‘Caso Mediador’ | Golpe a la corrupción en Canarias

La Fiscalía investiga los trabajos de ‘Mon’ para la Guardia Civil de Tenerife

El constructor lanzaroteño Tejera de León, amigo del general Espinosa, único de los detenidos en prisión del ‘caso Mediador’, cobraba por obras no ejecutadas

Imagen del coronel jefe de la Comandancia de Santa Cruz de Tenerife, José María Tienda Serrano.

Imagen del coronel jefe de la Comandancia de Santa Cruz de Tenerife, José María Tienda Serrano. / Delia Padrón

La Fiscalía de Las Palmas investiga al constructor de Lanzarote Ángel Ramón Tejera de León, más conocido como Mon, por un presunto delito contra la hacienda pública por cobrar obras de las comandancias Santa Cruz de Tenerife entre 2013 y 2019 que después no ejecutó o lo hizo de forma parcial. La presencia del empresario canario en prácticamente todas las jefaturas del país era habitual y ya en su momento un juzgado de Ávila abrió diligencias ante la declaración del coronel jefe de la comandancia castellano y leonesa que aseguraba que desde la Dirección General de Madrid se le recomendó contratar con las firmas de Mon las pequeñas reformas. El empresario es amigo íntimo del general de división Francisco Espinosa Navas, único integrante de la trama del caso Mediador que continúa en prisión por corrupción. El caso de Ávila pasó a un juzgado de Madrid de indaga los proyectos de Mon en trece comandancias de España.

La empresa sobre la que el Ministerio Público centra sus indagaciones es Angrasurcor S. L., constituida en 2013 y que durante los últimos años se ha hecho con decenas de obras menores en las jefaturas. En un informe firmado por el Servicio de Asuntos Internos de la Dirección General de la Guardia Civil se informó de que se sospechaba que el constructor facturaba trabajos en acuartelamientos con obras que o bien nunca ejecutó o las dejaba a medio hacer, como adelantó este martes el periódico digital La Voz de Lanzarote. Por ello se inició una investigación ante la posibilidad de que se estuviera cometiendo un fraude contra las arcas públicas. En el procedimiento también participan la Oficina Nacional de Investigación del Fraude y la Delegación Especial de Economía y Hacienda de Las Palmas.

Más de una decena de contratos

De una breve consulta en la web de Contratación del Estado se recoge al menos un trabajo de la sociedad mercantil investigada en Alicante, en concreto la impermeabilización de cubierta y reforma del garaje de las dependencias oficiales del Cuartel de Dolores por 58.062 euros con impuestos. El empresario también se hizo con dos contratos en la Comandancia de Algeciras por 29.973 y 27.903 euros, y más de una decena en Santa Cruz de Tenerife, entre ellos uno por 59.798 euros para la reparación e impermeabilización de la fachada principal del acuartelamiento de San Andrés y Sauces en La Palma. Se da la circunstancia de que el constructor está especializado en el uso del corcho como material aislante, un sistema que vende como elemento diferenciador con respecto a la competencia para obtener las contrataciones públicas porque su mantenimiento es más económico.

Una denuncia anónima en mayo de 2018 y una declaración posterior del entonces coronel jefe de la Comandancia de Ávila, Carlos Alonso Rodríguez, ya pusieron todos los focos en las empresas que gestiona el mencionado Ángel Ramón Tejera de León. En el escrito sin remite enviado a la Dirección General de la Guardia Civil se advertía de presuntas irregularidades en la contratación de obra menores en la comandancia de la provincia castellano y leonesa de la que siempre se beneficiaba a un mismo constructor. Alonso confirmó en sede judicial que este constructor era Mon, quien había sido recomendado por el teniente general Pedro Vázquez Jarava -actualmente retirado- con la excusa de que utilizaba un nuevo producto de impermeabilización, el citado corcho.

Ángel Ramón Tejera de León.

Ángel Ramón Tejera de León.

Esta investigación que dirigía el Juzgado de Instrucción número 2 de Ávila la siguió un juzgado madrileño al atisbar un presunto delito de falsedad documental que se le atribuye al contratista lanzaroteño y a otro industrial, además de dos altos cargos del Instituto Armado entre los que está el teniente general Pedro Vázquez Jarava. El juez ordenó, además, revisar las contrataciones que Mon ejecutó en trece comandancias repartidas por todo el territorio nacional, entre ellas Santa Cruz de Tenerife.

La autoridad judicial que dirige el procedimiento ha tomado declaración como acusados tanto a Tejera de León como a un segundo empresario, Salvador G. E., que estaría vinculado con los mismos contratos. La jueza, además, interrogó a Vázquez Jarava y a un comandante en calidad de investigados por presunta falsedad documental.

‘Mon’ en Tenerife

La proliferación de los contratos de Mon en la provincia santacrucera hizo que la Dirección General de la Guardia Civil procediera a intervenir desde hace al menos un año la tesorería de la comandancia para controlar los gastos, además de indagar si el actual coronel jefe José María Tienda Serrano favoreció la contratación del industrial lanzaroteño, como recuerda La Voz de Lanzarote.

Tanto Mon como Tienda Serrano comparten amistad con el general de división y excoronel jefe de la Comandancia de Las Palmas, Francisco Espinosa Navas, quien se encuentra en prisión por participar en la trama corrupta en la que se encargó de cobrar a empresas interesadas en instalarse en el Archipiélago mientras era alto cargo de la Guardia Civil. Espinosa Navas supuestamente recibía dinero en metálico o a través de tarjetas de prepago a cambio de utilizar sus relaciones con empresarios canarios para conseguir inversiones. Asimismo, se aprovechaba de su posición como alto rango del Instituto Armado para dar credibilidad a la organización delictiva e intentar movilizar al Seprona para sancionar a aquellas sociedades que no pagaban mordidas.

Mon aparece en el caso Mediador durante una reunión en Santa Cruz de Tenerife con el conseguidor Marcos Antonio Navarro Tacoronte que da nombre a la investigación; el general Espinosa Navas y el industrial Antonio Bautista Prado, conocido como el Curita y quien acudió a la trama delictiva con el propósito de realizar importantes inversiones en el Archipiélago para instalar placas fotovoltaicas.

Conversación intervenida

El nombre del coronel jefe Tienda Serrano aparece en el mismo folio de los más de 3.000 que componen el sumario de la causa. La máxima figura de la Comandancia de Santa Cruz de Tenerife desde hace más de una década está citado durante una conversación intervenida al general Espinosa en la que Tienda asegura que sus subordinados «están buscando los papeles», aunque en la investigación no se especifica a qué papeles se refiere; y nombra al «primo» y a «Luis», dos personas que tampoco han sido identificadas hasta el momento por lo que se desconoce su relación con la trama.

Estos casos han provocado que desde la Dirección General de la Guardia Civil en Madrid se trabaje ya en la sustitución del actual coronel jefe de Santa Cruz de Tenerife, que por edad está próximo a pasar a la reserva.

Tienda Serrano entró en la comandancia tinerfeña en 2012 en sustitución de Ricardo Arranz, que había sido destinado a la jefatura de la provincia de Las Palmas para cubrir la baja que dejaba Espinosa al ascender a general. Miembro de la Unidad de Helicópteros de la Guardia Civil, ha pasado gran parte de su carrera dentro del Sector Aéreo de Canarias en Los Rodeos donde ha cumplido como piloto de aeronaves con más de mil horas de vuelo.