Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Deporte base Natación

Las brazadas de Ingenio

El CN Jescagua congrega a más de 70 nadadores en su cantera tras superar la década de vida en el municipio del sureste de la Isla

Foto de familia del CN Jescagua Ingenio en las gradas de la piscina municipal de Ingenio.

Foto de familia del CN Jescagua Ingenio en las gradas de la piscina municipal de Ingenio.

Varios despertadores de algunos de los jóvenes de Ingenio suenan antes de lo normal comparado con el resto de chicos de la localidad. A las 5.45 horas de la mañana de cada martes y jueves, un grupo que ronda la quincena de adolescentes se pegan el primer remojón del día en la piscina municipal. Ellos son parte de los componentes del Club Natación Jescagua Ingenio, una familia que nada por un mismo objetivo: crecer cada día más.

"Es parte de la rutina. Esto es un sacrificio enorme que hacen parte de los chicos que pueden para mejorar y provocar que el club pueda seguir creciendo poco a poco". Quien habla es Isaac Suárez Peña, director técnico de la entidad del sureste desde hace tres temporadas. Él, junto a esa quincena de chicos, también se pega el primer chapuzón de unas jornadas que cuentan con un entrenamiento doble, porque por la tarde habrá más. De ahí, a las 7.00 de la mañana, él parte hacia su trabajo en la capital. A esa misma hora, el resto de jóvenes apura una ducha rápida, el desayuno para recuperar energía y pone rumbo hacia el instituto donde los libros esperan. Un esfuerzo titánico cimentado en la ilusión, las ganas de progresar y la adopción de una rutina con la que alcanzar metas personales.

Pero ésta es una pequeña muestra de los 74 nadadores de la base que componen el CN Jescagua Ingenio. Un club que cuenta con cerca de 40 deportistas más de la categoría máster -nadadores de más de 25 años que buscan una entidad donde poder competir-.

Para encontrar los orígenes del club hay que volver a la época donde Ingenio construyó su piscina municipal. Ahí nació el CN Magüe -reconvertido en un club de buceo en El Burrero- que introdujo la natación competitiva en el municipio sureño. Parte de la herencia deportiva de la entidad la recogió el CN Aguaiza. Un testigo que ahora lleva en el municipio desde 2005 el CN Jescagua Ingenio. Porque en ese año, Cristóbal Romero, presidente de la institución, fue quien inició el movimiento, las gestiones, la contratación de los primeros técnicos y constituyó la primera directiva en un ambiente amigable y familiar. Una presidencia que ya ha superado la década de vida.

Chicos que habían pasado por las etapas previas al nacimiento del Jescagua se unieron al nuevo proyecto. Ahí es como Isaac Suárez empezó su andadura en el club que se ha convertido en parte de su vida. Antes de llegar a la dirección técnica del Jescagua empezó como monitor de los niños más pequeños. Hoy se marca como objetivo intentar hacer crecer al club en el apartado deportivo y social mientras los chicos cumplen sus objetivos personales. "Nuestro objetivo es que consigan mejorar a nivel técnico, que compitan mejor, pero que también rindan en el nivel educativo, ya que muchos chicos empiezan a estar en etapas más duras, como el final de la ESO o el bachillerato", sentencia Suárez, licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte.

Durante los últimos años el club ha intentado captar a los niños que salen de las escuelas municipales -llegados hasta ahí en gran parte para aprender a nadar-. "Los monitores nos cuentan quiénes son los niños que ven con más cualidades para este deporte e intentamos hablar con los padres por si les interesa que sigan nadando y se integren en el club", narra Suárez. Con ese modus operandi han llegado muchos de los nadadores que están hoy bajo la disciplina del club.

Mientras el club consolida sus bases, Suárez echa la vista atrás y añora los tiempos de éxitos deportivos del Aguaiza. "Era una época donde no sólo queríamos ir a los Campeonatos de Canarias, porque teníamos las marcas y sabíamos que las lograríamos, sino que nuestro objetivo era llegar a los Campeonatos de España. Los regionales eran una obligación y el muro que nos poníamos era el de los nacionales", recuerda. Hoy el Jescagua lucha por colar el máximo posible de chicos en los Campeonatos de Canarias con el objetivo de que algunos de ellos logren las mínimas necesarias para poder acudir a citas más competitivas como es el campeonato nacional.

Así lo hizo la nadadora de categoría alevín Atasara González Trujillo la pasada temporada, al alcanzar cinco marcas mínimas para llegar a los campeonatos de España, aunque nadó en cuatro pruebas. Este año, la joven deportista sureña sueña con volver a repetir en los nacionales. Con ese mismo objetivo se sumerge Luz Divina Méndez, nadadora júnior que roza varias mínimas nacionales que le permitirían llegar a los torneos donde se concentran los más rápidos del territorio español.

Pero si hay alguien que destaca como ejemplo y con éxitos dentro de club, es Héctor Santana. El nadador sureño -que compite con la licencia del CN Las Palmas por un asunto administrativo- acabó el año pasado con tres medallas en los Campeonatos de Europa 2015 para personas con Síndrome de Down. Un año antes cruzó el Atlántico para participar en el Campeonato del Mundo de su categoría en la ciudad mexicana de Morelia. "Su evolución desde que está con nosotros ha sido bastante notable y ha conseguido muy buenos resultados", afirma el director técnico del Jescagua.

En lo que el club se vuelca en consolidar su presencia en los regionales y asaltar los nacionales tiene que esquivar algunas dificultades. Por ejemplo, la calidad de algunas instalaciones como un gimnasio -básico para fortalecer las piernas- minúsculo con cuatro metros de largo por seis de ancho. Un inconveniente donde el Ayuntamiento de Ingenio se comprometió a colaborar. La escasez de calles para entrenar -dos cada tarde- son otras de las limitaciones que tiene la entidad. "Son barreras reales y tenemos que aprender a convivir e intentar crecer con ellas", explica Isaac Suárez.

La llegada de más niños y jóvenes al club también ha provocado que el apartado económico se estabilice. Su supervivencia se basa en el sistema de cuotas que abonan los deportistas y en las subvenciones que llegan desde el Cabildo de Gran Canaria a través del Instituto Insular de Deportes y del Ayuntamiento de Ingenio. Las ayudas públicas son un sostén necesario para que el club pueda permitirse los desplazamientos y alojamientos entre Islas para disputar los campeonatos de Canarias.

La plantilla de monitores del club compuesta por Juan Chil, Andrea Hornillos, Raúl Hernández, Marcos Hernández y el propio Isaac Suárez se esfuerza en cada entrenamiento para intentar educar en valores deportivos a los chicos y motivarlos a que persigan sus metas. Porque además de los remojones en pro a que mejoren su capacidad competitiva, también está el crecimiento de los niños como personas a través de otras actividades como concentraciones o cenas de club. Unas brazadas con doble significado en Ingenio.

Compartir el artículo

stats