20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Canarias atrajo a contribuyentes ricos también durante lo peor de la crisis

El Archipiélago, junto con otras cuatro comunidades, capta grandes patrimonios por la fiscalidad ventajosa y las oportunidades socioeconómicas que ofrece

Canarias atrajo a contribuyentes ricos también durante lo peor de la crisis

Canarias atrajo a contribuyentes ricos también durante lo peor de la crisis

Canarias atrajo a grandes patrimonios durante los peores años de la crisis. El Archipiélago es una de las cinco regiones españolas que presentan un saldo positivo de contribuyentes ricos -más entradas que salidas-, no solo por ofrecer una fiscalidad más ventajosa para los bolsillos más acaudalados, sino también por las oportunidades socioeconómicas que ofrece a los ciudadanos para desarrollar sus negocios.

El informe Movilidad de los contribuyentes de rentas altas en respuesta a las diferencias regionales en los impuestos personales de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) refleja que, desde 2006, en las Islas entraron 122 contribuyentes de renta alta frente a los 116 que se marcharon a otras regiones. La mayoría de esos nuevos grandes patrimonios procedían de Andalucía y Madrid, pues de cada una de estas dos comunidades se asentaron en el Archipiélago 30 ciudadanos con alto poder adquisitivo. Castilla La Mancha (15), Asturias (12), Extremadura (10), La Rioja (10), Cataluña (5), Castilla y León (4), Galicia (4) y Baleares (2) son las otras regiones de las que partieron los grandes patrimonios. En cuanto a la fuga de contribuyentes ricos en las Islas, fue Madrid el principal destino de aquellos que decidieron hacer las maletas, puesto que hasta esa comunidad fueron a parar 60 mientras que otros 32 eligieron Andalucía.

El estudio analiza el efecto llamada que ejerce las diferencias que existen entre los impuestos personales sobre los que las comunidades tienen competencias: el IRPF, el tributo de patrimonio y el impuesto de sucesiones y donaciones. Madrid es la comunidad más atractiva porque el tipo de tarifa autonómica del impuesto sobre la renta que grava a los patrimonios más caudalosos es el más bajo del país: un 21%. En las Islas, el tipo asciende al 24%, pero aún así no es el más elevado del conjunto, puesto que nueve regiones llegan o superan el 25%, según datos del Ministerio de Hacienda relativos a 2017.

Respecto al impuesto de patrimonio, Canarias no presenta una gran diferencia con otras comunidades, pero sí es más llamativa la diferencia en el impuesto de sucesiones y donaciones. El informe de Fedea destaca que en 2017 solo cinco comunidades mantienen un régimen de tributación que, aunque ofrece beneficios fiscales para los parientes próximos, está vinculado al cumplimiento de determinados límites. Canarias no está entre ellas, pues la bonificación del 99,9% sitúa a las Islas a la cabeza de las comunidades que menos penaliza heredar. Ahora bien, hay un grupo de regiones que le sigue la estela con una tasa que se sitúa nueve décimas por debajo.

A juicio del asesor fiscal Orlando Luján, los traslados de los grandes patrimonios no obedecen a los "pequeñísimos diferenciales" que en los tributos personales pueden encontrar los contribuyentes más ricos, sino en los incentivos del Régimen Económico y Fiscal (REF) de Canarias para poner en marcha negocios y los propios atractivos que ofrece la región para vivir en ella.

En cuanto a los contribuyentes de clase media, el Archipiélago no sale bien parado puesto que pierde 1.235, la quinta cifra más elevada del país.

Compartir el artículo

stats