Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La novela ‘Supersaurio’, de la canaria Meryem El Mehdati, a por su segunda edición

El debut literario publicado por Blackie Books radiografía la precariedad de la generación millenial desde el humor

Meryem El Mehdati, en la librería Sinopsis. Juan Carlos Castro

Supersaurio, el debut literario de Meryem El Mehdati que vio la luz el pasado marzo al abrigo del sello nacional Blackie Books, publica su segunda edición en poco más de un mes desde su aterrizaje en librerías. La novela trenza un halo de melancolía y humor para radiografiar una situación generacional de precariedad juvenil, explotación turística y agotamiento crónico bajo la mirada de una joven millenial de 25 años que comparte el nombre con la autora. 

Nacida en 1991 en Rabat (Marruecos), pero afincada en Gran Canaria desde su primer mes de vida, El Mehdati sitúa su primera novela en las arterias de su isla natal a partir de la figura de Supersaurio, la cadena de supermercados más importante de Canarias, que le sirve como metáfora para denunciar el sistema actual de explotación capitalista y consumista, que aliena a una generación empobrecida y presa entre el resignación y la rabia.

La autora ha presentado la novela en dos ocasiones en su isla residencial, en la librería Sinopsis y en la villa de Teror por el Día del Libro, ambas acompañada por Carla Rivero, periodista de LA PROVINCIA, donde El Mehdati, además, publica una columna de opinión en la contraportada todos los domingos. 

A continuación, un extracto de la atmósfera y tono de Supersaurio: «Crecer aquí es que la guagua se te vaya en la puta cara y se te venga el mundo abajo porque esto no es Madrid, donde el metro pasa cada cinco minutos. Aquí la 91 pasa una vez cada hora si tienes suerte. El trayecto desde Las Palmas (de Gran Canaria) a Puerto Rico (de Gran Canaria) son 73 kilómetros de ida y otros 73 kilómetros de vuelta que te toca comerte todos los días de lunes a viernes. C. Tangana llora en la limo, tú en los asientos delanteros de la guagua un viernes por la tarde».

Compartir el artículo

stats