Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La opción de Darias condiciona las primarias en el PSOE capitalino

Si Ferraz impone a la ministra de Sanidad no habría consulta a los militantes. Inmaculada Medina se consolida como alternativa

La ministra de Sanidad, Carolina Darias. Europa Press

La opción de que la ministra de Sanidad, Carolina Darias, encabece la candidatura del PSOE al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria en mayo de 2023 abre un debate interno en el partido que ya se mascullaba desde que Augusto Hidalgo anunció que quería dejar el Ayuntamiento y pactó con Ángel Víctor Torres y Sebastián Franquis su candidatura al Cabildo de Gran Canaria. Varios nombres había salido de los mentideros políticos para cubrir el hueco dejado por Hidalgo y Darias era una posibilidad. Ahora la apuesta de Ferraz por la ministra es más firme para no perder un bastión que es esencial para que los socialistas mantengan su fuerza actual en el Cabildo y en el Parlamento.

Los datos demuestran que sin la capital grancanaria el PSOE no gana ni el Cabildo ni el Gobierno regional. Por ello «el partido tiene que presentar a la persona que más votos dé en la ciudad», advierten sectores socialistas y eso reduce bastante las alternativas una vez que Hidalgo no volverá a concurrir al Ayuntamiento. De los nombres que se habían barajado hasta ahora –Carolina Darias, Inmaculada Medina, Elena Máñez e Isabel Mena– dos son, según la mayoría de las fuentes consultadas, las que tienen más opciones y son más conocidas por los electores del municipio capitalino.

La proyección pública de Darias como ministra de Sanidad, con la gestión de la pandemia aún en boga, es un acicate que refuerza su posición y que Ferraz ve como un valor añadido para garantizar el Ayuntamiento. La otra candidata con opciones es Inmaculada Medina, con una larga carrera de 15 años en el Consistorio capitalino en tareas de gobierno con los alcaldes Jerónimo Saavedra y Augusto Hidalgo y en la oposición en el mandato de Juan José Cardona (PP).

La posibilidad de que se celebren primarias para decidir a la cabeza de lista a la Corporación está sobre la mesa pero está condicionada, a tenor de lo que debaten las diferentes familias y grupos del partido. Si finalmente Ferraz impone a Darias la dirección nacional del PSOE y la regional evitarán la votación de los militantes y que sea una plancha de consenso. Si la opción es Medina u otros candidatos las primarias sí se abrirían paso siempre y cuando no haya un pacto como el que alcanzaron Hidalgo y Franquis para evitar una guerra interna en el PSOE de Gran Canaria y en la Agrupación de la capital grancanaria. En ese pacto ambos dirigentes se repartieron las tareas orgánicas de la formación pero solo se cerró la candidatura al Cabildo, mientras que la del Ayuntamiento quedó abierta.

Inquietud

La inquietud y la preocupación se ciernen sobre cómo resolver la situación del Ayuntamiento y la necesidad de «poner a los mejores» ante lo que se avecina en las elecciones autonómicas y municipales de 2023. Los socialistas consideran que los ocho años de Hidalgo al frente del Consistorio dejan un capital político que debe ser puesto en valor por el partido con un candidato que lo defienda y lo continúe. El temor a que Podemos se desinfle en los comicios pone en jaque la posibilidad de repetir el pacto que ha gobernado el Ayuntamiento en los dos últimos mandatos y por eso el PSOE necesita reforzar su posición para rescatar los votos que pueda dejar de recibir la formación morada.

Otra preocupación es el avance que puedan experimentar las formaciones de centro derecha. Una posible ventaja para los socialistas es la importante fragmentación existente en ese espectro ideológico ya que concurren al menos PP, Ciudadanos, Coalición Canaria, Unidos por Gran Canaria o Hablemos Ahora. También está el temor ante el avance que pueda experimentar Vox en la cita electoral del próximo año o la mayor o menor abstención que pueda darse. La mayoría de los formaciones que concurren al Ayuntamiento, al igual que el PSOE, no tienen aún definidos a sus candidatos, algo que le da cierta ventaja a los socialistas que, por contra, tampoco ven descabellado que haya una confluencia de las fuerzas de centro derecha si les dan los números para intentar desalojar a la izquierda.

A este escenario local se une la incertidumbre que existe a nivel nacional. El resultado de las elecciones autonómicas en Andalucía pueden marcar el devenir político de los próximos meses con varios escenarios posibles: desde una crisis de gobierno inmediata o después del verano a la convocatoria de elecciones generales anticipadas o un enroque del PSOE en el Gobierno hasta final de legislatura, pese a las desplantes y desavenencias con Podemos. Buena parte de los socialistas capitalinos se inclinan porque Sánchez hará una crisis de gobierno tras el verano para reforzar la gestión en determinadas áreas de cara a la presidencia de España de la UE en el segundo semestre del próximo año y ese será el momento para que Darias sea relevada en Sanidad y venga a Canarias para lanzar su candidatura. El calendario del PSOE marca que entre septiembre y octubre es el inicio del proceso para designar a los cabezas de listas de las distintas instituciones, con el fin de celebras las primarias allí donde sean necesarias y tener todo cerrado en diciembre.

El precedente de López Aguilar

La llegada de un ministro socialista para las elecciones en las Islas recuerda la experiencia en 2007 cuando Juan Fernando López Aguilar, entonces ministro de Justicia, fue impuesto desde Ferraz para ser candidato a la Presidencia del Gobierno. En aquel momento José Blanco era secretario de Organización del PSOE y no tuvo reparos en enviar a López Aguilar a Canarias, pese a que éste no quería y se vivió un intenso debate interno en las filas socialistas de las Islas. El exministro de Justicia logró un resultado histórico en las elecciones autonómicas aunque no le sirvió para gobernar por un pacto entre CC y PP.

Quince años después la situación no es la misma porque nadie discute que Ángel Víctor Torres sea de nuevo candidato al Gobierno después de una legislatura tan dura como la actual, ni que Hidalgo encabece el Cabildo tras su pacto con Franquis para calmar las corrientes internas del partido en Gran Canaria. Sectores del partido en la capital grancanaria ven la opción de Darias como una propuesta de la dirección federal del partido que todavía está verde y sin debatir. Tampoco hay unanimidad en toda la militancia sobre si es la candidata idónea para amarrar la Alcaldía frente a, por ejemplo, Inmaculada Medina. Lo que es evidente es que si la dirección regional del partido respalda la propuesta de Ferraz no habrá primarias a cambio de que Medina ocupe un puesto de salida en la lista que se presente al Ayuntamiento.

Salvo sorpresas, que solo están en la mente del núcleo duro de Pedro Sánchez, será después del verano cuando se sabrá con seguridad el aterrizaje de Darias en la precampaña municipal. Sin embargo, el señuelo ya está lanzado para preparar al partido en Canarias. Solo la incertidumbre de la política nacional puede modificar el calendario pactado entre Ferraz y la dirección de Torres.

Compartir el artículo

stats