Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista. Mediapunta de la UD - ex jugador del Mallorca

Valerón: "Tengo un 'feeling' especial con Ramírez"

"El fútbol se ha vuelto muy mediático, pero peleo por la sencillez, la normalidad y el respeto al compañero", explica el genio de Arguineguín

El futbolista de Arguineguín Juan Carlos Valerón Santana, ayer, durante la entrevista en Barranco Seco.

El futbolista de Arguineguín Juan Carlos Valerón Santana, ayer, durante la entrevista en Barranco Seco. QUIQUE CURBELO

La hora del líder. Tras dos empates -Alavés y Llagostera- toca mañana doblegar al Mallorca. Betis y Valladolid están a un centímetro. Arde la Segunda. ¿Cómo afronta el próximo desafío?

Con la intención de seguir líderes. Volvemos a jugar en casa, donde estamos muy sólidos. Los dos últimos partidos, sobre todo ante el Llagostera, estuvieron condicionados por varios factores -el fuerte viento-. Eran partidos difíciles, pero si somos capaces de sacar el del Mallorca, sería muy positivo.

Como rey del juego limpio, ¿cómo justifica que la UD sufriese tres expulsiones ante el Zaragoza en la tormenta roja?

Son cosas que pasan y a todo el mundo. La tensión y las pulsaciones en un campo te hacen verlo diferente. Lo que hay que hacer ante estas situaciones es aprender. No caer en esos errores, que no vuelva a pasar.

¿Quién se equivocó: el árbitro Piñeiro Crespo o los jugadores?

Las reflexiones se hacen desde un marco positivo. Porque son las que ayudan, son los que tienen que ver con lo que está a nuestro alcance. Ya lo hemos hablado y esas situaciones nos perjudican. El vestuario tiene asumida la situación. Hay que mejorar para que vuelva a pasar.

Campeón de invierno y máximo goleador (40). 22 jornadas y un latir salvaje. ¿Por qué esta UD es una máquina despiadada?

Se ha hecho una primera vuelta bastante buena. Pero no me quedaría con eso, iría más atrás. Desde que la UD empieza a estar ahí, a meterse en el play off como rutina. Ya son dos temporadas de forma consecutiva buscando una situación más favorable e intentando hacer una plantilla de más nivel. Eso lleva su tiempo, es un proceso. Ahora se ve el trabajo de los últimos años. Hay una plantilla muy competitiva y la llegada de un entrenador -Paco Herrera- que le sabe sacar el rendimiento preciso al grupo. Va todo bien y no nos podemos quejar.

206 minutos y ningún partido de titular en Liga. ¿Cómo asimila un mimbre de su talento y experiencia que no vale para el proyecto? ¿Tiene explicación?

Lo afronto con normalidad. Con mucha normalidad. Cuando decido estar en la UD, ya desde la temporada pasada, y ahora, lo hago siendo consciente de que vas cumpliendo años. El equipo va siendo más competitivo. Lo normal, es que mi presencia dentro del equipo sea cada vez menor. Es lógico y se asume así. Mi intención es ayudar. A lo largo de la temporada habrá momentos para ayudar, aportar mi granito de arena. Aún queda la segunda vuelta y la predisposición es buena; de estar preparado para cuando el míster lo vea necesario.

La grada añora su juego de seda. Está inédito desde el 6 de diciembre ante el Leganés.¿Herrera ha sido justo con usted?

Si todos los jugadores diésemos nuestra opinión...

Es el momento, desahóguese.

Es difícil hablar de esas situaciones. Lo más importante, mi manera de entenderlo, se basa en que discurso y rendimiento vayan siempre de la mano por el bien del equipo. A todos los jugadores les gustaría jugar y el entrenador toma las decisiones. Busca lo mejor. Unos tienen más minutos, otros menos. Hay que convivir con esto; aceptarlo de buena manera y tener siempre una mentalidad de ayudar. De respetar al compañero. El próximo día te toca a ti estar ahí y trato de transmitir la importancia de ser compañero.

Un mundialista, embajador barroco como es usted -con casi 400 partidos en Primera y 50 de Champions

Nunca lo he hecho en mi vida. Entreno bien y trato de estar a disposición del entrenador. Si no juego, intento ayudar de otra manera, un rol necesario en una plantilla. Esto es cosa de todos; es muy importante apoyarnos unos a otros. Los que participan más y los que menos. Estoy ayudando, apoyando a los salen y entran. Que el equipo esté a un buen nivel.

