Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CB Gran Canaria

El 7 de Savané, reservado y a la espera de su retirada

En el derbi del 29 de octubre se colgará la camiseta del nuevo presidente en el Arena

Miquel Salvó, a la izquierda, con el dorsal 10 después de cambiarlo por el 7 que será retirado esta temporada; al lado, Stevic. | | LP/DLP

Uno de los temas que tiene que solucionar cuanto antes el CB Gran Canaria atiende a la retirada de la camiseta de Sitapha Savané, que si está prevista para que el 29 de octubre durante el derbi del conjunto claretiano ante el Lenovo Tenerife se proceda a tal homenaje, habrá que ver cómo se formaliza el protocolo de actuación, pues con el senegalés ahora actuando como presidente quedaría un tanto cómico que tuviera que hacer la retirada él mismo.

Al menos el primer paso para que no haya ninguna duda de que el dorsal 7 que vistió Taph durante las nueve temporadas que defendió los intereses claretianos va a ser retirado está dado después de que en el reparto de los nuevos números en la plantilla insular no estuviera cogido por ninguno de los hombres de Jaka Lakovic.

Una cuestión totalmente distinta a la que ocurrió la pasada temporada, cuando ya se barajaba la posiblidad de que a Savané se le realizara el homenaje de la retirada de su camiseta, junto a la de su buen amigo Pedro Montesdeoca, el Doc, tristemente fallecido en mayo de 2020.

Porque con el caldo de cultivo de la retirada del número y su consiguiente camiseta colgada en lo más alto del Arena a falta de que el anterior presidente del club, Enrique Moreno, diera el visto bueno a tal homenaje, aun así a Miquel Salvó se le permitió elegir el dorsal 7 en la pasada campaña. Ningún pecado del gerundense, pues como él mismo afirmó: «No sabía nada de este tema».

Cuestionado Savané al respecto de este tema en una entrevista realizada a este medio el pasado viernes, el presidente opinó que: «Esto sí que es un marrón. Será una situación muy extraña. Haberla retirado antes. Es una decisión anterior, que venía deseada por la mayor parte de la gente. Será más para mi gente. Cada vez que he pisado la isla he tenido un reconocimiento. Se me ha dado tanto cariño aquí... Yo estoy más que satisfecho por la afición. Es un enorme honor y sería hacerle un feo a quienes me han hecho el reconocimiento. Deberían ser ellos los que me lo entreguen».

Así pues, la camiseta de Taph colgará del techo del pabellón de Siete Palmas junto a las del fallecido Greg Stewart y su dorsal 11; además de la de Jim Moran y su eterno 20, dos de los números que no se pueden elegir entre los jugadores de las plantillas claretianas y que a partir de ahora tampoco contará con el 7 disponible.

De esta forma se subsanará de alguna manera de vista a la satisfacción del aficionado insular que tanto cariño le ha dado a Savané ya sea a lo largo de sus dos etapas en la Isla, como fuera de ella ya fuera en condición de jugador o de comentarista o «embajador canarión», como a él mismo le gusta definirse.

Porque cada vez que un jugador portó el dorsal 7 después de que Taph lo dejase libre se creó un debate en el entorno del Granca. Tanto Deji Akindele en la campaña 2013-2014, dos después de que el seneaglés tomara rumbo al Joventut, como las recientes elecciones de Bo McCalebb –2016-2017–, como la eventual de Earl Clark en la 2020-21, además de la decisión de Miquel Salvó en el último curso, se elevó la voz de alarma en el ambiente.

Una vez anunciados los dorsales de la próxima campaña y con Enrique Moreno alejado de la presidencia, el 7 está a buen recaudo. Tanto como para que Miquel Salvó haya elegido el 10 para competir en la temporada que está por arrancar en septiembre.

Compartir el artículo

stats