Día Mundial del Cambio Climático | La crisis hídrica en Canarias

El Observatorio del Agua que velará por la calidad del Ciclo Integral será una realidad en 2026

El objetivo de este organismo será crear un mapa que muestre en tiempo real el estado del agua, los acuíferos, los vertidos al subsuelo y de todas las infraestructuras en las siete islas 

Depuradora del polígono La Campana en Tenerife.

Depuradora del polígono La Campana en Tenerife. / María Pisaca

Salvador Lachica

“Por desgracia, la situación del agua en Canarias es de crisis, hay que reconocerlo”. Así de contundente se mostró la pasada semana en sede parlamentaria el consejero de Política Territorial, Cohesión Territorial y Aguas, Manuel Miranda. 

Una situación de emergencia que no solo se debe a la sequía provocada por el cambio climático sino, como apuntó el propio Miranda, “por la inacción de cuatro años en los que el agua no fue una prioridad”.

«Recuperaremos el pulso con el Estado para reclamar un nuevo convenio de obras hidráulicas, pero hasta que actualicemos las necesidades y una nueva planificación de lo que necesita Canarias en los próximos años, queremos disponer de una gran herramienta digital que nos permita conocer, de manera inmediata, en qué estado se encuentra el agua en las Islas», confirmó el consejero.

Y esa herramienta es el Observatorio del Agua, que permitirá planificar, sobre la base de datos que manejan los consejos insulares un mapa real del Ciclo Integral del Agua y las infraestructuras del mismo. Sin embargo, este ambicioso objetivo no será una realidad hasta el año 2025 o 2026.

La inversión será de 6 millones de euros, de los que 4,5 son aportación de la Unión Europea

El Observatorio se enmarca dentro de los proyectos estratégicos para la recuperación y transformación económica (PERTE) de Digitalización del Ciclo del Agua en Canarias de los Fondos Next Generation, cuya inversión total será de alrededor de 6 millones de euros, de los que 4,5 son financiados por la Union Europea (UE). Europa obliga a tener ejecutado más del 50% del PERTEa finales de julio de 2025 y el 100% dcompletamente ejecutado el 1 de enero de 2026, por lo que el Observatorio no será una realidad antes, por muy urgente que supone que el mismo sea una realidad.

El objetivo del Observatorio del Agua es la digitalización de los datos de los siete consejos insulares, elavorar el censo local de vertidos y un catálogo de aguas, así como el estado de los acuíferos y la calidad de dichas aguas.

Además, elaborará un registro sobre dónde está el agua disponible y quién la gestiona, otro sobre vertidos al subsuelo, inclyendo informes periódicos sobre análisis de aguas residuales y los planes hidrológicos (tanto su redacción como su desarrollo).

Gran mapa del agua

Se trata de un instrumento que, como asegura el consejero, «permitirá conocer, a tiempo real, el estado del Ciclo del Agua en el Archipiélago», y los datos supondrán no solo punto de partida para una planificación futura sino que se trasladarán a las instituciones deMadrid y Bruselas.

En una primera fase, se incorporarán datos de cada una de las islas y, en una segunda, se incorporarán los datos por municipios, lo que concluiría en disponer de un gran mapa del agua en Canarias.

El objetivo del Gobierno de Canarias es liderar el mapa hídrico de Canarias, pero trabajando de forma coordinada junto a los siete cabildos y a los siete consejos insulares, que son las instituciones que tienen la competencias.

Hay que tener en cuenta que, aunque para el Archipiélago existen siete cuencas diferentes, la UE las recoge en conjunto y las evalúa como una sola, motivo por el que se considera necesario homogeneizar todos los datos será de gran ayuda.

Inacción política y cambio climático: tormenta perfecta

El motivo de la queja del consejero de Política Territorial por la inacción del Estado ante la crisis hídrica en las Islas es la negativa del Ministerio de Transición Ecológica a financiar los proyectos previstos en el protocolo de 2018 suscrito entre el Gobierno central que entonces presidía Mariano Rajoy con el de Canarias, cuyo titular era Fernando Clavijo. Un acuerdo que incluía tres convenios a ejecutar en 12 años por un importe de 915 millones de euros destinados a más de 170 obras para mejorar las ya entonces obsoletas infraestructuras y construir otras de nueva generación.

Las actuaciones más importantes a acometer de urgencia eran el sistema de saneamiento y depuración del norte de Lanzarote, el plan para convertir la depuradora de Barranco Seco de Las Palmas de Gran Canaria en una de ciclo completo para no solo depurar sino también regenerar el agua, el emisario submarino de La Oliva y de Gran Tarajal en Fuerteventura, o la depuradora de Granadilla de Abona en Tenerife.

El cambio climático y la inacción del Ejecutivo central han agravado la situación de unas infraestructuras cada vez más degradadas, como lamentablemente constataron Lanzarote y Fuerteventura, que han decretado la emergencia hídrica en ambas islas.

Precisamente, otro de los objetivos del Observatorio del Agua será «un mapa con todas las infraestructuras y equipamientos relacionados con el agua en Canarias», incluyendo «sus características principales, su estado o su capacidad», lo que servirá para negociar nuevos convenios prioritarios con Madrid.