Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista. Catedrático de Estructura Económica

Santiago Niño-Becerra: "La recuperación se ha sustentado en abaratar y facilitar el despido"

"EE UU recupera la producción textil que llevó a Asia, pero con un ahorro del 70 % en la mano de obra", afirma el economista en su nuevo libro

Santiago Niño-Becerra durante una entrevista.

Santiago Niño-Becerra durante una entrevista. EFE

¿El Estado de bienestar que hemos disfrutado en Occidente desde ha sido un paréntesis al que la crisis ha puesto fin o ve usted posibilidades de recuperarlo en la postcrisis?

Tanto si por Estado de Bienestar entiende el modelo de protección social como si entiende el estado de ir a más, de crecimiento continuado, en que el planeta entró tras el fin de la contienda mundial, la respuesta es que es irrecuperable porque no se dan las circunstancias que los posibilitaron. Para que se diese el modelo de protección social era imprescindible el pleno empleo del factor trabajo, y ahora la demanda de trabajo es decreciente; y para llegar a esa situación de crecimiento continuado fue imprescindible que hubiese una práctica capacidad ilimitada de consumo, y ahora las rentas van a la baja y la capacidad de endeudamiento es casi nula; y eso sin entrar en que entonces se supuso que la disponibilidad de commodities era ilimitada y hoy se sabe que no es así.

¿Puede dar nuestro mundo empleo masivo si cada vez la tecnología ocupa el lugar del ser humano? Y si no, ¿de qué viviremos?

No, por ello el desempleo estructural será creciente (del 18 % en España para después de la crisis, según el último informe del BBVA Research en diciembre). La tecnología cada vez es más eficiente, más barata y de utilización más fácil, por lo que cada vez es más eficiente y más idónea para sustituir factor trabajo. Jeremy Rifkin ha estimado que en algún momento del siglo XXI bastará con el 5 % de la población mundial para generar el 100 % del PIB del planeta. Por eso es tan esencial, de entrada, instituir una renta básica; más adelante será ineludible la planificación del crecimiento demográfico. Un ejemplo de la necesidad decreciente de factor trabajo: la producción textil, de tejido, fue una de las primeras actividades que se deslocalizó desde USA al Este de Asia; ahora está retornando, pero ahorrando el 70 % de la mano de obra que se utilizaba antes.

Sudamérica parece despertar y África tendrá que hacerlo en algún momento. ¿Qué papel podrá jugar entonces la vieja Europa?

El despertar de Latinoamérica fue un espejismo: ya en el 2014 su crecimiento fue ridículo y en el 2015 se espera que sea anémico. Son economías basadas en gran medida en la producción y exportación de commodities y si la demanda mundial de las mismas retrocede ? Y para colmo el endeudamiento privado ha crecido enormemente. África sigue ahí, y sus commodities también, y se explotarán, pero su principal activo, el factor trabajo, cada vez es menos necesario. En conjunto, no me refiero a zonas concretas o a profesionales específicos, veo muy escasas posibilidades a Latinoamérica y a África.

Keynes es el gran referente de la izquierda económica. Su nombre es citado cada vez que se critica la política de austeridad que imponen Alemania y sus aliados, que ha estrangulado a países como Grecia, aunque España, en términos macroeconómicos, ha reaccionado al alza. ¿Cómo lo ve usted? ¿Cuál es el camino? ¿Hay que echar de menos a un Franklin Delano Roosevelt?

Es curioso, Keynes es un referente de la izquierda económica y era un gentleman que fue nombrado lord. Bien. La situación en Grecia en el 2015 no se parece en nada a la de USA o Europa en la década de 1930: entonces estaba todo por hacer, y hoy hay un exceso de todo, sobre todo de deuda. España no ha reaccionado al alza. En España lo que ha sucedido es que la ciudadanía desea creer que "se va a salir" y está consumiendo a base de desahorrar, ya que los salarios no aumentan y la deuda privada es monstruosa, lo que es un suicidio a medio plazo.

¿Tiene solución la crisis griega?

Sí, si 1) sus acreedores están dispuestos a perder un porcentaje de lo que Grecia debe, y 2) si Grecia asume que en el próximo futuro va a vivir bastante peor de lo que vivió en el 2003 o 2004, independientemente de lo bien o mal que entonces viviera.

Países periféricos como España y Grecia, a través de Syriza y Podemos, viran hacia la izquierda radical, mientras en los países centrales y del norte crece la extrema derecha. ¿Vamos a un choque de trenes?

