«El objetivo es trabajar para poder jugar la Euroliga»

Savané admite que la meta del Granca «a largo plazo» es jugar la máxima competición

Sitapha Savané atiende a los medios de comunicación, ayer en la pista central del Arena. | | ÁNGEL MEDINA/EFE

Sitapha Savané atiende a los medios de comunicación, ayer en la pista central del Arena. | | ÁNGEL MEDINA/EFE / David Rodríguez

David Rodríguez

David Rodríguez

Jugar la Euroliga para un equipo como el Gran Canaria, según palabra de Sitapha Savané, es como acudir a un restaurante con una estrella Michelín. «No vas una vez a la semana, ni mucho menos una vez al día; por el sistema de competición del torneo sabemos que el equipo no puede jugarla más de un año pero te lo puedes plantear para sacar el máximo provecho en caso de tener derecho para jugarla», admite el presidente de la entidad claretiana en micrófono de COPE Gran Canaria.

«Lo digo sin complejos, los jugadores están trabajando sobre la cancha para conseguir el récord histórico de victorias y nosotros estamos trabajando en las oficinas para ello», avanza el directivo africano, que pone de manifiesto la elección de permanecer en el ecosistema Euroleague: «Si respondiera que no es el objetivo nos hubiéramos ido a jugar la Basketball Champions League».

En este sentido, Savané tampoco esconde que es el pan con el que alimenta a sus jugadores. «Si no tenemos el objetivo de jugar la Euroliga es muy compicado motivar a los jugadores en el plano deportivo», subraya el senegalés.

Asimismo, recordó que necesitan entre 4 y 5 millones más para poder participar en el primer torneo continental. «Si se presenta ganar la Eurocup, que es complicadísimo, desde luego estamos trabajando en este plan de contigencia para darnos este capricho y que tengamos el mínimo riesgo posible para el club», añade.

Incluso desveló que está en conversaciones con la ECA –el organo que vela por los intereses económicos del torneo–, «para que asegure pase lo que pase en la liga doméstica porque la ACB es la segunda mejor liga del mundo, que pueda volver a jugar la siguiente temporada en Europa».

Es decir, al Gran Canaria le gustaría contar con un colchón en la competición europea para que si por derecho deportivo no consiguiese jugar la Eurocup, como ocurrió en 2019 cuando participó en la Euroliga, se le asegure su presencia en la siguiente edición. Un guiño para que las licencias cobren un peso real.

Cuestionado sobre si manejar el mayor presupuesto de la historia del club –9.942.074 millones de euros– supone un extra de presión para el vestuario y la directiva actual, Savané evitó acoger este significado. «Hay que diferenciar las cuentas del club con las cuentas del primer equipo, este presupuesto lleva muchísimas partidas que hay que comparar el gasto directo de la plantilla para hacer este tipo de comparativas. Hay que juzgar el trabajo del director deportivo con la gestión del presidente y del consejo de administración en varias temporadas. Esto no son matemáticas», insistió.

Finalmente y en cuestión deportiva, se le preguntó sobre si la posibilidad de que el Granca esté a tres triunfos de la mejor marca de victorias consecutivas de la Eurocup puede jugar a favor tanto del equipo como para que el público acuda al pabellón en esta serie de partidos que faltan, indicó que no hay que estar atentos a esta cuestión. «Una vez llegue el récord miramemos hacia detrás y nos daremos cuenta del trabajo que se ha realizado para firmar ese posible récord; ya me encargaré de que los jugadores no estén leyendo sobre ello», respondió con cierto humor.

Enfocado en la recuperación de John Shurna, que para Taph será «el mejor fichaje posible» y por tanto «no está previsto» reforzar la plantilla, el presidente puso fecha para su posible vuelta a la competición deportiva.

«Calculamos que estaría seis semanas de baja, pero somos prudentes y no vamos a decirle que regrese cuanto antes porque ya sufrió una lesión en verano –en el gemelo que tiene dañado–».

Así pues, contando seis semanas desde el último partido que jugó Shurna el 28 de octubre frente al Monbus Obradoiro, sería el encuentro frente al Real Madrid el 10 de diciembre cuando vuelva.