Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ida Bell Wells-Barnett (1862-1931)

Se adelantó 71 años a Rosa Parks

Se adelantó 71 años a Rosa Parks

La más joven de las pioneras de la lucha por los derechos civiles retratadas en estas páginas nació en Holly Springs, Mississippi, en plena guerra de secesión. Cuando tenía seis meses se firmó la Proclamación de la Emancipación y ella y su familia quedaron formalmente liberados, como todos los esclavos de los estados confederados. Su abuelo, por cierto, era el dueño (blanco) de la plantación donde trabajaba su padre, un ejemplo de las prácticas de dominio sexual propias del sistema esclavista. Sus padres fueron muy activos políticamente y promovieron su educación. Trabajó de maestra y denunció la desigualdad de los alumnos afroamericanos. Su primer encontronazo con el sistema posesclavista sucedió cuando fue desalojada por la fuerza de un vagón de tren de primera clase en 1884, 71 años antes del famoso episodio protagonizado por Rosa Parks. Demandó a la compañía de ferrocarriles y ganó, pero aquella sentencia fue revocada por un tribunal superior. A partir de ahí, utilizó su pluma para denunciar las injusticias contra los afroamericanos desde un pequeño diario de Memphis, el Free speech and headlight.

La sociedad norteamericana seguía siendo profundamente racista y consideraba a los negros como "una raza bestial". Pionera del periodismo de investigación, viajó sola por los estados del sur documentando 700 linchamientos públicos de ciudadanos afroamericanos, muchos acusados falsamente de haber violado a mujeres blancas. Ida Bell Wells-Barnett denominaba a esos linchamientos "la última reliquia de la esclavitud". Tras su investigación cerraron el periódico y tuvo que mudarse de ciudad. Puso en evidencia el racismo estructural de la sociedad y promovió técnicas de boicot económico (como no utilizar los ferrocarriles) que luego serían ampliamente difundidas por el movimiento de derechos civiles de los años 60. También fue activista por el sufragio de las mujeres. Su memoria se desvaneció hasta que una campaña a través de Twitter en el 2018 logró reunir fondos para dedicarle un monumento en Chicago.

Compartir el artículo

stats