También es curioso: Si hoy Syriza y Podemos es izquierda radical, ¿qué sería hoy la Liga Comunista Revolucionaria de finales de los 70? Pienso que a nadie le interesa un choque de trenes porque en una situación como esa todo el mundo pierde. Además, para que se dé algo así el substrato ideológico ha de ser fortísimo, como en los años 30, y ahora la ideología ?

Todas las grandes crisis económicas han tenido efectos políticos y sociales de primera magnitud. Sin ir más lejos, la Gran Depresión se saldó con la guerra más mortífera y destructiva de la historia. Pero ¿cuáles cree usted que serán esas grandes transformaciones que los historiadores destacarán como fruto de esta época?

Una guerra es hoy impensable porque con las características tecnológicas del armamento existente y con su capacidad destructiva y contaminante, no habría ni vencedores ni vencidos, y las guerras se hacen para ganarlas, si no fuese por eso ? Pienso que esas transformaciones serán básicamente tres: la pujanza incontenible de las grandes corporaciones; la coordinación de proyectos y objetivos a nivel transnacional; y el declive de los Estados y la emergencia de clusters unidos en redes.

¿Pondrán los ciudadanos fin al bipartidismo en España?

Pienso que el bipartidismo ya ha finiquitado, pero más que por la voluntad de los ciudadanos por las opciones planteadas por los partidos tradicionales. Lo que habría que investigar es el porqué de esa falta de opciones.

El Gobierno confía en que la recuperación económica le ayude a remontar en el año que queda. Sin embargo, todo lo que se ve son mejoras que no llegan al ciudadano. ¿Qué opina usted?

Que no existe tal recuperación. En las últimas previsiones publicadas por la Comisión Europea la mayoría del peso del crecimiento para el 2015 y el 2016 lo soporta la demanda interna, la inversión contribuye muy escasamente y las exportaciones netas prácticamente nada. Y ello en un entorno de desempleo que según las mismas previsiones no bajará del 20 % y de unos costes laborales estancados. La tan cacareada recuperación se ha sustentado en una falacia: en conseguir una competitividad basada en abaratar y facilitar el despido, en fomentar la contratación a tiempo parcial y en abaratar salarios. Y eso no es sostenible.

Los españoles nunca tuvieron una prosperidad tan elevada en su historia como en la etapa democrática y eso que en el imperio de Felipe II no se ponía el sol. Sin embargo, con la crisis, la clase media se ha empobrecido a ojos vista. ¿Es irremediable esta creciente desigualdad?

Bueno, el pasado ? Entre 1557 y 1647 España hizo seis suspensiones de pago. El aumento de la desigualdad no es exclusivo de España: en Estados Unidos hoy la concentración de la riqueza por parte del 1% más rico de la población se halla en los niveles que tenía en 1928, y en otras economías está sucediendo lo mismo. Y sucede porque quienes ostentan la propiedad del capital, la tecnología de vanguardia, y los medios de producción se han dado cuenta de que ni necesitan a la mayoría del factor trabajo ni a la clase media, lo que no sucedió entre 1950 y 1980. Por tanto, la respuesta es afirmativa: la desigualdad es irremediable, lo que puede modificarse son los niveles de renta de quienes están más abajo, por ejemplo a través de una renta básica que garantice unos mínimos.

La mejora relativa de los últimos meses en Europa se ha visto impulsada, entre otros factores, por la bajada espectacular del petróleo. ¿Se mantendrá esta tendencia?

Cuidado con la bajada del precio del petróleo: recientes investigaciones apuntan a que puede estar causada por la enorme deuda que arrastran las petroleras, por lo que, en su afán de aumentar ingresos, fuerzan bajadas de precios a fin de desplazar competencia; por otra parte, la bajada de precios muy bien puede estar anticipando caídas de consumo y por tanto de actividad; amén de que los ingresos de los países petroleros se resentirán y con ello sus compras al exterior. A muy corto plazo, es positivo por el efecto que produce, pero a medio y largo ?

El Banco Central Europeo ha iniciado un programa de compra de deuda pública. ¿Debía haberlo hecho antes? ¿Será suficiente?

Es que, pienso, es un error empezar a comprar deuda sin haber abordado antes temas como la compensación de deudas y la homologación presupuestaria y fiscal. De hecho, unas compras de deuda como se han planteado se convierten, pienso, en unas inyecciones de anfetaminas que sólo compran tiempo, como en Estados Unidos.

Compartir el artículo

stats