Constitución de los cabildos | La Corporación de La Palma empieza con nuevo ‘timonel’

El nacionalista Sergio Rodríguez asume el liderazgo de la recuperación palmera

El nuevo presidente del Cabildo cuenta con una cómoda mayoría absoluta «para romper el pesimismo» y hacer de La Palma «una isla de oportunidades económicas»

El nacionalista Sergio Rodríguez, durante la toma de posesión de su cargo al frente de la Corporación insular de La Palma, ayer. | | RAMÓN PÉREZ

El nacionalista Sergio Rodríguez, durante la toma de posesión de su cargo al frente de la Corporación insular de La Palma, ayer. | | RAMÓN PÉREZ / Ramón Pérez

La mayoría absoluta obtenida por Coalición Canaria en el Cabildo de La Palma el pasado 28 de mayo le ha conferido al nacionalista Sergio Rodríguez la tranquilidad necesaria para afrontar su próximo mandato en la Corporación insular. Un periodo que estará marcado por los procesos de recuperación social y económica de la isla tras la erupción volcánica y en torno a la que han girado gran parte de las promesas electorales que lo han llevado a la Presidencia insular.

Los once consejeros de Coalición Canaria conforman desde ayer un grupo de gobierno que deja en el banquillo de la oposición al anterior pacto, con cinco consejeros socialistas y otros tantos del Partido Popular.

Frente a un salón de plenos a rebosar de público –e incluso con una pantalla gigante en la calle– el nuevo presidente asumió la responsabilidad al frente de la institución «con el compromiso de situar el interés general por encima de cualquier otra causa» y advirtiendo que «se abre un cuatrienio marcado por las dificultades y los retos, pero también, y eso es lo relevante, por la ilusión y la firme voluntad de superarlos». Rodríguez aprovechó la ocasión para recalcar su intención de sentirse «como el alcalde de los 14 municipios para entender, ayudar y servir a los vecinos» y de esa manera enfrentarse «a un reto colosal que ni los gobiernos estatal ni canario han sabido medir y calibrar».

En su apuesta por el impulso de la política territorial, se refirió a que la Ley de las Islas Verdes es una «herramienta imprescindible y valiosa» que dijo «debe implementarse para atraer inversión». Además, insistió en que La Palma necesita «medidas y acciones inmediatas para recuperar el tiempo perdido». De ahí que se comprometiera a trabajar, junto a su grupo de gobierno, para «romper el pesimismo y la estadística y hacer de La Palma una isla de oportunidades» y apeló para ello a la colaboración de todos los consejeros y de los trabajadores de la institución.

Entre esos objetivos se encuentra el fortalecimiento del sector primario, «con la necesaria transformación que lo haga más eficiente y competitivo, acorde a nuestras singularidades y con capacidad de respuesta a las actuales y futuras demandas del mercado».

Entre los objetivos prioritarios de su Gobierno destacó la resolución de «la enorme complejidad administrativa» que ralentiza la promoción y el impulso de proyectos que pueden dinamizar la economía de la isla. A este respecto Rodríguez advirtió que «la situación, agravada por el volcán, exige medidas y acciones inmediatas, de ambición y alcance para recuperar el tiempo perdido».     

En cuanto a la recuperación tras el volcán, el presidente pidió «pactos sensatos y acuerdos sólidos, para que todas las alternativas pierdan el carácter de provisionalidad». En este sentido se refirió a la socialización del daño logrando que las compensaciones cubran la totalidad de lo perdido y que las bonificaciones del IRPF y las ayudas sectoriales se extiendan hasta al menos los diez años «para que favorezcan las débiles economías familiares».

Sergio Rodríguez tuvo también palabras para los vecinos de Puerto Naos y La Bombilla, con los que asumió «un compromiso personal e institucional» para hacer «cuanto esté en nuestras manos para tratar de revertir la situación invirtiendo cuantos recursos sean necesarios para este fin».

La que se ha convertido en portavoz del PP tras la renuncia del expresidente insular Mariano Hernández Zapata, Nieves Hernández, quiso dedicar sus primeras palabras a felicitar al nuevo presidente y su equipo de gobierno, quienes «de forma holgada han ganado estos comicios».

Se refirió a que la nueva etapa política «nos coloca en la oposición», anunciando su trabajo bajo la «responsabilidad, coherencia y con el convencimiento de que nuestra isla será de oportunidades», dijo. Por último, la popular señaló que estarán «vigilantes de que cumplan todo aquello que prometieron», añadiendo que serán «los primeros en felicitarlos si cumplen y en afearles lo que no hagan».

Por su parte, el portavoz del PSOE, Borja Perdomo, señaló que su grupo inicia un nuevo mandato, ahora en la oposición, garantizando a la ciudadanía ejercer «una oposición leal a la isla de La Palma», siendo «honesta, responsable y rigurosa». Además, apuntó que el nuevo Gobierno insular «va a tener suerte porque va a encontrar en el Grupo Socialista una oposición leal a la isla de La Palma» y también apuntó que «nosotros, en muchos momentos decisivos, no tuvimos esa fortuna o responsabilidad».