Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Como si fueran canarios

Ante la ausencia de jugadores de la tierra en el Granca, Báez, Oliver, Aguilar, Rabaseda y Paulí aseguran sentir el derbi como si lo fueran

Como si fueran canarios

Como si fueran canarios

"Es verdad que ahora no tenemos a un Roberto Guerra o a un Óscar Alvarado. Recuerdo que al que más chinchaba esto del derbi era a Óscar. El tío venía a motivarnos a todos porque es de los que todavía cruzan hacia Tenerife y no le gusta que le estén diciendo que nos han ganado. Eso es lo único que diría que echo de menos, pero lo que es proteger el orgullo de nuestros fans, siempre estará ahí". Así recuerda Eulis Báez, capitán del Herbalife Gran Canaria, la motivación extra que imprimía el canario en la semana previa al duelo ante el CB Canarias, hoy llamado Iberostar Tenerife. Ya no queda nadie de la casa, pero asegura que ese espíritu se mantiene.

Precisamente el dominicano, por aquello de llevar seis temporadas en el Granca, es de los que sienten más el derbi. También Albert Oliver, que lleva cinco. "En el partido de ida, mi familia fue a pasar las vacaciones y mi hija me dijo: 'Me da lo mismo que pierdas contra Sevilla -Real Betis- en casa, pero no me pierdas en Tenerife'. Así que imagínese cómo lo viven. Además, los profesores de los niños, los vecinos y demás gente te dicen cosas en la semana de los partidos. Somos como de aquí, así que lo vivimos mucho", asegura el base.

En la misma línea se muestran los cinco jugadores que ayer acudieron al Hotel Barceló Occidental Margaritas para atender a los medios de comunicación. Como Oriol Paulí, que cumple su cuarto curso en el club claretiano. "Yo no soy canario, pero como si lo fuera, porque siempre me han acogido muy bien. Sé muy bien lo que significa un derbi", asevera.

"Desde que llegué me he sentido uno más de aquí y la gente se ha portado conmigo súper bien. Tengo un sentimiento especial por el club, lo siento como si fuese un canario más y por eso le doy al derbi la importancia que se merece", comenta, por su parte, Pablo Aguilar, granadino que se encuentra en su tercera campaña en el Granca.

Oliver insiste y concluye con la misma idea: "No hay canarios, pero Eulis lleva seis años, yo cinco, Oriol cuatro, Pablo tres... Supongo que a la gente de aquí le gustaría que hubiese algún canario, pero nosotros lo vivimos mucho y nos gusta jugarlo.

Ánimo de revancha

La plantilla del Herbalife coincide en que el encuentro del próximo domingo, además del cariz diferencial por tratarse del duelo del Archipiélago, adquiere todavía una mayor relevancia por el ánimo de revancha de los amarillos, que cayeron por 21 puntos de diferencia (92-71). "Las ganas de revancha hacen aún más especial el derbi. Pica perder, y cuando pierdes un derbi por 21 puntos, pica mucho más. Tenemos una oportunidad de saciar esa sed de revancha", recuerda Aguilar.

Lo hemos hablado. Luis -Casimiro-, desde el primer día de la semana, nos lo lleva diciendo: 'Chicos, que esta gente nos ganó por 21, para que lo recordéis'. Como para advertirnos de la importancia extra que tiene este partido", desvela Paulí, quien considera que "cuantos más años llevas aquí, más vives el derbi y más ganas tienes de ganar a los chichas".

Precisamente el alero ha vivido durante su corta carrera muchos clásicos. "He estado muchos años en la cantera del Barça y siempre que jugábamos contra La Penya -Joventut- sabíamos que era un partido especial que había que ganar como fuera. Ahora siento lo mismo. Ganar el derbi es un plus a la temporada", recuerda. "Es diferente. Aquí las aficiones se llevan mejor que allí, donde no hay tanta comunión", asegura por su parte, Oliver, otro catalán.

En cualquier caso, un Herbalife Gran Canaria-Iberostar Tenerife es otra cosa. No tiene la historia de un Barcelona-Joventut o un Real Madrid-Estudiantes, pero cada año importa más. Nadie mejor que el capitán Báez para corroborarlo: "Hay que proteger el orgullo de nuestros fanáticos. Desde el primer día que llegué me dijeron que aquí se puede perder cualquier partido menos este, porque después cuesta caminar por la Isla".

Compartir el artículo

stats