Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Día de Canarias | Medalla de Oro al Servicio Canario de la Salud

El Servicio Canario de la Salud: Pasos al frente para salvar vidas

El Servicio Canario de la Salud recibe la Medalla de Oro de Canarias por la encomiable labor de sus profesionales, especialmente, durante la pandemia

Sanitarios atienden a un enfermo por covid durante la primera ola de la pandemia en el Hospital Negrín. | | ANDRÉS CRUZ

Sanitarios atienden a un enfermo por covid durante la primera ola de la pandemia en el Hospital Negrín. | | ANDRÉS CRUZ

Enfrentarse a la pandemia. Este ha sido el mayor reto que ha afrontado el Servicio Canario de la Salud desde su creación en 1994. La labor de los profesionales de la salud ante la crisis sanitaria ha sido vital para frenar la expansión del virus y salvar el mayor número posible de vidas. Por ello, la entidad recibe mañana la Medalla de Oro de Canarias. 

El Servicio Canario de la Salud (SCS) se ha enfrentado a su mayor reto en sus casi 30 años de creación: la crisis sanitaria del coronavirus. Una situación que aún no ha terminado y que ha puesto a 38.000 profesionales en primera línea de actuación en los momentos más delicados de la pandemia, poniendo en peligro sus vidas, ya que 1.350 de ellos se han contagiado de SARS-CoV-2, según el Ministerio de Sanidad. Labor y enorme compromiso por el que recibirán mañana la Medalla de Oro de Canarias.

El SCS nació en 1994, después de que el Estado transfiriese las competencias del Instituto Nacional de la Salud (Insalud) a la Comunidad Autónoma. Fue la Ley territorial 11/1994, de 26 de julio de Ordenación Sanitaria de Canarias la que consolidó un periplo que comenzó un año atrás, cuando el Consejo de Gobierno regional aprobaba el anteproyecto de esta normativa, poniendo así la primera piedra de lo que sería el nuevo sistema sanitario del Archipiélago. “A partir de ahí se produjo el gran desarrollo de la infraestructura y el servicio, dando lugar a la Atención Primaria más grande y completa de todo el territorio nacional”, asegura Conrado Domínguez, director de la institución que actualmente presta asistencia a más de dos millones de personas.

Funciones

Adscrito a la Consejería de Sanidad, departamento que ejerce las labores de alta dirección y control, el SCS es un organismo autónomo de carácter administrativo, dotado de personalidad jurídica propia y plena capacidad para obrar para el cumplimiento de sus fines. Su objetivo, según explican desde el área sanitaria, no es otro que “desarrollar las competencias en materia de promoción y protección de la salud, de prevención de la enfermedad, así como de la gestión y administración de los centros, servicios y establecimientos sanitarios integrados o adscritos funcionalmente al propio organismo”.

La entidad nació en 1994, tras ser transferidas a las Islas las competencias del Insalud desde el Estado

decoration

Asimismo, sus funciones se complementan con la ejecución de la gestión del sistema de información y el análisis de las distintas situaciones que, por repercutir sobre la salud, puedan provocar acciones de intervención de la autoridad sanitaria. También con el registro y la concesión de las autorizaciones sanitarias establecidas de manera obligatoria en el reglamento del Gobierno de Canarias de aquellos productos, actividades, servicios, edificios, viviendas, empresas, instalaciones, establecimientos o bienes que, directa o indirectamente, están relacionados con el uso o el consumo humano. De todo ello, también se lleva un control e inspección por parte del SCS.

Acorde al Plan de Salud de Canarias, la entidad se encarga además de adoptar medidas preventivas de protección de la salud cuanto exista o se sospecha razonablemente la existencia de un riesgo inminente. Eso se realiza mediante órdenes generales y particulares de hacer, no hacer o tolerar la incautación o inmovilización de productos, la suspensión del ejercicio de actividades, cierres de empresas, centros o establecimientos o parte de sus instalaciones, la intervención de medios materiales y personales y cuantas otras se consideren sanitariamente justificadas.

Del mismo modo, el SCS aborda la supervisión, el control, la inspección y la evaluación de los servicios, centros y establecimientos sanitarios integrados, adscritos o concertados; así como asume la asistencia sanitaria de atención primaria, especializada y de urgencia o la ejecución y coordinación de los programas de docencia e investigación.

Veintisiete años después de la creación del Servicio Canario de la Salud, la Consejería de Sanidad administra a través de él el 38,40% del presupuesto de la Comunidad Autónoma. El organismo gestiona más de un tercio de cada cien euros de gasto público previsto para Canarias en el ejercicio de 2021.

En la actualidad, el SCS cuenta con 38.000 profesionales, de los que 4.500 han sido contratados durante la pandemia. También dispone de una amplia red asistencial integrada por más de 300 centros que incluyen nueve hospitales repartidos por todas las Islas –algunos de los cuales tienen adscritos otros enclaves sanitarios–, más de un centenar de centros de salud, numerosos consultorios locales y centros de atención especializada, etcétera.

«El coronavirus puso al SCS contra las cuerdas, pero hemos resuelto con solvencia», asegura Domínguez

decoration

La entidad presta asistencia a más de dos millones de residentes a quienes ofrece una extensa cartera de servicios. Desde hace años también trabaja en la renovación tecnológica, contando con sistemas novedosos como el robot quirúrgico Da Vinci, con el que se han realizado más de un centenar de procedimientos de cirugía desde su puesta en marcha en 2019. Aun así, «todavía quedan muchas cosas por mejorar», asegura Conrado Domínguez. Entre ellas se encuentran algunas como «el aprovechamiento de los recursos que van a llegar para hacer el cambio a la salud digital; el trabajar con los pacientes, haciéndoles más partícipes de las decisiones y el potenciar más la Atención Primaria». El SCS también está ahora inmerso en recuperar la actividad de cara a las patologías no covid y en agilizar los procesos de vacunación para continuar con la inmunización de la población frente al SARS-CoV-2, cuenta.

Aunque «sin duda» el mayor reto al que se ha enfrentado el organismo hasta la fecha es la pandemia que comenzó oficialmente en marzo de 2020. «El coronavirus puso al SCS contra las cuerdas, pero creo que hemos sabido resolverlo con solvencia y que hemos estado a la altura, sobre todo sus profesionales». Y es que según afirma Domínguez, «los sanitarios de todas las categorías han dado un paso al frente, incluso dejando atrás su vida personal o poniéndola en peligro, para enfrentarse a algo que inicialmente era desconocido». Ellos son, para el director de la entidad, uno de los principales valores con los que cuenta el SCS sin los cuales no habría sido posible abordar la crisis sanitaria.

Compartir el artículo

stats