Crisis migratoria | Traslados de migrantes desde Canarias

Bronca política por el traslado de migrantes a Península

Torres pide al vicepresidente canario que rechace las declaraciones «xenófobas» de sus compañeros de partido en otras comunidades 

Parte de los migrantes llegados en los últimos días a Canarias serán trasladados a dos campamentos de emergencia en terrenos militares de Madrid

Video: Agencia Atlas / Foto: EFE

Hasta Canarias llega la onda expansiva del choque entre las comunidades gobernadas por el PP y el Gobierno central a causa de las derivaciones de migrantes a la Península. El líder de PSOE canario, Ángel Víctor Torres, exige al líder de los populares de las Islas y vicepresidente del Gobierno regional, Manuel Domínguez, que se «desmarque» de las declaraciones de compañeros de su partido, que en algunos casos considera «claramente xenófobas» y le advierte que, de no hacerlo, «será cómplice con su silencio» de esas posiciones. 

«Domínguez debe ser claro y aclarar si comparte que se queden en Canarias o apoya al Gobierno de España para su traslado al resto del territorio nacional aunque moleste a sus compañeros del PP»; «Algunas declaraciones son claramente xenófobas y Domínguez debe ser claro y contundente, o apoya a los gobiernos de Canarias y de España, que es quien hace la tarea de trasladar migrantes a la Península, o será cómplice de un entreguismo sumiso a su organización política», insiste.

Tras la reclamación de Torres no se esconde la intención política de erosionar el pacto con CC en el Ejecutivo regional. De momento Domínguez calla. Quien sí alzó ayer la voz fue su socio. En un desayuno informativo el presidente de Canarias, Fernando Clavijo, destacó que el cruce de acusaciones entre populares y responsables del Gobierno central refleja «cómo empieza a incomodar [el fenómeno migratorio], cuando se tiene cerca, eso a lo que no se le da importancia cuando está a 2.000 kilómetros». 

«No me gusta lo que se está escuchando, porque creo que todos debemos ser solidarios, pero espero que también sirva para que el resto de España sepa la situación tan complicada que estamos viviendo en esta tierra», afirmó. Y es que a las Islas han llegado en lo que va de año 28.727 (hasta ayer), 13.751 en este mes.

Traslado de migrantes desde El Hierro a Tenerife

Traslado de migrantes desde El Hierro a Tenerife / Europa Press

Revuelta

La madrileña Isabel Díaz Ayuso fue la encargada de encabezar la revuelta por la «nocturnidad» y el oscurantismo, según ella, con la que el Gobierno de Pedro Sánchez ha iniciado los traslados, con el objetivo de «quitárselos de encima», acusando al Ministerio de Migraciones de tratar a esta personas «como si fueran fardos»; le han seguido el resto de barones del PP -gobiernan hasta en 11 comunidades autónomas tras el arrollador triunfo del partido el 28M-.

La mayoría, como Jorge Azcón (Aragón) y Alfonso Rueda (Galicia), ponen el foco en la información «insuficiente» sobre la llegada a sus regiones de los migrantes procedentes del Archipiélago por parte de las respectivas delegaciones del Gobierno, dependientes de La Moncloa. También, Juanma Moreno (Andalucía) reclama que se comunique antes a «ayuntamientos, diputaciones y comunidades autónomas»; «La única información que el Gobierno de Murcia tiene sobre la llegada de inmigrantes o sobre el traslado a la Península es a través de los medios de comunicación», asegura Fernando López Miras, presidente de esa región.

Escoltan a un cayuco con 23 migrantes al puerto de Los Cristianos (Tenerife)

Escoltan a un cayuco con 23 migrantes al puerto de Los Cristianos (Tenerife) / Alberto Valdés

Xenofobia

Las declaraciones más controvertidas han sido las del alcalde de Medina del Campo (Valladolid), Guzmán Gómez Alonso, quien alertó sobre la posibilidad de que los migrantes «puedan causar un brote de cualquier enfermedad» e incluso vinculó los traslados con el actual grado de alerta terrorista en España por la guerra entre Israel y Hamás en Gaza. También un edil de Torox (Málaga) que llegó a comparar a los migrantes trasladados desde las Islas con animales a los que, dijo, habría que colocar «una marca» o «una pulserita» para poder controlar sus movimientos. «Van a contagiar el tifus, como ya han hecho en Canarias», llegó a afirmar falsamente.

