Canarias no protegerá el suelo que ha sido invadido por las coladas del volcán en La Palma. Así lo anunció ayer el presidente del Gobierno regional, Ángel Víctor Torres, que comanda la administración que estaría encargada declarar estos terrenos como un espacio natural protegido. "No se ha hecho y no se va a hacer porque la voluntad es junto a los ayuntamientos, el cabildo y la sociedad civil recuperar estos suelos para que sean agrarios", valoró. Además, apuntó que el Ejecutivo canario está ultimando un decreto que permitirá "tener arraigo" a quienes quieran para "vivir donde siempre han vivido cerca de donde tenían sus viviendas". Unas declaraciones con las que Torres busca arrojar luz acerca del futuro de estos terrenos para los que se preveía todo un lío jurídico debido a su futura calificación.

El objetivo, según recalcó el presidente, es que "nadie tenga que abandonar la isla" por falta de alternativa habitacional. Para ello, además de haber buscado un alojamiento provisional para más de 500 personas en hoteles, mientras que el resto de los evacuados reside en viviendas de familiares o amigos, el Gobierno quiere facilitarles una alternativa más a largo plazo con la adquisición de viviendas. Las primeras 18 se prevé que puedan entregarse a sus futuros residentes la próxima semana y otras 46 que se adquirirán en Tazacorte, así como la instalación de viviendas prefabricadas, para las que el Gobierno ha pedido suelo a los ayuntamientos.

Torres recordó que los trabajadores sociales ya han elaborado más de 300 informes sociales para establecer prioridades en el reparto de las viviendas provisionales, y ha avanzado que mañana el Consejo de Gobierno aprobará un registro único para que los afectados no tengan que volver a presentar más documentación.

En la Comisión Mixta para la Reconstrucción de La Palma participó también ayer el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, quien mantuvo durante su visita a la isla diferentes encuentros con sectores afectados. Durante su comparecencia posterior, el responsable de este área anunció que ha reclamado a Bruselas que los agricultores y ganaderos afectados por la erupción puedan mantener las ayudas del Programa Comunitario de Apoyo a las Producciones Agrarias de Canarias (Posei).

Estas subvenciones están ligadas a la comercialización de los productos agrícolas, una distribución que en el caso de los productores palmeros se verá muy mermada este año debido a los destrozos ocasionados por la lava, a los daños provocados por la ceniza o la falta de riego, por lo que a través de una misiva dirigida al comisario europeo de Agricultura, Janusz Wojciechowski, el Gobierno español demanda que puedan percibirse de igual manera. "La excepcionalidad de lo quepasa en La Palma justifica esta medida", explicó.