El Guaguas afila el colmillo

Sergio Miguel Camarero y Juan Pablo Moreno, entrenador y opuesto del Guaguas, aspiran a conquistar la tercera Supercopa de la historia del club, tras adjudicarse la Copa Ibérica

Juan Pablo Moreno (izd.) y Sergio Miguel Camarero, en la pista central del Centro Insular de Deportes. | | ANDRÉS CRUZ

Juan Pablo Moreno (izd.) y Sergio Miguel Camarero, en la pista central del Centro Insular de Deportes. | | ANDRÉS CRUZ / Santiago Icígar

Santiago Icígar

Santiago Icígar

Con el trofeo de la Copa Ibérica todavía caliente en las vitrinas del Guaguas, no hay descanso para los amarillos que velan armas para enfrentarse mañana al Río Duero Soria en la final de la Supercopa, un partido especial para el opuesto colombiano Juan Pablo Moreno, ganador el pasado curso de la Copa del Rey con los sorianos. Sergio Miguel Camarero aspira a guiar a los suyos para hacerles supercampeones por tercera vez.

No hay periodo de paz para el Invictus Guaguas. Los grancanarios, con el trofeo de la Copa Ibérica todavía caliente en sus colmadas vitrinas, afilan el colmillo para conquistar en la Roca mañana (12.00 horas, Televisión Autonómica Canaria) la que sería la tercera Supercopa de su historia.

El propio Sergio Miguel Camarero, entrenador y leyenda de los grancanarios, afirma que conquistar su primer torneo internacional oficial supuso «una gran alegría para nosotros», pero su mente ya se encuentra focalizada en la cita de mañana ante un clásico del voleibol nacional como es el Río Duero Soria, en un torneo especial para él, dado que en su época como jugador «ganamos 5 ligas consecutivas, pero no se disputaba la Supercopa», rememora con cierta nostalgia, al tiempo que reivindica el valor de un trofeo que en su opinión aunque «no tiene la importancia de la Superliga o de la Copa del Rey, no debemos de quitarle valor».

Enfrente estará un Soria que bien conoce el nuevo opuesto de los amarillos, Juan Pablo Moreno, jugador franquicia de los sorianos el pasado curso a los que guió a la conquista de la Copa del Rey, el título doméstico que se les escapó contra todo pronóstico a los insulares. Nadie mejor que él conoce los pensamientos de su exentrenador, Luis Alberto Toribio, al que considera uno de los «elementos clave», de la gran temporada del Río Duero. «Es un entrenador al que le gusta hacer un estudio muy exhaustivo de todos los rivales y estoy seguro que estará estudiando a fondo a nuestro equipo», relata el colombiano.

Para Moreno sus excompañeros «vendrán como siempre a darlo todo en el campo y tratar de dar la sorpresa». «Por mucho que el Guaguas tenga jugadores muy buenos, nunca se conoce el resultado hasta que se decide en el campo y ellos no van a bajar los brazos en ningún momento», alerta.

Por su parte Camarero no espera un rival muy diferente al de la temporada pasada. «Conserva su esencia, sigue con gran parte del plantel del año pasado, con el mismo cuerpo técnico y su sistema va a ser similar», analiza el estratega amarillo, que reconoce que si su equipo hace las cosas bien «podemos ganar».

La mejor plantilla de la historia

Si su presidente Juan Ruiz reconocía recientemente que para él la actual plantilla «es la mejor de la historia del club», el técnico insular prefiere tirar de cautela: «A final de temporada ya se verá si somos o no la mejor plantilla de la historia del club, porque al final son los resultados los que lo marcan». Para Camarero a estas alturas de la película «lo más importante es que se haga un equipo, un grupo y estamos en ese camino, porque tenemos mucha gente nueva, todos los jugadores me gustan y están implicados en lo que es el proyecto».

«Aquí no hay nadie malo», reconoce con una sonrisa Juan Pablo Moreno, quien afirma haberse visto sorprendido durante la pretemporada por dos de sus compañeros, «Maxi Cavanna y Graham Vigrass», al tiempo que desvela que espera «aprender de todos mis compañeros esta temporada».

[object Object]

Si los muros del Centro Insular de Deportes hablasen, probablemente lo harían sin parar de las hazañas de aquel Guaguas legendario que llenaba la Roca para llevar al voleibol grancanario a lo más alto. Mañana sus puertas se vuelven a abrir (12.00 horas, Televisión Autonómica Canaria), para vivir otra final, la de la Supercopa, ante un rival, el Río Duero Soria, que es otro de los grandes históricos de este deporte, un clásico, en el reencuentro de dos gigantes aspirantes a todo en esta nueva temporada, que arranca oficialmente con esta gran final. Si el colombiano Juan Pablo Moreno se enfrenta a su exequipo portando la elástica amarilla, Adrián Olalla hace lo propio en el bando castellano-leonés, defendiendo los colores del Soria, tras ganar la Superliga el curso pasado con el Guaguas.  | S. Icígar