Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Eurocup - Jornada 7

Hay vida en el alambre

El Granca vence al Mornar (81-85) para continuar con opciones de pasar a cuartos de la Eurocup - Beirán y AJ mantienen al equipo

5

Partido entre el Mornar Bar-Herbalife Gran Canaria CB Gran Canaria

Prácticamente se puede confirmar que Porfi Fisac tiene flor. Cada vez que se juega algo a vida o muerte, el segoviano encuentra la manera de seguir con vida. Esta vez, ante el Mornar Bar, el Granca fue capaz de levantar los 13 puntos en contra con lo que se llegó a encontrar (42-29) en el segundo cuarto y sumar una nuevo triunfo en la Eurocup para continuar con opciones de clasificarse a cuartos de final de la competición al vencer por 81-85.

Victoria con doble alegría, pues al vencer por cuatro puntos, los claretianos recuperan el basket-average tras caer contra los balcánicos en el Arena por dos puntos. Triunfo gracias al esfuerzo extra de los jugadores, que acularon minutos en sus piernas para suplir las bajas de Okoye y Albicy, contagiados por covid.

En esta situación, Javi Beirán y AJ Slaughter se echaron el equipo a la espalda, con 31 y 33 minutos respectivamente en pista para sumar 23 unidades de valoración cada uno. El primero con 12 puntos, 7 rebotes y 4 asistencias; y el segundo tras 22 puntos, 3 rebotes y 4 pases de canasta.

Ante todo ello, Pavicevic, entrenador del Mornar, también tuvo que soportar las bajas de Jacob Pullen y de Isaiah Whitehead, dos de las referencias ofensivas del conjunto montenegrino, por lo que le dio los galones de la artillería balcánica a Derek Needham, que nada más arrancar la partida se lanzó dos triples que dejaron sosprendidos a los insulares al ir 0-6 en un abrir y cerrar de ojos.

Debió obviar la advertencia de incrementar las prestaciones defensivas el equipo dirigido por Fisac en el primer periodo. Hasta los 27 puntos se fue su rival con ataques básicos (por 18 del Granca). Bloqueos directos y triples liberados, o balones a la pintura en los miss-match para que Smith y Hamilton anotaran canastas fáciles.

Sin dos de sus piezas claves en la armería el conjunto amarillo, con Okoye y Albicy afectados por el covid, las carencias de un orden en el juego claretiano se entregó esta vez a la inspiración de AJ Slaughter y Olek Balcerowski. Y claro, cuando le entregas la responsabilidad a un chico de 20 años que no acumula ni 30 partidos en la máxima competición, pues todo es una moneda al aire.

La mejor noticia que podía tener el Herbalife a la conclusión de la primera parte de juego es que continuaba con opciones de sacar algo positivo de su visita a Montenegro al solo irse al descanso con una diferencia de 10 puntos en contra (48-38).

“Tenemos que mejorar en el pick&roll si queremos ganar”, indicó Fisac en la entrevista de entretiempos con los medios oficiales de la Eurocup. Incluso las explicaciones que puede dar el entrenador sobre su lectura de lo que ocurre en pista está a la altura de cómo se desenvuelve su equipo sobre el parqué.

Reacción individualista

Consiguió acercarse en el marcador el Herbalife gracias a los errores locales y a que sus individualidades comenzaron a funcionar. Un parcial 3-9 de arranque volvió a dejar la distancia en un apretado 51-47 con el que creer en la continuidad continental. Entre Dimsa y Costello se echaron al equipo en este tercer cuarto.

Para Fisac se le acabaron los experimento y cargó con minutos a los más veteranos para no perderle el sentido al encuentro. AJ, Dimsa, Kilpatrick, Beirán, Shurna y Costello se encargaban del intento de remontada claretiana en los siete primeros minutos del periodo.

Por muchos minutos que acumularan no afectó en la fatiga del Herbalife en el cuarto. Entre Dimsa y AJ Slaughter le dieron la vuelta a la tortilla. 14 puntos para ambos en el minuto 28 para volver a coger la delantera en el luminoso con el triple del nacionalizado polaco hasta el 58-60.

La única duda que se le presentaba a los insulares de cara al último periodo era saber hasta donde llegaba el oxígeno de sus jugadores viendo la escasa rotación que estaba empleando el técnico segoviano en el partido.

Con tantos segundos en pista, AJ Slaughter se tomó un respiro a siete minutos del final para que Fabio Santana le diera piernas de cara al final del encuentro. Las decisiones de Fisac en los momentos calientes le iban a poner en el aprieto de tener que mojarse con los jugadores que menos confianza tiene a lo largo de la temporada.

En esas Beirán, el capitán en la sombra después de relegarle de su cargo el segoviano, dio un paso adelante y encadenó 7 puntos para romper la igualdad del 69-69. Pero no solo en canastas sumaba el madrileño, asistencias, rebotes, robos, e intimidación defensiva entre tantos recursos inteligentes como los que tiene el campeón mundial en su repertorio.

Precisamente el internacional español ganó más de medio partido con un triple a falta de 50 segundos y que solo la tensión de los intercambios finales apretaron el marcador hasta el 81-85 definitivo.

Compartir el artículo

stats