Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La caldera se vacía

El Gran Canaria, 11.410 fieles, logra la tercera entrada de la jornada y la segunda peor del curso en la Isla, 16.590 menos que ante el Tenerife

Imagen del grupo Ultra Naciente, en el último duelo ante el Sabadell.

Imagen del grupo Ultra Naciente, en el último duelo ante el Sabadell. Q. CURBELO

El goteo que no cesa. La fuga de fieles del Estadio de Gran Canaria sigue su curso. ¿Existe un divorcio entre hinchada y el ejército de Herrera? La marea amarilla parece haber abandonado al gran candidato al ascenso a la liga de las estrellas. A falta de tres 'finales', en el partenón de Siete Palmas ante Recre (17 de mayo), Barça B (24 de mayo) y Deportivo Alavés (última jornada, 7 de junio), la desbandada es notoria. La crisis de resultados en esta segunda vuelta -los de Herrera han perdido 25 puntos- conforma la principal causa del éxodo.Una desconexión que fue salvada el pasado sábado con victoria.

Es la ley del cemento en el templo amarillo, que se llenó en la disputa del clásico ante el CD Tenerife (con 28.000 espectadores, el 1 de marzo). Además, cabe reseñar que se había declarado día del club y los abonados -en torno a 15.000 tuvieron que pasar por taquilla-.

El pasado sábado, en la disputa de la 36ª jornada, se registró la segunda peor entrada del curso liguero en Siete Palmas: 11.410 espectadores. Hay 16.590 fieles menos entre la visita del conjunto tinerfeño y la del Sabadell. Una cifra infinita, el termómetro de la crisis de la pasión en la caldera.

Z Media de 16.060 fieles

El puente del pasado fin de semana -fue festivo el viernes 1 de mayo-, y la citada marcha irregular de la UD en esta segunda fase de la competición (solo 5 victorias en los últimos 15 duelos) justifican el descenso. La visita del Betis -29ª jornada- logró la segunda mejor entrada (21.143). Pero casi siete mil menos que ante el conjunto tinerfeño. Ese domingo 15 de marzo, tras los dos primeros tantos béticos de Jorge Molina, la escena de los aficionados abandonando sus butacas generó un enorme debate. ¿Quiénes son los verdaderos aficionados? Hubo pitos a los espectadores que decidieron dejar a los de Herrera a su suerte (0-3).

Desde ese naufragio ante el Betis, la UD comenzó a perder espectadores en la fortaleza. Ante la SD Ponferradina (13.123), Girona FC (15.166), Valladolid (14.442) y Sabadell (11.410) apenas se llegó a la cifra de abonados. El problema se instala en la fase clave de la Liga.

La relación total de espectadores se cifra en 153.010, lo que deja una media de 16.060 espectadores por partido -en las 18 jornadas como anfitrión de la UD en Liga-. Es una afluencia elevada, que se supera a todos los equipos de Segunda salvo al Betis o Sporting.

En la tormenta roja ante el Real Zaragoza (5-3), un partido frenético que tuvo a Roque como héroe, la asistencia fue de 20.440 fieles, la tercer más alta del año [tras el lleno ante el Tenerife y la del Betis].

Z Llagostera, el primer día

El 23 de agosto del 2014 arrancó la temporada ante el recién ascendido Llagostera (12.232). Se alzaba el telón tras el varapalo más dramático de la historia de la entidad. Del 22-J a la ilusión. La entidad isleña se presentaba con más de 15.000 abonados, una cifra récord.

La goleada ante el Lugo (3-0) fue presenciada por 13.240 fieles. El navío de Paco Herrera comenzaba a enamorar. La condición de líder implacable y el festival ante el Alcorcón (15.802) disparó la euforia. A pesar de caer en el infierno del Heliodoro, la afición dio un paso al frente ante la visita del histórico Sporting de Gijón: 18.023 espectadores. Numancia (11.337), Albacete (15.529), Mirandés (16.049), Leganés (13.557) y Osasuna (20.302) completaron el expediente de las afluencias hasta el fin de 2014.

Luego llegó la 'tormenta roja', fueron expulsados Nauzet, Culio y Ángel, ante el Zaragoza (20.440) en uno de los partidos más vibrantes de los últimos años. RCD Mallorca (14.223), Racing (15.901) y Tenerife (28.032) completaron el mapa de las entradas en esta segunda vuelta. Hasta que llegó la 'gripe' ante el Sabadell, la peor entrada (11.410), solo superada por la visita del Numancia (11.337).

A pesar de la espantada, los jugadores amarillos agradecen el respaldo y aliento de los 'auténticos', como han sido definido desde el vestuario de la UD. "Para nosotros su presencia y ánimos resultan fundamentales; están con nosotros en esta lucha", subrayó el zaguero uruguayo Marcelo Silva. Otros pesos pesados como Aythami Artiles o Culio también se han mostrado cómplices con el respetable. Pasan de los datos. "Les necesitamos, escuchar el 'sí se puede' te pone los pelos de punta de la emoción", resaltó el marcador central de Arguineguín, tras batir (2-0) al Girona en la 33ª jornada.

Z En posición de bronce

El Gran Canaria ha sido referencia y líder en afluencia en muchas jornadas. Sin embargo, en esta 36ª jornada ocupa la tercera plaza. El recinto de Siete Palmas ha sido superado por el Benito Villamarín, que contó con una afluencia de 30.602 para la disputa del Betis-Llagostera. El conjunto bético, líder en la tabla, también lo es en la grada.

En el Sporting-Mallorca, los incondicionales del conjunto asturiano de Abelardo alcanzaron la cifra de 19.771 en El Molinón. Por su parte, el Girona, segundo clasificado, contó con una presencia de fieles inferior a los de la UD ante el Sabadell. Para arropar a los de Machín acudieron 8.182. En Zorrilla, en el Valladolid-Leganés, se alcanzó los 7.700, también por debajo de los 11.410 del Gran Canaria. Los de Herrera se desplazan a Leganés este sábado y luego visita el templo amarillo el Recre. "Sabemos que volverán", confía el técnico. Son los rostros de un gigante dormido.

Compartir el artículo

stats