Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La gran semana de Eurovisión
Chanel Terrero Representante de España en el Festival Europeo de la Canción

Chanel: «Estar entre las favoritas no tiene que nublar mi meta»

Chanel Terrero.

Hasta el pasado mes de enero, Chanel Terrero era una desconocida para el gran público. No así en el mundo del espectáculo, ya que la artista lleva más de una década pisando escenarios como bailarina, actriz y cantante. Le propusieron debutar como solista en el Benidorm Fest con el objetivo de ir a Eurovisión, y no lo dudó ni un segundo. Fue un acierto, a la vista del éxito y las expectativas creadas, aquí y en toda Europa. Pese a que su elección en el Benidomf Fest para representar a RTVE en el certamen europeo de la canción desató un alud de polémicas por la opacidad de la votación, es indudable que Chanel es una gran artista y que su ejecución de la canción 'SloMo' es impecable. Detrás de ello hay mucho esfuerzo y pasión.

El sábado 14 podría dar a España su tercera victoria en el certamen, algo que se le resiste a TVE desde 1969, cuando lo ganó Salomé y solo un año después de estrenarnos con Massiel. Después lo más cerca que hemos estado es en 1979 con Betty Missiego, que quedó segunda después de dar España sus 12 puntos al Hallelujah, de los Milk & Honey, representantes de Israel.

Acabó el Benidorm Fest y, acto seguido, Eurovisión; ¿le quedó tiempo para desconectar?

¡No!; no he tenido tiempo ni de descansar. Están siendo unos días muy locos! Sí que me he tomado algún fin de semana para relajarme un poquito, pero es lo que toca ahora: trabajar mucho y estar al pie del cañón.

Eurovisión es trabajo duro...

Lo que hacemos en el escenario tanto mis bailarines como yo no se consigue de un día para otro. No te aprendes una coreografía en un sólo día. Llevamos muchísimos años tomando clases, y todavía continuamos haciéndolo, porque yo creo que un artista nunca puede dejar de aprender y de crecer como profesional. Para que esos tres minutos en Eurovisión salgan perfectos hay muchísimo trabajo detrás. Yo, por ejemplo, estuve corriendo en la cinta y cantando SloMo a la vez durante un mes y medio, para coger fondo y no ahogarme. Hay muchísmo trabajo. Y no solo para preparar este show sino durante toda mi carrera, desde que tenía cuatro años, para poder ejecutar esos pasos de una manera limpia y que no me afecte a la voz mientras los hago. La seguridad con la que subes al escenario ya supone un trabajo emocional previo para que los nervios no te jueguen una mala pasada. Antes de salir al escenario has de poner en práctica el training. Luego están el trabajo con el vocal coach, las clases de canto…

¿Cómo ha sido su día a día?

Mis días no suelen ser muy rutinarios. No acostumbra a haber uno igual que otro, pero ya estoy acostumbrada a ello, porque llevo toda la vida trabajando en musicales, en series… Por lo general, estoy bastante sorprendida, porque hemos hecho mucha promoción y hemos concedido un montón de entrevistas. Muchas fotos, vídeos, reportajes… También estoy conociendo a mucha gente y esto me hace una ilusión especial. Y estoy cansada; no duermo mucho. Si un día me he podido levantar a las tres de la tarde para descansar la voz lo he hecho. Y si me he tenido que levantar a las seis de la mañana porque había un shooting, pues ¡para allá que vamos! No me quejo; es lo que toca para lo que viene.

Va quinta en las apuestas. ¡Menuda presión!

No, ¡para nada! No me condiciona. Me hace ilusión que mi trabajo y el de mis compañeros sea valorado. Es supergratificante. Estar entre las favoritas es una información que está ahí y no tiene que nublar mi meta, que es ensayar muchísimo y dar toda mi energía, todas mis horas y todo lo que esté en mi mano para hacer que SloMo, el 14 de mayo, sea supertop. Obviamente, hay que estar a la altura, pero aunque no estuviéramos arriba en las apuestas, ya hubiera dado lo mismo de mí.

Benidorm y Eurovisión en solo cuatro meses. Primavera dorada.

Es una primavera, un verano, un otoño y un invierno; ¡todo a la vez! Esto es una locura. Dentro de mí hay una niña pequeña con cuatro años, que no la voy a perder jamás, que es la que me hace estar en tierra y ver la parte bonita de todo esto, a pesar del cansancio y de las horas no dormidas. Porque compensa conocer gente nueva y vivir esta experiencia, que sin duda voy a contar a mis nietos cuando sea mayor.

¿Teme que en el festival no valoren el conjunto de su propuesta, y que al final todo quede en si la canción gusta o no?

Al final el arte es subjetivo. No hay algo justo o injusto; simplemente es cuestión de gustos y, también, de momentos sociales, porque de repente triunfa una canción que, si la hubieras sacado diez años antes, no hubiera triunfado. Yo me voy a dormir a mi casa superorgullosa al saber que lo he dado todo de mí. Y lo que esté en mi mano, lo voy a hacer. Otra cosa es que guste, pero mi energía es esa: vamos a Turín ganar.

¿Eurovisión marca un antes y un después en su carrera?

Para mí, como profesional y desde el punto de vista artístico, es un paso más; un reto más. Lo que pasa es que este paso es muy grande, porque Eurovisión lo ve mucha gente.

Ha estado en Miami y Los Ángeles para preparar nuevos temas.

He estado componiendo junto a Leroy Sánchez, que es uno de los autores de SloMo, y otros músicos supertop, como Mario Cáceres y Claudio Abraham. Han sido mis primeras sesiones como autora: ¡increíble! Tengo muchas ganas de que veáis pronto lo que hemos trabajado.

O sea, que habrá disco...

¿Por qué no? ¡No me cierro ninguna puerta! Y menos, artísticamente hablando. Siempre digo que de los cobardes no se ha escrito nada. Lo que sí sé es que tengo muchas ganas de hacer arte.

¿Cómo lleva la fama?

Es muy raro. Me piden un montón de fotos por la calle. Estoy recibiendo mucho cariño de la gente, y eso es muy guay.

¿Cómo se define como artista?

Muy exigente y pasional. Pasión por el trabajo, que al final es mi vida. Pasión por el arte. Vivo las cosas muy intensamente y este canal está abierto, como artista, cuando me subo al escenario.

¿Sus referentes musicales?

Me han inspirado muchos artistas. Christina Aguilera, Las Spice Girls...Veía que cantaban y bailaban. ¡Obviamente, Beyoncé! Y Shakira.

Y ahora, ¿qué escucha en sus listas de reproducción?

Hay de todo. Tengo el musical de Los Miserables en bucle. Me gusta mucho escuchar a Selena Quintanilla y a Gloria Stefan. También estoy con el último disco de Amber Mark, Three dimensions Deep; ¡me encanta! Tengo reggaetón antiguo, y a Whitney Houston, ¡cómo no! E incluso una lista de Disney...

Compartir el artículo

stats