Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arte

Casa África expone el ancestral arte del bogolanfini textil de las mujeres de Mali

La muestra se adentra en la técnica de teñido de telas con barro empleada en las aldeas

Irene López de Castro, comisaria de la exposición y Fatoumata Tioye Coulibaly, coordinadora el proyecto en Mali.

Irene López de Castro, comisaria de la exposición y Fatoumata Tioye Coulibaly, coordinadora el proyecto en Mali.

Casa África inauguró ayer, en el marco de la celebración de África Vive (el programa de actividades para conmemorar el Día de África), y de la presidencia española de la Asamblea General de la Alianza Sahel, la exposición La herencia del bogolanfini, El legado de las mujeres de Mali, una muestra que combina telas, fotografías y pinturas que podrá verse en las salas de exposición de Casa África hasta el próximo 30 de septiembre de 2021.

Hace mucho tiempo, las sabias de las aldeas en el corazón de Mali eran las guardianas de una antigua artesanía transmitida de generación en generación. Sobre sus paños de algodón, teñidos por ciertas plantas del Sahel y usando un barro de propiedades mágicas, componían unos símbolos blancos sobre un fondo negro, cuyo significado solo ellas conocían. Con aquel lenguaje ancestral contaban historias, daban recomendaciones y «cargaban» el tejido de una alta protección. A aquellos paños pintados de barro los llamaron bogolanfini.

Bogolanfini es una palabra bámbara, que mezcla bogo (barro), lan (resultado) y fini (tela), esto es, el resultado del barro sobre la tela. Esta exposición nos lleva al origen y a la técnica del bogolán, partiendo de los antiguos taafé (paños femeninos) y muestra la evolución de la «pintura de barro» en la artesanía comercial, la formación, la decoración, la moda y el arte contemporáneo. La exposición, comisariada por Irene López de Castro, surge del trabajo conjunto de esta artista española con la maliense Fatoumata Tioye Coulibaly, licenciada en Arte y Multimedia y coordinadora del proyecto en Mali, la antropóloga Pauline Duponchel y Annick Turner, artista experta en bogolán.

Además de enseñar cómo se realizaba la ancestral técnica del bogolán, la exposición incide en el camino y resurgimiento que ha vivido este arte en los últimos 40 años. Con la llegada de la era moderna, las jóvenes prefirieron las telas de importación de vivos colores y dejaron de interesarse en aprender la laboriosa artesanía de sus mayores. Hacia 1980, el arte del bogolanfini estaba en vías de desaparición. Fue entonces cuando ciertos jóvenes creadores de Mali, orgullosos de su cultura, revalorizaron aquella fuente de saber femenino y lo impulsaron hacia el futuro. Hoy día, la palabra bogolan es sinónimo de identidad cultural de Mali y sus símbolos inspiran al mundo entero. Esta exposición monográfica reconoce el valor de la mujer de Mali, habla de su legado y reúne a artistas malienses del arte contemporáneo y de la cultura y el proceso ancestral del bogolanfini, también en el área del diseño o la artesanía.

Compartir el artículo

stats