Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El despliegue de las Fuerzas Armadas

Medio millar de militares batallan contra el Covid-19 en las Islas

Los efectivos de las Fuerzas Armadas velan por el cumplimiento de las normas de confinamiento y ofrecen apoyo logístico

53

Coronavirus en Canarias | La capital grancanaria, un día más vacía

Carreteras sin coches, parques sin niños y playas sin turistas. La declaración de alerta sanitaria a raíz del avance del coronavirus ha trastocado la vida cotidiana de la sociedad, obligada a confinarse en sus hogares para frenar la escalada de la pandemia. Las medidas adoptadas por el Gobierno central, que incluye la paralización de sectores importantes como el turismo o el comercio, han llegado de la mano de una creciente presencia de militares en las calles, que velan por el cumplimiento de las normas impuestas. En el Archipiélago se movilizan cada día medio millar de efectivos de las Fuerzas Armadas, pertenecientes en su mayoría a diferentes unidades del Mando de Canarias, del Ejército de Tierra, para, además de ayudar y colaborar con todas las administraciones en el combate contra el Covid-19, "transmitir seguridad, serenidad y calma en la población civil".

Su presencia y actividad ha ido en ascenso desde que el Gobierno reforzara el papel que desempeñan en esta crisis sanitaria. Más de 2.500 militares del Ejército de Tierra se encuentran desplegados a diario por todo el país en el marco de la operación Balmis. El jefe del Mando Componente Terrestre, el teniente general Carlos Palacios Zaforteza, jefe del Mando de Canarias, dio cuenta ayer de las acciones llevadas a cabo a la ministra de Defensa, Margarita Robles, quien agradeció su labor. El Mando Componente Terrestre es el órgano militar terrestre encargado de llevar a cabo el planeamiento y la conducción de las diferentes operaciones en apoyo de la lucha contra el coronavirus para garantizar una rápida respuesta.

La participación de las unidades del Mando de Canarias en el marco de la operación Balmis comenzó el pasado día 18, cuatro días después de decretarse la emergencia sanitaria. En coordinación con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, los 300 soldados desplegados en las Islas colaboran en tareas de presencia y disuasión para garantizar el confinamiento de la población y un correcto cumplimiento de las diferentes medidas lanzadas para doblegar el coronavirus. Eso sí, sin posibilidad de multar o sancionar, por tratarse ésta de una competencia exclusiva de los cuerpos policiales, a quienes informan en caso de que haya algún tipo de incidencia.

Pero las funciones de los militares del Ejército de Tierra no quedan ahí. El personal desplegado también lleva a cabo acciones de reconocimiento y vigilancia en las zonas de probable concentración de personas, pero también otras de carácter logístico o de desinfección. Y aunque en la actualidad haya unos 300 militares y 65 vehículos del Ejército de Tierra desplegados en el conjunto de Islas en esta operación, no siempre fue así. A principios de la semana pasada eran 250 y 50 los soldados y vehículos movilizados.

La operativa de trabajo sí sigue la misma tónica, tanto en Tenerife como Gran Canaria y Fuerteventura, donde los efectivos trabajan en patrullas conformadas por nueve personas. En Gran Canaria ha estado desplegado el Regimiento Canarias 50; en Tenerife, el Regimiento de Infantería Tenerife 49, y en Fuerteventura, el Regimiento de Infantería Soria 9. A estas tres unidades, que pertenecen a la Brigada Canarias XVI, se ha sumado también el Regimiento de Artillería Antiaérea 94.

Y aunque el Archipiélago -y el país en general- no está acostumbrado a ver al Ejército desplegado en las calles, la recepción en tiempos de abrazos contenidos ha sido positiva. "Se está percibiendo una acogida favorable por parte de la población sin que hasta la fecha haya habido incidentes reseñables", aseguran desde el Mando de Canarias. Los diferentes gestos que ha tenido el Ejército con la población quizás haya servido de base. Los militares, que también están disponibles para el acondicionamiento de locales o cesión de material, ayudan, en ocasiones, a llevar la compra a domicilios particulares.

Pero el Ejército de Tierra no es el único en participar en la operación Balmis. La Unidad Militar de Emergencias (UME), la Armada y el Ejército del Aire, aunque este último en menor medida, también están implicados. En el caso de la UME, 160 efectivos -la totalidad de la plantilla con base en Canarias- están movilizados en Gran Canaria, Tenerife y Lanzarote. Treinta policías navales de la Fuerza de Protección y cinco vehículos policiales componen, por su parte, el despliegue de la Armada.

Estas patrullas, al igual que los efectivos del Ejército de Tierra, desempeñan fundamentalmente cometidos de presencia y de reconocimiento de infraestructuras críticas, también en coordinación con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en Las Palmas. Asimismo, la Armada ha puesto a disposición de las autoridades civiles medios de transporte sanitario y logístico. Hasta el momento, los infantes de marina han visitado Agaete, Agüimes, Arguineguín, Firgas, Gáldar, Ingenio, Las Palmas de Gran Canaria, San Mateo, Mogán, Moya, San Bartolomé, Santa Brígida, Santa María de Guía, Telde, Teror, Valleseco, Valsequillo y Vecindario.

El Ejército del Aire, por su parte, no tiene unidades asignadas a la operación Balmis en Canarias, pero sí presta apoyo puntual. Así, por ejemplo, dos aviones C.295 del Ala 35 han transportado material sanitario a las Islas y un Superpuma del Ala 46 trasladó la semana pasada a La Palma a un equipo de la UME especializado en descontaminación.

Compartir el artículo

stats