El ministro responsable, José Luis Escrivá, por su parte, niega la mayor: sí se informa a las administraciones donde se van a acoger migrantes. Y ayer, ante la subida de tono de los populares pidió a través de las redes sociales «no atizar las llamadas al odio», en referencia a unas declaraciones del diputado del PP Rafael Hernando que también en Twitter aseguró que «el gobierno Sanchista ha decidido colaborar con el negocio organizado por las mafias del tráfico ilegal de personas, convirtiéndose en el último eslabón de la cadena: 358 han sido alojadas en un hotel del Toyo en Almería Avión y hotel de lujo en la UE. Y con tus impuestos». 

Trabajadores de la Cruz Roja al lado de los migrantes que han llegado en un cayuco al puerto de La Restinga, a 23 de octubre de 2023, en El Hierro, Santa Cruz de Tenerife, Tenerife, Canarias (España). La embarcación de Salvamento Marítimo, Salvamar Adhara

Trabajadores de la Cruz Roja al lado de los migrantes que han llegado en un cayuco al puerto de La Restinga, a 23 de octubre de 2023, en El Hierro, Santa Cruz de Tenerife, Tenerife, Canarias (España). La embarcación de Salvamento Marítimo, Salvamar Adhara / Europa Press

Enfrentamiento

Desde Moncloa cargaban este jueves contra lo que consideran una «irresponsabilidad» de los dirigentes populares, mientras Escrivá optaba por dar cifras de los traslados: entre 5.000 y 6.000 migrantes han sido derivados en las últimas semanas a la Península con el objetivo de descongestionar los centros de primera acogida en el Archipiélago -con una capacidad teórica máxima de 7.000 personas- ante las incesantes llegadas de cayucos.

En declaraciones a los periodistas, el ministro subrayó que en estos momentos hay 13.000 migrantes en la red de acogida estatal: 6.000 en las Islas y 7.000 en la península, aunque «no todos vienen de Canarias», precisó.

La arribada de una media diaria de 500 personas -solo contabilizado a los adultos- ha hecho que Migraciones agilice los traslados a la Península para liberar los recursos en Canarias y que busque nuevos emplazamientos para alojarlas. Así se echa mano de viejos acuartelamientos como el General Arteaga en el madrileño barrio de Carabanchel y el Primo de Rivera de Alcalá de Henares (Madrid), se van a montar campamentos temporales en un antiguo hospital militar en Cartagena (Murcia) y en Sevilla y se están contratando albergues u hoteles en Galicia, Castilla y León, Cataluña, Murcia, Andalucía y Extremadura. La mayoría con gobiernos del PP, ciertamente.

Visita de Escrivá a El Hierro

Visita de Escrivá a El Hierro / EP

Gestión integral

El ministro destacó que están trabajando con una red de 19 oenegés y «tenemos una gestión integral, es decir, tenemos toda una red de centros, algunos contingentes y, según las situaciones, vamos viendo dónde es la mejor ubicación, también en función de los perfiles que van llegando», explicó Escrivá. «Pero esto ocurre todos los días, cada día estamos trayendo, esto lo hemos hecho siempre».

Incidiendo en la politización de la crisis migratoria, trasladada ahora a la Península, la Comunidad de Madrid reclamó ayer algo que ya hizo Canarias hace unos meses con escaso éxito: la convocatoria urgente de la Conferencia Sectorial de Inmigración. «No podemos esperar ni un día más a reunirnos. La trascendencia de esta situación exige que se reactive este órgano de interlocución entre el Estado y las comunidades autónomas que, por cierto, lleva sin convocarse desde el año 2018, recalca la misiva enviada por la consejera de Familia, Juventud y Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid, Ana Dávila, al ministro Escrivá. En la carta recrimina al Gobierno «la falta de interés por buscar soluciones a la inmigración».

En contraposición Clavijo fue este jueves el único que salió públicamente en defensa del ministro, aunque fuera a medias. El presidente canario expresó su agradecimiento a Escrivá, por estar cumpliendo los compromisos adquiridos con el Gobierno canario respecto al traslado a la Península de los inmigrantes llegados a las Islas en el actual contexto de repunte migratorio, si bien aseguró que los 50 millones aprobados por el Consejo de Ministros el martes para la gestión en las Islas de la acogida de los menores migrantes que tutela la Comunidad Autónoma ya se han quedado cortos, porque este gasto se acerca a 79 millones.