La tumba de Menna

Los títulos de Menna indican que fue un escriba y un supervisor de los campos del templo de Amón

La tumba de Menna.

La tumba de Menna.

Lara de Armas Moreno

Lara de Armas Moreno

Menna fue un alto funcionario y escriba que vivió bajo los reinados de Tutmosis IV y de Amenhotep III. Fue sepultado en Tebas en la TT 69, decorada con impresionantes murales que muestran la vida cotidiana durante la Dinastía XVIII. El recinto fue construido en el interior de la roca, cerca de la tumba del «Sacerdote supremo de Amón» Mery-Ptah (TT 68).

Existen pocos textos conservados en los que se hable de Menna. Se conocen sus títulos gracias a que se encontraron escritos en su tumba:

«Escriba. Supervisor de los campos de Amón

Supervisor de las tierras de Amón

Supervisor de los campos del Señor de las Dos Tierras

Escriba de los campos del Señor de las Dos Tierras

Sur y Norte

Escriba del Señor del Señor de las Dos Tierras».

Los títulos de Menna indican que fue un escriba y un supervisor de los campos del templo de Amón, así como de los campos del Señor de Las dos Tierras, del sur y del norte. También señalan que administró las nuevas tierras del templo para ser cultivadas por mano de obra. Como supervisor de los campos, Menna controló a varios escribas y era el responsable de mantener informada a la administración central de las tierras y de la actividad de los granjeros del faraón.

Gracias a las escenas representadas en su tumba se sabe que Menna supervisó las delegaciones que medían los campos y que se encargaban de llevar a los moros ante la justicia. También inspeccionó el trabajo en el campo y registró el rendimiento de la cosecha. De hecho, que la administración de los campos y del templo se dejase en manos de una sola persona es algo inusual y durante la Dinastía XVIII solo se dio en el caso de Menna.

El escriba se casó con Henuttawy, la cual aparece representada en casi todas las escenas de la capilla. Sus títulos indican que sirvió como «Cantante de Atón», una ocupación popular entre las mujeres de la nobleza de esta Dinastía. Además, llevó el título de «Señora de la Casa» lo que indica que, posiblemente, ya tenía bienes a su nombre antes de casarse.

La tumba está situada en un patio cerrado, ligeramente hundido, al que hoy se accede por una rampa de piedra. El plano de la capilla tiene forma de T invertida y está compuesta por una amplia sala transversal y otra larga interior con un santuario al final.

Recientemente un equipo de investigadores liderados por Philippe Martínez de la Universidad de la Sorbona han estudiado con rigor las dos tumbas del Reino Nuevo: la de Menna y la de Nakhatamón, supervisor de Ramsés-seum. Los resultados fueron sorprendentes y han sido publicados en la revista Plos One. Los científicos estudiaron los murales mediante una técnica de imágenes de fluorescencia de rayos X macro (MA-XFR) que les permitió realizar un mapeo de los componentes químicos de los pigmentos utilizados. Esto facilitó que pudieran observar las alteraciones producidas durante la creación de las obras. Por ejemplo, consiguieron identificar un tercer brazo en la figura de Menna, lo cual demuestra que se hizo una corrección en la pintura. Los expertos concluyen que este método podrá revelar muchos nuevos elementos ocultos en otras tumbas egipcias antiguas.

Comparte la pasión por la historia en @elpergaminodeclio