Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El festín descriptivo

Hay quien considera que la mejor forma de conocer una cultura es por sus platos típicos. De ser verdad, se trata de la manera más placentera y distendida de entrar en contacto con otra forma de vida. Pero si nos referimos a una civilización tan exótica y diferente a la nuestra como es la nipona, entonces la exploración culinaria se vuelve doblemente atractiva no sólo por lo delicioso de las degustaciones, sino porque accedemos a uno de los momentos de la vida diaria de los japoneses que suelen hacer de manera más reservada.

No en vano Paseos de un gourmet solitario, de Jiro Taniguchi y Masayuki Kusumi, es la continuación, dieciséis años después, del exitoso cómic El gourmet solitario, pero aquí el periplo, dividido en trece ingestas de alimentos en lugares diferentes, también nos lleva a saborear comida peruana o francesa, de modo que la aldea global resulta una mezcla de sabores africanos, europeos y asiáticos en un cóctel cuyas descriptivas viñetas en blanco y negro deleitarán a los amantes del manga costumbrista, pero no dejará al resto indiferente. Se recomienda la lectura después de comer, porque la historia abre el apetito.

Compartir el artículo

stats