Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria 2022
Inés Gómez Quevedo Gran Dama del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria 2022

Inés Gómez Quevedo: «Ser candidata fue una promesa que le hice a mis hijos tras superar el cáncer»

«Vi crecer el traje, desde los hierros y hasta el final, y verlo terminado en las tablas me impresionó mucho», asegura la Gran Dama del Carnaval de 'La Tierra' de 2022

Inés Gómez Quevedo, este lunes, en el escenario que la vio ganar la corona de Gran Dama del Carnaval capitalino. Juan Carlos Castro

A sus 67 años, Inés Gómez Quevedo, natural de Schamann pero residente en Telde, se proclamó Gran Dama del Carnaval de La Tierra 2022 gracias a su fantasía ‘Siempre’, representando a Dihova Distribuciones Hoteleras. La suya es una familia muy carnavalera y laureada, y ella misma vistió sobre el escenario de Santa Catalina un diseño de su hija Grisela Guardián Gómez, a quien le prometió que participaría en la gala si superaba el cáncer que padeció. 

¿Cómo han sido sus primeras horas de reinado, además de caóticas con tanta entrevista?

Pues bien, bien, la verdad. Como yo me lo paso bien con estas cosas, me da igual ir de un lado para otro, así que muy bien, animada después de la noche.

Siempre ha estado metida en el Carnaval, ayudando a su hija a diseñar los trajes, así que estas fiestas, ¿son importantes en su vida?

Yo llevo muchísimos años ayudando al grupo de mi hija. Soy la que les hace el cafecito y el bocadillo a todos para que sigan trabajando después de una pausita. Pero también pego lentejuelas, uno telas, pongo purpurina... Ayudo en todo lo que pueda, y nos hemos quedado muchas noches trabajando hasta las 5 o las 6 de la mañana. Año tras año, durante muchísimos años, porque ella tiene Reinas en el Sur y en Telde, y aquí ha ganado alguna Dama de Honor, y la verdad que siempre está presente en el Carnaval: termina uno y empieza otro, y así está todo el año.

¿Y usted ha sido siempre de vivir el Carnaval?

La verdad es que no. Me gusta el Carnaval, por supuesto, pero no me llamaba la atención el hecho de participar en él, pero bueno... Aquí estoy.

¿Y cómo es que este año al final la terminan convenciendo?

Esto fue una promesa que le hice a mis dos hijos, a mi hija y a mi hijo, que es quien le ayuda con todo el tema de las soldaduras en los trajes. Yo caí enferma de cáncer, me operaron, me di mucha quimio y mucha radioterapia. Entonces, cuando estaba malita, me dijeron que me tenía que poner bien porque este año iba a sacar yo el traje de la Gran Dama al escenario de Santa Catalina, y yo les prometí que sí, que lo haría si me sentía recuperada. Me cogieron la palabra y, gracias a Dios, ya estoy mucho mejor, así que tuve que cumplir la promesa que hice y me subí a las tablas del Carnaval.

15

Entrevista a Inés Gómez Quevedo, Gran Dama del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria 2022 Juan Carlos Castro

Y de qué manera cumplió su promesa, llevándose el título.

Exacto, no se pueden quejar. He pagado mi promesa con creces y todo lo que me dijeron que hiciera, lo he hecho. He dicho: «¡Venga, pa’lante!». 

¿Qué cree que ha sido lo que más ha gustado de su fantasía? ¿Qué marcó la diferencia en el caso de su apuesta?

"Mi familia es carnavalera hasta la médula, mis nietos están criados entre lentejuelas en casa"

decoration

Yo creo que el diseño era muy fino, de ese color blanquito pero que tenía sus plumas rosas... El diseño estaba muy bonito y llamaba la atención, y eso es lo que creo que más se valoró por el jurado. Aparte, mi actuación sobre el escenario, que me volví loca y lo di todo (ríe).

