Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baloncesto

Santi Aldama, en el selecto club de la ‘ÑBA’

El grancanario, decimoctavo español en jugar en la liga profesional estadounidense

Santi Aldama bota el balón presionado por un jugador de Portland Trail Blazers. | | MEMPHIS GRIZZLIES

A la cuarta fue la vencida para Santi Aldama. El joven ala-pívot de los Memphis Grizzlies ya quedará de por vida en los anales de la historia del deporte grancanario como el primer jugador de la tierra en actuar en un encuentro oficial de la mejor liga de baloncesto del mundo, la NBA. Se convierte en el segundo canario que tiene ese honor, después del tinerfeño Sergio Rodríguez. El Chacho, actualmente en las filas del Olimpia Milán, se estrenaba en 2006 vistiendo la camiseta de Portland, precisamente el equipo que evitó en la madrugada del jueves que el debut de Aldama resultara plenamente feliz.

Memphis caía en su visita a la pista de la franquicia de Oregón por 20 puntos (116-96). Cuando faltaban cinco minutos y medio para la conclusión del choque y los de Tennessee caían por 106-81, el entrenador Taylor Jenkins llamaba a filas al novato isleño para que saltara a la cancha y este disfrutara de los que iban a ser sus primeros minutos convertido ya en jugador profesional del deporte de la canasta.

Hay que recordar que Santi Aldama daba en verano el salto hacia el profesionalismo por la vía del basket universitario, concretamente desde la Universidad de Loyola, en Maryland, a donde llegaba después de forjarse en el Canterbury y brillar con las diferentes selecciones de España en las categorías de formación.

En eso sí es pionero el grancanario. De los 17 jugadores españoles que han debutado hasta el día de hoy en la NBA antes que él, todos llegaron a la mejor liga del mundo de baloncesto después de actuar en equipos profesionales en Europa.

El interior isleño, tras tener que seguir desde el banquillo los tres primeros encuentros oficiales de los Memphis Grizzlies en la actual temporada, gozaba por fin de su primera oportunidad. Santi Aldama le tocaba vivir el sueño americano en toda su plenitud.

Y no desentonó. Acababa su actuación con siete puntos en su casillero anotador, con un registro de tres aciertos de seis intentos en tiros de campo, incluyendo un triple. Además, capturó dos rebotes y puso su rubrica a un mate. Aunque le faltó la guinda al pastel. El ala-pívot isleño no pudo saborear las mieles de la victoria en una fecha tan especial. Ni el fantástico papel del jugador franquicia de los Grizzlies, Ja Morant, que rozó el triple-doble (17 puntos, diez asistencias y nueve rebotes), salvó de la derrota al equipo de Santi Aldama en el Moda Center de Portland.

El grancanario, tras su debut, pasa a formar parte de una selecta lista de españoles en la mejor liga del mundo en el deporte de la canasta, que en los últimos tiempos ha abierto de par en par sus puertas a jugadores venidos desde fuera del territorio estadounidense. En cuanto a los españoles, el primero en derribar las barreras fue el mítico Fernando Martín.

El ala-pívot debuta en un partido oficial con los Grizzlies firmando siete puntos y dos rebotes

decoration

Dominador en Europa con la camiseta del Real Madrid, en el verano de 1986, el pívot, ya fallecido, se atrevía a dar el gran paso y fichó por los Portland Trail Blazers, convirtiéndose en el primer español y en el segundo europeo en entrar en la NBA. Lo tuvo muy complicado y en su trayectoria en la competición norteamericana no brillaría como al otro lado del charco.

Pero gracias a esa decisión del gran Fernando Martín, los jugadores españoles han ido ganando terreno en Estados Unidos, más en las últimas décadas, cuando la globalidad ha alcanzado de lleno a la antes casi inaccesible NBA.

Después de la aventura del entonces pívot del Real Madrid, el siguiente en tomar el testigo fue Pau Gasol. El catalán sí que demostró en la liga profesional estadounidense su poderío. Y, precisamente, lo hizo desde el mismo punto de partida que el grancanario Santi Aldama.

En los recién nacidos Grizzlies, en los que posteriormente iniciaría también su fructífera aventura norteamericana su hermano Marc, el de Sant Boi empezó a deslumbrar de tal forma que se labró una carrera larga -se retiraba a principios de este mes de octubre- y exitosa, coronada con dos anillos de campeón con Los Ángeles Lakers.

La irrupción de Pau en la liga profesional estadounidense en los albores del siglo XXI sirvió como efecto llamada para los integrantes de una generación de excelentes jugadores nacidos y criados en el regazo de la ACB. Con Raúl López (2003), José Manuel Calderón: (2005), Jorge Garbajosa, (2006), el tinerfeño Sergio Rodríguez (2006), Juan Carlos Navarro (2007), Rudy Fernández (2008), el antes mencionado Marc Gasol (2008) y Serge Ibaka (2009) nacía el término ÑBA, expresión que acuñó los grandes éxitos de la época dorada de la selección española en los principales eventos internacionales del deporte de la canasta.

Pero no todos corrieron con la misma suerte; muchos de ellos tuvieron que regresar a Europa tras comprobar que el rol en sus respectivos equipos, ni de lejos, alcanzaba el mismo nivel que el que tenían en la competición española antes de partir para vivir el sueño americano.

Pero a pesar de esos sinsabores, el trasvase España-Estados Unidos no ha dejado de fluir. En la pasada década hicieron las maletas Ricky Rubio (2011), Víctor Claver (2012), Nikola Mirotic (2014), Álex Abrines (2016) y Juancho y Willy Hernangómez (2016). Los inicios de esta ha traído consigo la irrupción en la NBA de jóvenes valores como el propio Santi Aldama o Usman Garuba, que como los que lo intentaron anteriormente sueñan con hacer carrera entre los más grandes del deporte de la canasta, pero sabiendo lo complicado que resulta conseguirlo.

Compartir el artículo

stats