Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Música
Manuel González Compositor, músico y guionista

Manuel González: “Palosanto’ nace para escapar del mutismo que impuso la pandemia”

Manuel González. | | LP/DLP

Manuel González. | | LP/DLP

Compositor, investigador de las tradiciones musicales isleñas, guionista de teatro musical y productor nominado a los Grammys latinos, Manuel González no para de idear proyectos y producciones que tienen mucho eco entre el público canario. Su última aventura con Olga Cerpa y Mestisay es ‘Palosanto’, un luminoso disco para guitarra y voz en el que participan diecisiete guitarristas de diferentes países.

¿Por qué el título de Palosanto?

Por el árbol de ese nombre, muy apreciado por los constructores de guitarras. Es además una madera que se utiliza, en algunas culturas tribales, en ceremonias espirituales y chamánicas. Yupanqui decía que los árboles conocen de música antes de ser instrumentos gracias al canto de los pájaros.

¿Cómo ha surgido esta idea de reunir a guitarristas de diferentes países en un disco para guitarra y voz?

Palosanto nace para escapar del mutismo que impuso la pandemia, y lo hace de forma diría que curativa. Se me ocurrió que muchos músicos estarían en la misma circunstancia que nosotros y que andarían en casa con una mano sobre otra. También me rondaba la idea hace tiempo de que Olga se enfrentara a un repertorio de canciones a guitarra, con un concepto muy orgánico de producción.

¿Conocía usted a todos los guitarritas participantes en este trabajo? ¿Tenía referencia sobre ellos?

A la mayoría, no. Esa es una parte positiva de las redes internáuticas, que te permiten contactarlos tras hacer una apreciación anterior por ese medio más o menos aproximada de sus valores artísticos.

¿Qué criterios siguió para seleccionarlos? ¿Influyó el que fueran famosos?

Que fueran guitarristas de distintos entornos geográficos, que abarcaran distintos estilos y, obviamente, que fueran gente talentosa, que tuvieran alma tocando. Hay algunos conocidos sólo en sus países y otros más mediáticos como Dominic Miller, el guitarrista habitual de Sting, Gil Dor, coproductor y guitarrista de la cantante Noa, o Josemi Carmona, de los Ketama… Pero todos son brillantes como instrumentistas.

La nómina revela una geografía extensa de colaboraciones. ¿Cuántos países están representados?

Guitarristas de Uruguay, Cuba, Israel, Ecuador, Perú, españoles, Reino Unido, Marruecos, Portugal, Guinea Bissau, Cabo Verde… Y por supuesto, canarios. Además, con un invitado de lujo en una de las canciones, el maestro Pablo Milanés.

Por lo que nos comenta, cabe preguntarse si su origen geográfico influye en sus formas de tocar la guitarra…

Pues debo contestar que sí, que el ADN cultural y por ende geográfico de cada uno está presente en las grabaciones que nos mandaron. Obviamente los más academicistas tienen ese reflujo de sus enseñanzas regladas, pero a todos le sale el olor a tierra, a su país de procedencia.

Y, en este sentido, ¿se buscaron canciones de los cancioneros de sus países?

Al contrario, quise plantear un poco más de riesgo creativo a la producción y me pareció que era bueno sacarlos de su comodidad proponiéndoles canciones de otros lugares. Así, por ejemplo, el caboverdiano toca una canción de la trova cubana, el marroquí una zamba argentina o el ecuatoriano una canción uruguaya.

Tratándose de gente que vive en diferentes partes del mundo, no nos imaginamos cómo pudo establecerse esa conexión a efectos prácticos.

Ahora, con el mundo digital, todo eso es posible. Les enviamos vía internet dos pistas a cada uno, con una guitarra de referencia muy básica en una de ellas y la voz de Olga en la otra, dándoles libertad para el arreglo musical de la canción que elegimos para cada uno. Muchos, al ser músicos profesionales, tienen pequeños estudios de grabación en casa con los que grabaron sus aportaciones. Incluso, con una infraestructura técnica muy asequible, puedes ver y escuchar en tiempo real la sesión, a miles de kilómetros, mientras están grabando…

Por lo que hemos podido escuchar, es un disco hecho para la voz de Olga.

Siempre que hablo de ella, sé que mi opinión es subjetiva. Pero creo que Olga está en un momento de peso artístico y de madurez vocal que me parece extraordinario. Y el público lo percibe así, cuando actuamos en directo. Ella es pura verdad, no hay filtros cuando canta y en este disco se evidencia todo eso aún más si cabe.

Compartir el artículo

stats