Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Berlín, años treinta

Berlín, años treinta

Berlín, años treinta

Segundas partes sí fueron buenas. Cuatro años después de escribir El señor Norris cambia de tren, Christopher Isherwood publicó Adiós a Berlín, una obra espléndida que puso el nivel alto, muy alto, para sus siguientes novelas. Adiós a Berlín se convirtió en un clásico, gracias sobre todo a la adaptación cinematográfica que realizó Bob Fosse en 1972 con el título de Cabaret, pero la posteridad se olvidó de su primera novela importante, El señor Norris cambia de tren, que ahora recupera Acantilado, donde se narran los mismos hechos, aunque en realidad es una historia totalmente diferente. Isherwood recupera un fragmento del Berlín mítico de los años treinta, donde los soldados y los obreros eran objetos de deseo sexual en ese ambiente, y lo hace con un lenguaje hipnótico y desbordante.

Compartir el artículo

stats