Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vecinos en pie de guerra

Visocan es un problema financiero pero también social para la Comunidad Autónoma

Estado de deterioro de un garaje en las viviendas de Visocan en El Caracol, en Telde.

Estado de deterioro de un garaje en las viviendas de Visocan en El Caracol, en Telde. J.C. CASTRO

Las familias que habitan las viviendas de Visocan se encuentran en pie de guerra. En los últimos años se han creado varias plataformas de vecinos para reivindicar la solución a los problemas que se acumulan en estas casas ante la empresa pública y el Instituto Canario de la Vivienda. Los afectados están más preocupados de la situación de deterioro en la que se encuentran los pisos y la transmisión a la propiedad de los mismos que los impagos de alquileres o la solvencia financiera de la sociedad mercantil.

Un municipio que está a la vanguardia de las protestas de los vecinos es Telde. Las portavoces de la plataforma de afectados son Mabel Fernández y Araceli Refoyo, que no esconden su indignación ante el estado en el que se encuentran las casas y las largas del Ejecutivo para afrontar la rehabilitación de las mismas. La presión que han ejercido en los últimos años ha sido cada vez mayor con reuniones, escritos, protestas y denuncias para que Vivienda atienda sus peticiones: el arreglo de las casas y la transmisión de las mismas para que pasen a propiedad.

El Instituto Canario de la Vivienda ha anunciado que para el próximo año y el 2019 se van a acometer obras de reformas y acondicionamiento de fachadas, bajantes, aljibes, garajes, patios y cubiertas que se encuentran en mal estado. Sin embargo, las familias no se lo acaban de creer porque "ni siquiera nos han presentado el diagnóstico que iban a hacer para conocer el estado real de los pisos", critica Mabel Fernández.

Los vecinos de la urbanización El Caracol tienen una sentencia firme desde 2014 sobre los elementos ruinógenos de las viviendas, tras un pleito que data de unos cuantos años atrás entre Visocan y la empresa que construyó las promociones. Sin embargo, las plataformas se quejan de que no han visto ninguna mejora en las casas y, al contrario, cuando algunos vecinos se han quejado por escrito para el arreglo de algún elemento de la vivienda la empresa les contesta de forma negativa.

Las portavoces de las plataformas tanto de Gran Canaria como de Tenerife se muestran escépticas y esperan que en enero ya haya un borrador para ir gestionando el pase a propiedad de las viviendas. El Instituto Canario de la Vivienda se ha comprometido a ello, pero los vecinos no lo ven tan claro después de tantas promesas incumplidas. Si este objetivo tampoco se cumple volverán a realizar acciones ante la alarmante situación de las urbanizaciones.

Compartir el artículo

stats