El presidente Miguel Ángel Ramírez dijo en Canal Plus que si el equipo sube usted tendría un año más de contrato. ¿Acepta el desafío de jugar con 40 años en Primera? ¿No teme seguir con esta aportación tan minúscula en el terreno de juego?

El 'presi' habla de lo que a él le gustaría y conozco cuáles son sus deseos y él los míos. Me gustaría sobre todo esperar a final de temporada para una valoración más amplia. Para saber qué es lo mejor para todos. No me gusta hablar de eso ni pensar más allá del momento actual. Aún queda mucho trabajo por hacer y no es bueno pensar en cosas que no hemos conseguido.

Entre Liga y Copa computa 465'. Pero su aportación se dispara y marca goles con charlas motivacionales. Roque dijo que usted "le había cambiado la vida" y que fue clave en su consagración en la UD. ¿Cómo es esa faceta de conversador?

Lo hago con naturalidad pero no soy yo solo. Hay más veteranos. Son mensajes de ánimo, traslado mi experiencia; básicamente darles más información. Un punto de vista que les pueda ayudar ante las adversidades del fútbol profesional. Que es un escenario muy complicado.

Puede ser más explícito. ¿Qué le dijo a Roque [que luego marcó goles claves ante el Barça B o ante el Zaragoza] en esa charla?

Nada especial. Cuando eres joven te agobias, quieres agradar a la gente y cumplir con sus exigencias. Para jugar, debes ser fiel a tu identidad. Tienes que ser tu mismo con el balón, que se vea reflejada tu identidad por tu manera de jugar. Puedes demostrar que todo lo que haces es bueno.

¿Esta UD, con el bloque de canteranos y algún retoque, se mantendría en Primera?

Hay en mente un proyecto. Si miramos desde la temporada pasada, ahora hay más poso. Esta plantilla tiene esa base pero faltan retoques para poder competir en Primera.

En el verano de 1997 dejó la UD y fue traspasado al Mallorca -rival de mañana-. ¿Qué recuerdos tiene de aquel curso, el de su estreno en Primera División?

Fue salir de mi tierra y una etapa especial junto al hecho de defender los colores de Atlético, Depor y la UD. En el Mallorca fue el primer paso, la primera aventura y estoy muy agradecido por haber apostado por mí. No había hecho nada y pude desarrollar mi fútbol en Primera. Desde ese año, encontré el camino para consolidarme en la élite.

¿Cambiaría el ascenso con la UD en junio por todos sus logros como profesional?

Cada reto es difeferente, las características y el sitio lo cambian todo. He tenido la oportunidad de estar en muchos equipos y lo hice con intensidad y cariño.Pero cuando se acerca el final, parece que todavía vives la competición con más intensidad. Ser parte de algo, ser parte de un éxito, ver como el club sigue creciendo. Las alegrías que se pueda llevar esta afición, todo eso lo vivo con más intensidad porque es mi tierra. Poner el broche de oro en mi equipo, con esta afición es una doble alegría. Pero falta mucho.

Siente como un juvenil...

De ilusión, sí. Doy lo que tengo. El fútbol se está convirtiendo en algo más mediático con intereses pero peleo por la sencillez, la normalidad, el compañerismo y el respeto.

Con 39 años, ¿la palabra retirada figura en su diccionario?

Sí está. En algún momento la tendré que utilizar. No me supone nada malo; lo afronto con normalidad y naturalidad. Le ha pasado a millones de futbolistas. Mi vida no se sustenta únicamente en jugar al fútbol.

¿Qué le espera tras los focos?

Cuando esto termine sigue la vida. Intentaré aportar desde otro sitio, desde fuera del campo y me produce las mismas satisfacciones.

¿Cómo seguirá vinculado a la UD: será como asesor, directivo, ejecutivo o entrenador?

Depende del deseo del presidente -Ramírez-. Él ya lo sabe.

Y será...

Conocemos lo que nos gustaría. Estoy muy contento en la UD por la temporada pasada que completamos y ahora mi sintonía con el presidente es total. Hay un feeling especial. Me ilusiona estar con él y él quiere estar conmigo. Reconoce mi opinión en muchos aspectos referentes al club. Nuestra relación es muy buena y todo indica que si no pasa nada fuera de lo normal; que si Ramírez quiere estaré un tiempo más con él y en la UD. Pero la prioridad es trabajar por el ascenso.

Compartir el artículo

stats