Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Liga Endesa

Fiesta en el Gran Canaria Arena

El Granca somete al Coosur Real Betis gracias a un partido coral y de gran esfuerzo (94-70)

15

Liga Endesa | Herbalife Gran Canaria - Coosur Real Betis Herbalife Gran Canaria / EFE

Porfi Fisac hizo un alegato en la previa del partido sobre la necesidad de dar ese paso más en defensa, de sudar hasta la última gota. Un manifiesto que asimilaron los suyos. Porque los dos grandes males que señaló el técnico en sala de prensa esta semana no se dejaron ver demasiado en el Gran Canaria Arena. Y aplicarse esa receta le salió bien al Granca. Atrás, peleones y exigentes hasta el final, con ese plus de energía; delante, más acierto y un balón más compartido. Todo para cerrar el partido más cómodo de esta temporada, con una soberana paliza al Coosur Real Betis de Joan Plaza y Berdi Pérez, que mucho tiene que mejorar para no verse en jaleos en la zona baja de la tabla (94-70)

Un marcador labrado, sobre todo, con un parcial de 18-0 mediado el segundo cuarto que hundió al Betis y liberó al Granca, que acabó el partido con siete hombres por encima de los dobles dígitos en valoración, cinco con más de diez puntos anotados y la sensación de andar sobrado en un día como el de ayer. Generoso en el esfuerzo defensivo, generoso para pasar el balón, generoso para anotar y generoso en cada palmo de pista. El resutado: paliza y fiesta en el Arena.

Y eso que se lanzó pronto el Coosur Real Betis de la mano de Pepe Pozas y Marko Todoovic (2-7, min. 4). Las faltas –ya iba por cuatro en menos de cuatro minutos– penalizaron a un Granca que vio como el equipo bético venía dispuesto a darle la mañana. Un mediodía que empezó a levantar Chris Kramer, en sus minutos más brillantes desde que llegó a la Isla.

El jugador de Indiana anotó y dirigió con una solvencia que acercó al Granca en el marcado. Ya estaba ahí (11-12, min. 6, tras dos libres de Kramer). De repente, el equipo claretiano se liberó. Mejoró con las rotaciones, con Khalifa Diop dando físico y Nico Brussino puntos desde a línea de tres (16-14, min. 7). En el momento en el que se puso por delante, todo le fue más rodado.

La importancia de Khalifa Diop, el esfuerzo de Ilimane Diop –en esa lenta transición al 'cuatro'– y el momento inspirado de Andrew Albicy lanzaron al Granca hasta su máxima ventaja del partido. Todo en un tiro imposible de Dylan Ennis que salió casi con la bocina sonando (26-18, min. 10). Un canastón de Albicy, bajo el mismo método, cerró un cuarto iluminado (28-21).

Justo todo lo contrario que pasó cuando se abrió el segundo acto: un desierto en ataque. El Granca tardó cuatro minutos y 20 segundos en ver sus primeros puntos del cuarto. Y fueron desde la personal. A la siguiente jugada. Dylan Ennis rascó la primera canasta en juego (33-27, min.15). Lo mejor para el Gran Canaria, su defensa, que solo había permitido seis puntos y provocó pérdidas y una transición lenta del Real Betis.

Aquello desatascó al Granca que pasó de tener una inspiración nula a encontrar huecos por todos lados. Se disparató y convirtió el partido en un festival. El parcial de 18-0 con Shurna, Salvo y Slaughter al mando lanzó al equipo amarillo y cambió definitivamente el partido. Al descanso el parcial demoledor de 20-2 dejaba un 48-29 que le dejaba medio día hecho ya al Granca.

El Granca tenía una segunda parte a priori cómoda. Pero a veces le sacude el mal de dejarse ir, como ya le sucediera en Fuenlabrada. No quiso eso el equipo claretinao, que sigió en su línea, con Shurna y Brussino poniendo puntos (56-34, min. 23). Le salió el gen competitivo, ese que enamora a su gente , que le ha hecho llegar a ser lo que es hoy.

Andrew Albicy y Oliver Stevic se convirtieron en una máquina perfecta: un cerebro para dos cuerpos. La pareja disparó al Granca que seguía vivo en más de 20 puntos (63-39, min. 24). Y así siguió ante un Coosur Real Betis incapaz de intimidar al Granca, corto en casi todo y derrotado frente a una distancia que no solo no decrecía sino que aumentaba. Dyaln Ennis, con un triple marca de la casa, esos de amasar el balón, disparó el trecho a los 25 puntos (70-45).

Los últimos diez minutos fueron un puro trámite. El Granca se gustó, pero con un condición: no aflojar nunca. Probó cosas Porfi Fisac e intentó, sobre todo, que Ilimane Diop agarre ese punto de confianza que necesita. También para ver de nuevo a Javi López con minutos en pista, acompañado por Andrew Albicy en el quinteto en pista. Eso y que sonara el 'Hola don Pepito, hola don José'. Toda una fiesta en el Arena.

Compartir el artículo

stats