Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ley de renovación Nuevo marco normativo

Socialistas y CC acorralan a Rivero y fuerzan votar la reforma de la ley turística

Coalición en Gran Canaria exige al Gobierno "bajar el tono" y asumir los acuerdos

Socialistas y CC acorralan a Rivero y fuerzan votar la reforma de la ley turística

Socialistas y CC acorralan a Rivero y fuerzan votar la reforma de la ley turística

El Gobierno canario corre el riesgo de quedarse solo en su empeño por blindar la renovación de la planta alojativa y bloquear toda posibilidad a la construcción de hoteles de cuatro estrellas. El PSOE, socio de CC en el Ejecutivo, aseguró ayer que seguirá adelante con el compromiso adquirido por la Cámara regional de reformar la ley turística antes de que culmine la legislatura en mayo "al margen de las aspiraciones que puedan tener otros partidos y sus candidatos".

El anuncio del PSOE se produce un día después de que el presidente del Gobierno, Paulino Rivero, hiciera una defensa cerrada por la renovación y prácticamente dé un portazo a las aspiraciones de Gran Canaria, isla que lidera la reclamación de la reforma de la Ley de Renovación y Modernización Turística de Canarias, aprobada en mayo de 2013, porque limita la construcción de establecimientos hoteleros a cinco estrellas o superior.

"En Canarias se pueden hacer hoteles de cuatro estrellas pero rehabilitando lo viejo", señaló el presidente durante la colocación de la primera piedra de un hotel de lujo en Adeje. Con sus palabras refrenda las declaraciones del consejero de Política Territorial, Domingo Berriel, de que "la modificación de la norma "no es una prioridad" y que el "Ejecutivo está satisfecho con el funcionamiento de la ley actual". Y ello a pesar de que durante la evaluación de la norma en la Cámara, el pasado mes de octubre, el Ejecutivo admitió la necesidad de cambios y él mismo llevó a la mesa de Consejo de Gobierno un primer borrador en el que artículo 4.2 de la norma aparece modificado y se da entrada a nuevos establecimientos, condicionados al cumplimiento de estrictos estándares de calidad.

Con la negativa a seguir adelante con la reforma, Rivero, además, hace oídos sordos a su propio partido.

En la última reunión del comité permanente, el pasado miércoles, Coalición plantó cara al Gobierno y advirtió que llevará la modificación al Parlamento si el Ejecutivo no lo hace en breve. Ayer el secretario de la formación nacionalista en Gran Canaria, Fernando Bañolas, era tajante al respecto: "Ese fue el acuerdo y eso es lo que se hará". Bañolas, además, insta "a todos", en referencia a Rivero, "a bajar el tono y asumir los compromisos".

Independiente

El portavoz del grupo parlamentario socialista, Manuel Fajardo, deja claro que la posición de su formación es "independiente y firme". Es decir, el PSOE se comprometió a que si la evaluación de la norma evidenciaba la necesidad de cambios estos se llevarían a cabo "para la más eficaz renovación y potenciación de la actividad turística", tal y como señala la proposición no de ley aprobada en septiembre de 2013.

Ello, no obstante, sin dejar de apostar "por un modelo turístico basado en la renovación e incentivación como forma de preservar la fragilidad del territorio y haciendo de Gran Canaria un destino turístico sostenible y competitivo", señala Fajardo en un comunicado en que también hace hincapié en que estas aspiraciones poco tienen que ver con las del Partido Popular -que reclama la liberación total del suelo- o el candidato de CC a la Presidencia en la elecciones de mayo, Fernando Clavijo,- que ha apostado por la desaparición del órgano de control urbanístico de la Comunidad Autónoma (Cotmac)-.

Compartir el artículo

stats