Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cristina Ramos Cantante

Cristina Ramos: «La cultura salvó a la gente de la locura durante el confinamiento»

| michael torres - cedida

Admite que la mujer tranquila que vive el día a día con ilusión se transforma en un «demonio» en cuanto pisa un escenario. Ahora está presentando las canciones de Superstar, un disco que Cristina Ramos (Gran Canaria, 1979) moldeó en pleno confinamiento: «La cultura es como el aire que necesitamos para vivir».

Vamos al grano. ¿La cultura se siente el patito feo en esta nueva normalidad?

Sí, continúa siendo la gran abandonada del postconfinamiento. En realidad, siempre estuvo muy maltratada. Durante el encierro hice un análisis en las redes sociales sobre este tema que generó una respuesta que me causó risa...

¿Qué respuesta fue esa?

Alguien puso en cuestión mi lista de prioridades... De inmediato le pregunté qué fue lo que hizo en la cuarentena, pero antes de que contestara cambié de opinión y opté por contarle lo que hice yo: Ver películas, leer libros, escuchar música... También comí, dormí y hablé mucho con mis familiares. No podemos desechar a la cultura con tanta facilidad porque salvó a mucha gente de la locura durante el confinamiento. Este es un sector que es comparable con el aire que respiramos, es decir, sabemos que lo necesitamos para poder vivir pero no le damos la importancia que se merece. ¡Que nos quiten el aire a ver qué pasa!

¿Usted, que sabe lo que es venir desde abajo, cree que este parón es un frenazo en seco a su carrera?

Decir que me ha venido bien sería una exageración (risas)... Yo soy una persona muy resiliente y siempre trato de buscar argumentos positivos para impulsar la recuperación. Este parón nos ha perjudicado a todos, no solo a la gente de la cultura. Para recoger el fruto de un trabajo primero hay que sembrar... Tampoco sería honesta conmigo si no reconociera que gracias al parón he podido sacar adelante las canciones que forman parte del disco Superstar (2021).

¿Se ha llegado a sentir arrollada por la fama o la popularidad?

El otro día unos amigos me preguntaron algo parecido. «¿Cómo llevas la fama?», me dijeron. Todo esto no me ha venido de golpe sino que es como el bebé que empieza a dar sus primeros pasitos... Yo sigo siendo la misma chica que pasea por la calle sin pensar si la van a reconocer o no. Lo que me ha pasado no fue un proceso violento o que no haya sabido gestionar porque he ido evolucionando de manera natural.

¿No se arrepiente de los «pasitos» que ha dado para llegar a este punto?

No, al contrario. Estoy orgullosa de todo lo que he hecho a lo largo de los últimos años..En realidad, mi visibilidad empezó con Got Talent España. De repente, a Simon Cowell se le ocurrió la locura de organizar una Champions y llamó a los ganadores: unos decidimos entrar y otros no quisieron tener más relación con el programa. Yo no estoy hablando solo de mi caso, sino el de Susan Boyle, Paul Potts o David Geaney... Aquello lo entendimos como una oportunidad. Más que una ocasión para volver a ganar, porque a mí la palabra ganar no me gusta demasiado, reunirnos se convirtió en una excusa para seguir aprendiendo.

Hablando de esos programas de cazatalentos, ¿qué tienen las voces canarias para que siempre estén entre las mejores?

El folclore canario curte y nace en la calle. Ahí hay una gran cantera. En las Islas solo necesitamos una guitarra, un timple y un par de voces para montar un parrandeo. Cuando eso ocurre no se mira la edad de las personas que cantan sino el sentimiento de fiesta que tenemos en el Archipiélago alrededor de nuestras tradiciones. Mi abuela dice que «eso es lo que hemos mamado» y tiene toda la razón del mundo.

¿Se puede vivir de la música en las Islas?

Sí que se puede. No voy a negar que no es duro, sobre todo, porque en muchos aspectos estamos desamparados pero se pueden hacer cositas... Mi pareja, que es de Pamplona, está pudiendo desarrollar su profesión cantando en espacios turísticos de las Islas. Muchos canarios se van a Madrid en busca de un sueño y con el tiempo deciden volver a casa para montar algo aquí. Es verdad que no vives con demasiadas holguras, pero sí que se puede tener un futuro en la música sin tener que salir del Archipiélago.

¿Cómo imagina lo que viene envuelto en esta nueva normalidad?

¿Soñando despierta? Sinceramente, no lo sé... En mi caso llevo casi dos años y medio esperando a que las cosas se pongan en su sitio. Las incertidumbres son grandes y los proyectos que se caen no siempre se retoman. Quiero pensar que en poco tiempo volveremos a disfrutar de un buen concierto, con nuestras mascarillas y la distancia de seguridad correspondiente. Las cosas se pueden hacer de otra manera sin tener que cancelar las ilusiones de muchas personas.

Aprovechando que quiere soñar, ¿le gustaría representar a España en Eurovisión?

¿Y por qué no? Si me ofrecieran ir a Eurovisión sería un nuevo reto en mi vida. Ya llevo unos cuantos años conviviendo con mis objetivos profesionales, también con algunos miedos, pero con la idea de ver las cosas que me pasan de una manera abierta. Lo nuevo hay que vivirlo y la suma de esas pruebas ya es una victoria. Para mí ganar es vencer mis temores y eso solo se alcanza cuando afrontas situaciones inéditas que te permiten crecer como persona.

Compartir el artículo

stats