20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jordi Sánchez Cantante de OBK

Jordi Sánchez: «OBK fue mi sueño de adolescente y se ha convertido en mi vida»

Jordi Sánchez, cantante de OBK. | |  EFE/ALEJANDRO GARCÍA

Jordi Sánchez, cantante de OBK. | | EFE/ALEJANDRO GARCÍA

La banda OBK, que lidera en solitario el cantante Jordi Sánchez desde 2012, actuó el pasado sábado en la Isla, en el marco del Festival Gran Canaria Suena. La formación celebra este año su trigésimo aniversario y tiene como meta retomar poco a poco los conciertos. De hecho, el propósito es recorrer todo el territorio nacional en su nueva gira.  

OBK cumple 30 años desde su formación en 1991, junto a Miguel Ángel Arjona, y que usted lidera en solitario desde 2012. ¿Qué momento creativo atraviesa OBK en la cima de este aniversario?

Estoy en el momento de seguir disfrutando de todo lo conseguido a lo largo de estos años y seguir celebrando junto a mis seguidores y amantes de la música electrónica todos los conciertos que se quedaron en pausa y que ahora, poco a poco, empezamos a retomar.

Su banda se abrió paso en una industria dominada por el rock en los 90 y despuntó con un imaginario de música electrónica y sintetizadores que vendió casi medio millón de discos en su debut. ¿Cómo explica aquel éxito explosivo?

Llegamos en el momento justo, con el estilo musical con el que muchos jóvenes se sentían identificados, y estábamos en el país adecuado, pues en España la música electrónica no gozaba de muy reputación a nivel de ventas hasta aquel momento.

¿Cómo vivió entonces el impacto de aquella acogida?

Realmente fue como el título de nuestro primer álbum Llámalo sueño. Fue exactamente eso, un sueño hecho realidad y a partir de ese momento no dejamos a un lado la oportunidad de trabajar lo más honesta y profesionalmente en nuestro proyecto. Por eso, creo que después de 30 años podemos seguir hablando de OBK en activo.

El nombre de la banda nace de la abreviatura de la canción Oberkorn (It’s a small town), de Depeche Mode. ¿Cómo influyeron los de Essex en el universo sonoro de OBK?

Toda la música que se hiciera con sintetizadores en los 80 me llamaba poderosamente la atención, y por supuesto Depeche Mode y Yazoo fueron el detonante clave para sentir absoluta fascinación por este estilo de hacer música. Pero siempre he defendido también a solistas como Umberto Tozzi, Elton John, George Michael o Steve Winwood, a los que también admiraba como cantaban y componían. Realmente soy muy abierto musicalmente, me gusta escuchar de todo, pero el componente electrónico es vital en mi manera de producir la inmensa mayoría de mis canciones.

¿En qué referentes musicales se mira o inspira Jordi Sánchez hoy?

David Guetta, Daft Punk, Paolo Nutini y, actualmente, me gusta mucho The Weekend.

OBK firma muchos de los himnos noventeros que marcaron a una generación, como Historias de amor, La princesa de mis sueños, Tu sigue así, El cielo no entiende o Falsa moral. ¿Cómo ha pasado el tiempo por estas canciones?

Afortunadamente, creo que el alma de esas canciones siguen transmitiendo las sensaciones y emociones con las que se crearon y como compositor me siento orgulloso de seguir sintiendo que los años no pasan por ellas. El público las agradece siempre en cada concierto.

¿Podría escoger alguna de las canciones de este repertorio que revista un significado especial para la banda?

Es difícil decantarse. Todas las que están en mi repertorio actual son las que creo mejor representan el fruto de 30 años de trabajo. Es un topicazo, pero es verdad que todas las canciones que compones son como tus hijos y cada una de ellas tiene su corazoncito.

¿Le siguen inspirando las historias de amor, desamor o reinvindicaciones LGTBI+, como antaño?

La vida es una fuente inagotable de inspiración, pero has de estar alerta y ser curioso para transformarla en algo creativo y que necesites compartir. Yo aún sigo sintiendo esa curiosidad de niño y me cuestiono las injusticias que nos rodean, los porqués de las rupturas y peleas, la condición humana, etcétera. Siempre me he cuestionado el porqué de las cosas y me atrae el lado looser de la vida y la música no deja de ser una terapia para mi. Creo que todos los creadores somos iguales en ese sentido.

A su juicio, ¿en qué aspectos ha evolucionado o se ha empobrecido la industria musical desde sus inicios hasta el presente?

La industria musical cambia, se adapta pero siempre estará ahí porque genera mucho dinero. No es cuestión de mirar atrás, la vida siempre es hacia adelante y en ese sentido la música siempre estará ahí para hacernos compañía y emocionarnos. Yo cada año escucho y descubro canciones maravillosas que me emocionan y acompañan. La industria es otra cosa.

¿Cómo ha afrontado la continuidad de OBK tras la salida de Miguel Ángel Arjona en 2012?

OBK siempre fue mi sueño de adolescente que compartí con mi mejor amigo durante 20 años. Sigo defendiendo mi sueño y proyecto con las mismas ganas e ilusión. OBK fue mi sueño y se ha convertido en mi vida.

¿Le emociona regresar a los escenarios después de la noche más oscura de la pandemia?

Por supuesto. Todos los músicos estamos ansiosos de volver a pisar un escenario, de sentir el aplauso del público, de dejar de una vez por todas este tiempo de angustia e inquietud atrás. Con muchísimas ganas.

¿Cuáles son los futuros planes de OBK?

Seguir disfrutando de la gira del 30º aniversario que poco a poco nos llevará por todo el país y, sobre todo, que la vida fluya y nos inspire. Salud y amor para todos.

Compartir el artículo

stats