Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Maldonado, la opción ganadora

El Granca se decanta por la experiencia del catalán para llevar las riendas técnicas del equipo la próxima temporada

Salva Maldonado, en su última visita al Gran Canaria Arena. Fue el pasado mes de noviembre con el Estudiantes.

Salva Maldonado, en su última visita al Gran Canaria Arena. Fue el pasado mes de noviembre con el Estudiantes. QUIQUE CURBELO

Fin a los dimes y diretes en torno al nombre del entrenador del Herbalife Gran Canaria. Salva Maldonado es finalmente el elegido por la dirección deportiva de la entidad claretiana para ocupar el cargo la próxima temporada, un curso muy ilusionante para el club y la afición pues supone el debut en la Euroliga. Será el estreno del conjunto grancanario y del propio técnico, que tampoco ha probado las mieles de la máxima competición continental durante su amplia trayectoria profesional.

El catalán, de 59 años de edad y que abandonaba a principios de este mes el banquillo del Movistar Estudiantes tras estar al frente del mismo las dos últimas campañas, firma sólo por un año y será presentado oficialmente hoy en el Arena a partir de las 12.00 horas.

Apuesta por la experiencia del Granca, continuando en la misma línea que su antecesor en el cargo, Luis Casimiro. El nuevo entrenador amarillo regresa a un club muy distinto al que dejó tras cuatro temporadas en su banquillo. En los inicios del verano de 2009, cuando se despedía después de cuatro temporadas seguidas al mando de la nave en el apartado técnico, Salva Maldonado apuntaba en su adiós que las ambiciones del club y las suyas particulares no iban en aquel momento por el mismo camino.

Por aquellos años, la entidad se empezaba a postular como incipiente alternativa a la clase noble del baloncesto español, aunque se encontraba muy mermado por las condiciones económicas. Cuando se ha conseguido dar ese salto cualitativo en lo deportivo, en lo monetario y en lo estructural, el barcelonés vuelve a tomar la manija.

El nombre de Salva Maldonado aparece en el selecto club de entrenadores que han superado el listón de las 300 victorias en la ACB -un total de 303 por 299 derrotas- , convirtiéndose en el sexto hombre que consigue franquear esa marca.

Acumula más de 600 partidos dirigidos en la Liga ACB -602-. Figura sexto en ese ranking. Sólo dos técnicos en activo en la competición española le superan, y ambos con pasado amarillo, Pedro Martínez y Luis Casimiro.

El catalán inició su anterior etapa en el CB Gran Canaria en el ejercicio 2005-06. En ese curso, la escuadra claretiana terminaba quinta en la regular del torneo liguero, un tope histórico que ha igualado en varias ocasiones.

Luego, en el Playoff por el título, caía en la primera ronda con el Joventut. Los amarillos lograron meterse en la Copa del Rey, sucumbiendo en cuartos ante el Unicaja. Peor fueron las cosas en la competición continental, donde no se lograba superar la primera fase de la FIBA Eurocopa.

En el ejercicio 2006-07, el Granca de Salva Maldonado terminaba sexto la liga regular y de nuevo se topaba con el muro del Joventut en la primera ronda de las series por el título después de una eliminatoria muy igualada. En el torneo copero, el conjunto claretiano volvía a caer a las primeras de cambio al tropezar con el Madrid. En la ULEB, los amarillos decían adiós en octavos.

La temporada 2007-08 fue la más floja del Granca con el barcelonés en el banquillo. No se conseguía entrar en el Playoff ni tampoco en el torneo copero, mientras que en la competición europea alcanzaba el Last 16.

Se resarcieron los amarillos en el curso siguiente, el que sería el último de Salva Maldonado como entrenador. Playoff tras quedar sexto en la campaña regular -eliminado en cuartos por el Unicaja- y Copa del Rey -fuera en la primera ronda al caer también con el cuadro malacitano-. Peor fueron la cosas en la Eurocup, donde no se superó la primera fase del torneo.

El barcelonés retoma ahora el camino dejado hace nueve años. Y todo apunta a que lo hará acompañado de su mano derecha, el donostiarra José Ángel Samaniego, quien ya le acompañó en su primera etapa. Si esto ocurriera uno de los dos integrantes del anterior cuerpo técnico no tendría hueco. Lo más lógico es que Víctor García, hombre de confianza de los últimos inquilinos del banquillo amarillo, mantenga su plaza, por lo que saltaría el recién llegado Salva Camps, incorporado el pasado verano.

Compartir el artículo

stats