Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus

El final del confinamiento saca a la luz la España de las mil velocidades

Madrid pide empezar a abrir negocios mientras Barcelona prefiere esperar a que sea más seguro

El final del confinamiento  saca a la luz la España de las mil velocidades

El final del confinamiento saca a la luz la España de las mil velocidades

La desescalada no será igual para toda España. Tras comenzar el lunes la fase 0 -con la excepción de La Gomera, El Hierro, La Graciosa y la balear de Formentera, que pasaron directamente a la 1-, el resto del país afronta el siguiente paso del desconfinamiento de manera heterogénea, incluso en los mismos límites de una comunidad o provincia. Las solicitudes enviadas por cada gobierno autonómico al Ministerio de Sanidad para incorporarse a la primera fase pone de relieve las diferencias.

Aunque la mayoría así lo hizo, e incluso alguna reclamó pasar a la 2 en determinados puntos de su territorio, como Aragón y Asturias, también hubo otras que declinaron hacerlo. Es el caso de, por ejemplo, Castilla y León, que solicitó mantener en la fase 0 a sus capitales de provincia y que solo 53.000 habitantes de 26 zonas básicas de salud del ámbito rural pasen a la denominada fase 1. Otras, como Andalucía, propusieron cambiar de fase en 30 de sus 33 distritos sanitarios, estableciendo "condiciones" para los tres restantes: los de Málaga, Granada y el área metropolitana de esta última.

En el escenario que se le plantea al Ministerio destacan las peticiones de Madrid y Cataluña, dos de los territorios más poblados y más castigados por el covid-19. Mientras el Gobierno de Ayuso sí que reclama el cambio, el Govern de Torra prefiere seguir en la fase 0, salvo en algunas zonas. Cataluña quiere mantener a gran parte de su territorio, incluida Barcelona, clausurado hasta que los indicadores que reflejan la incidencia de la pandemia muestren que es seguro relajar las medidas. La intención de la Comunidad de Madrid es volver a abrir la capital con un refuerzo de las medidas de prevención. Ambas propuestas serán evaluadas hoy por Sanidad, que tendrá la última palabra sobre qué territorios pasarán de fase.

Madrid justifica su petición en la necesidad de que "se vuelvan a reabrir miles de negocios" y "evitar la ruina de miles de autónomos y trabajadores", apunta el vicepresidente y portavoz del gobierno regional, Ignacio Aguado.

La decisión se tomó tras un debate en el que se enfrentaron las posturas de Ayuso (PP), que consideraba que Madrid todavía tenía que reducir el porcentaje de enfermos en la UCI, y Aguado (Cs), que defendía que la región está preparada para pasar a la fase 1, ya que tiene "un sistema sanitario robusto". Ayer, un día después de ese debate, dimitía la directora general de Salud Pública de la Comunidad.

Baleares y Murcia fueron, el martes, las primeras comunidades en solicitar el desconfinamiento en todos sus territorios. Será Illa quien decida finalmente qué territorios pasan de fase en función de los informes que elabore el grupo técnico integrado por doce expertos de la dirección general de Salud Pública.

Compartir el artículo

stats