Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Canarias alcanza el nivel de afiliación de extranjeros anterior a la crisis

El empleo que cubren los foráneos requiere ahora mayor formación y, al contrario que en 2008, son mayoría de la UE

Canarias alcanza el nivel de afiliación de extranjeros anterior a la crisis

Canarias alcanza el nivel de afiliación de extranjeros anterior a la crisis

La masiva destrucción de empleo generada por la crisis redujo de manera drástica el número de extranjeros afiliados a la Seguridad Social en Canarias. Sin embargo, el rebrote de la actividad económica de los últimos ejercicios condujo la cifra a un lógico crecimiento. En mayo había en las Islas 95.108 ciudadanos con pasaporte distinto del español dados de alta, según los datos ofrecidos ayer por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. Son solo ya un 1,05% menos de los registrados ocho años antes.

Quienes anunciaron que tras la dura crisis y sus devastadores efectos nada sería igual aciertan de plano. Hace ocho años, la mayoría de foráneos con empleo procedían de países no integrados en la Unión Europea (UE). Representaban en aquellas fechas el 58,05% del total, catorce puntos más que en el momento actual (44,37%).

El secretario de Política Institucional de UGT Canarias, Pedro Martínez, sitúa parte de la explicación a la actual presencia mayoritaria de extranjeros de la UE en la naturaleza de los empleos que se ofertan. El turismo y el comercio son los sectores que acumulan más años de crecimiento en los últimos diez y, lógicamente, son también los que más mano de obra, extranjera o no, demandan. En ambos casos, pero con mayor incidencia en el sector alojativo, son "las carencias formativas en idiomas", señala el sindicalista, las que llevan a los empresarios a buscar en otros países el personal que requieren y no pueden encontrar en Canarias. "Solo el 37% de los trabajadores tiene algún conocimiento de inglés", remata Martínez. Esa es una puerta abierta para la mano de obra foránea y que en ocasiones también lo están en el negocio comercial, sobre todo en las zonas más turísticas del Archipiélago.

En cuanto a los no comunitarios, su presencia es más abundante en los empleos menos especializado. Por ejemplo, "en el sector agrario", detalla el secretario general de CCOO-Canarias, Inocencio González, o en "servicios del hogar. En este último, solo 35 de los que estaban dados de alta en abril -2.630- llegaron desde países miembros de la UE.

El vuelco se produce también por la pérdida de peso que padeció la construcción desde el estallido de la burbuja inmobiliaria. Ese era un nicho que acumuló durante varios ejercicios consecutivos una sobreactividad que requería de un gran número de trabajadores. En mayo de 2008 desarrollaban en él su actividad 10.561 extranjeros, ocho años después lo hacen menos de la mitad, 5.208.

"Solo la renovación turística", afirma Pedro Martínez, alimenta con cierta fuerza el sector en el momento actual. "Tenemos en las Islas, 130.000 viviendas vacías y más de 36.000 se quedaron sin comprador en el momento en que se desató la crisis", continúa. Es decir, para el integrante de UGT-Canarias, la oferta continúa siendo lo suficientemente elevada como para hacer escasamente recomendable impulsar la nueva construcción.

Más aún observando, siempre según sus palabras, la debilidad de la "demanda vegetativa", como define la incorporación a la situación de potenciales compradores de las generaciones que alcanzan la edad de emancipación. "Poner en marcha un proyecto, en solitario o en pareja, se hace prácticamente imposible con los actuales salarios de miseria y contratos que nada aportan a la seguridad futura", resume el sindicalista.

Un rasgo común a los países de la UE que más trabajadores aportan es su notable presencia en el Régimen Especial de Autónomos. Es decir, se crean su propio empleo. Los más numerosos son los italianos (11.565) y prácticamente la mitad de ellos (5.612) son trabajadores por cuenta propia. Les siguen los británicos, que son 6.287 en total y 2.794, autónomos. Los alemanes completan la terna con 4.405 ciudadanos dados de alta, de los que una gran mayoría -3.058- opta por el autoempleo.

El patrón es completamente distinto cuando se analiza a los procedentes de países no comunitarios. Los más numerosos son los marroquíes, que suman un total de 5.186 y tan solo 412 inscritos como autónomos. Esa tónica, ampliamente dominante, solo la quiebran los chinos, que llegan hasta los 2.936 y tres de cada cuatro (73%) trabajan por cuenta propia, la inmensa mayoría en el ámbito del comercio.

"Fuera se sabe que Canarias camina hacia el quinto año consecutivo de crecimiento, saben que hay perfiles que aquí no se encuentran y entienden que pueden labrarse un futuro en las Islas, señala Inocencio González.

Compartir el artículo

stats