. El Gobierno se quedó estupefacto. Y no solo por las decenas de miles de manifestantes, sino por la expresión terminante de sus propuestas. Simplemente, Maduro debería dimitir y largarse. He leído que resulta muy sospechoso que los estudiantes de la plaza de Venezuela (como los que les precedieron en las marchas de Mérida o Táchira) no reivindicasen solicitudes económicas o sociales concretas, sino que exigieran el fin del chavismo. Es una crítica trufada de cinismo. La violencia verbal que han empleado el Gobierno y los dirigentes del PSUV en los últimos años, no se diga en los últimos meses, después de la muerte del presidente Hugo Chávez, ha sido extraordinaria. Han calificado a la oposición de antipatriotas, espías, agentes de la CIA, criminales, golpistas, miserables, canallas, gusanos, terroristas, una y otra vez, pero, al parecer, pedir explícitamente la dimisión de Nicolás Maduro es una grosería intolerable. La concentración de la plaza de Venezuela ya había acabado, estaba prácticamente disuelta, cuando comenzaron a actuar grupúsculos que parecían bien coordinados y entre los que abundaban encapuchados dotados de armas de fuego, que levantaron barricadas y comenzaron a disparar, consiguiendo incluso quemar furgonetas de la policía política, el Sebin. Pronto estalló una balacera infernal en la que decenas de personas resultaron heridas y se produjeron tres muertos: un joven chavista y dos jóvenes opositores. Resulta perfectamente verosímil que en esta ocasión, como en otras, el sector más derechista de la oposición al chavismo haya infiltrado a agentes provocadores. Porque si el chavismo está acorralado por el estrepitoso fracaso de su gestión económica, pretextando una guerra económica para enmascarar el resultado inevitable de su asombrosa estupidez gestora, su obcecación ideológica y su imperioso deseo de supervivencia, la unidad de la oposición, la Mesa de la Unidad Democrática, ha empezado a resquebrajarse, y lo ha hecho por la facción más conservadora, más furibundamente anticomunista, que considera a Henrique Capriles un blando, cuando no un traidor, al reconocer la estrecha pero incontestable victoria de Maduro en las elecciones presidenciales del pasado año, y apostar por la vía institucional y electoral. Esa facción derechista, en cambio, sueña con una vía insurreccional disparatada y abocada a un sangriento fracaso.

2. No es tolerable ni verosímil la simetría valorativa. Por ejemplo, y solo es un ejemplo, en la desinformación propagada desde ambos bandos. Al parecer es imprescindible insistir en una obviedad: el Gobierno de Nicolás Maduro tiene a su disposición todos los resortes del poder (ejecutivo, legislativo, judicial, militar, policial) mientras la oposición en general, y los colectivos estudiantiles en particular, deben acudir a sus propios y rudimentarios medios. Es innegable que desde Venezuela se han difundido, por opositores al Gobierno chavista, información tergiversada, infundios ridículos y fotografías estúpidamente manipuladas. Pero por encima de este material fraudulento y deleznable está un Gobierno con amplísimas facultades que ha intentado, con todos los medios políticos y técnicos a su alcance, suprimir la libertad informativa sobre las protestas callejeras dentro y fuera del país. En realidad el régimen chavista ha llevado a cabo un progresivo estrangulamiento jurídico y económico de los medios de comunicación convencionales en Venezuela, que tiene uno de sus últimos capítulos en la agonía de los periódicos nacionales. Como el Gobierno ha establecido un control cambiario absoluto es el Gobierno quien autoriza la compra de dólares, los periódicos necesitan papel que solo puede comprarse en el exterior.

3. Ni hay peligro de golpe de Estado ni el Gobierno está dispuesto a abandonar o consensuar nada que cuestione la perpetuidad del régimen. Solo la ingenuidad política puede hacer creer a los estudiantes venezolanos contrarios al régimen chavista que manifestándose a diario caerá el Gobierno, no se diga el sistema político en su conjunto. El chavismo ha arruinado a Venezuela y ha montado un régimen basado en la estatalización de la economía y en un gigantesco sistema clientelar gracias al control de la renta petrolera. La corrupción ha alcanzado niveles inimaginables incluso en la época de Carlos Andrés Pérez y toda la estrategia de desarrollo del socialismo del siglo XXI ha fracasado palmariamente: el país es más dependiente del exterior y del petróleo y el gas que en toda su historia. Pero el chavismo todavía dispone de un muy amplio -aunque menguante- apoyo popular. Son todos aquellos millones de venezolanos que ni viven sustancialmente peor que en 1999 ni escrutan en la oposición política un programa ni un proyecto alternativo nacional verosímil. "Sí, puede que Maduro sea un huevón, y el otro día escapé de vaina de unos malandros ahí mismo, en la esquina, pero, si vienen otros, seguro que me van a quitar todas las ayudicas, hermano".

laprovincia.es en las Redes Sociales
Enlaces recomendados: Premios Cine