¿Y cómo lo vivió sobre el escenario de Santa Catalina la noche del domingo?

Súper bien, estuve a tope durante los tres minutos que duró la actuación. Yo en un principio decía que no podía con ello, pero una vez que llegué a Santa Catalina, me dije que esto tenía que sacarlo adelante y hacerlo con nota, además. Pa'lante, siempre pa'lante, y yo creo que lo saqué bien. Tuve mis fallos, como todo el mundo, pero era la primera vez que me subía a las tablas del Carnaval, y además el vestido pesaba mucho, pero salí a tope.

A todas esas personas que se quedan en casa, a las que los años les van pesando y ya no tienen tantas ganas de salir, ¿qué les diría?

Que hay que vivir. Esto es como un tren que solo pasa una vez en la vida, así que hay que subirse a él y ver dónde te lleva. Hay que luchar y seguir para adelante. Lo único que yo pido es vivir: ver a mis nietos crecer y vivir.

Esta edición del Carnaval, que está consagrada a La Tierra, a disfrutar de nuestro planeta desde la sostenibilidad, ¿se vio inspirada de alguna manera?

La verdad es que no he tenido tiempo para pensar en ello, porque he estado a tope desde que terminó la gala. A mí me encantó el escenario y estar sobre él, con esas decoraciones. Pero no te puedo contestar, porque ni siquiera lo he parado a pensar.

¿Le gustó tanto que la veríamos repetir?

No. Me encantó estar aquí, sin duda, pero hay que dejar paso a otras personas también. Esto es muy bonito, me gustó muchísimo, tiene una la experiencia en la vida para contarla a los nietos, pero no puede ser tan repetitivo. Hay que darle paso a otras personas que también tienen ganas.

Su caso es curioso porque justo ha sido su hija la que diseñó toda la fantasía, ¿qué significó para usted triunfar con un diseño de su hija?

La verdad que fue una cosa muy bonita, porque yo el traje lo vi crecer, desde los hierros y hasta el final, y verlo terminado ya y puesto aquí fue lo que más me impresionó. La verdad es que sentí algo grande y me aseguré: «Es posible que mi hija haya tenido el buen hacer de realizar este vestido». Fue algo impresionante. Y encima ganar con él me dio mucha más alegría.

¿A quién le agradece este resultado?

Sobre todo, le quiero dar las gracias a mi patrocinador, Dihova Distribuciones Hoteleras, que sin él no hubiese sido posible. Quiero darle las gracias también a mi grupito. Ha sido muy importante que el patrocinador haya apostado por el diseño, porque muchos no quisieron participar por la Covid, y sin ese dinero, esto se perdería. Confió mucho en nosotras, se arriesgó y nos ayudó pese a las circunstancias.

¿Qué le han ido transmitiendo la familia, los vecinos, los amigos después de haber conseguido coronarse como Gran Dama?

Todos se han puesto muy contentos. Tengo 152 whatsapps sin contestar, porque no me ha dado tiempo (ríe). Ni siquiera he visto la gala, solo trocitos que me han ido mandando. Hoy mismo una vecina me dijo que ella discutía con el marido porque ella decía que sí que era yo y él decía que no. 

Inés Gómez tras los decorados del escenario del Carnaval Juan Carlos Castro

¿Va a seguir viva la tradición carnavalera en la familia?

Sí, claro. Yo ya tengo una nieta que fue Reina en el Sur, y otra más pequeña que ya empieza el año que viene. Mi hija tiene tres reinas seguidas en Maspalomas, y en Telde tiene siete triunfos, aquí tiene Damas de Honor. Y la primera Gran Dama que hubo también la ganó. Mi madre, con 85 años, se presentó y quedó segunda Dama de Honor.

Es una familia carnavalera hasta la médula.

Desde mi madre, y esto tiene que seguir. La tradición va a seguir porque ya se nota en mis nietas y mis nietos, que están criados entre lentejuelas.

Compartir el artículo

stats