Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El obligado cero turístico lleva leche 100% canaria a los supermercados

Quesos Flor Valsequillo, que trabaja con 200 ganaderos, lanza el proyecto para dar salida al excedente generado por la ausencia de turistas en el Archipiélago

El obligado cero turístico lleva leche 100% canaria a los supermercados del Archipiélago. La pandemia del coronavirus ha supuesto un duro golpe para muchas actividades y empresas, pero también ha sacado a flote la solidaridad y red de apoyo del tejido empresarial isleño para generar nuevas sinergias y dar soporte a toda la cadena productiva. Canarias no es ajena a esta realidad. Con una economía especializada en el turismo -sector que aporta el 35% del PIB y genera el 40% de los empleos-, la región es una de las comunidades más afectadas del país por los zarpazos del virus. Y no solo por la caída de la actividad turística, sino también por la afección a la industria que orbita en torno a ella.

La ausencia de visitantes en las Islas como consecuencia del ya extinto estado de alerta sanitaria ha provocado que numerosas empresas del sector primario se queden sin la demanda de uno de sus principales clientes. Quesos Flor Valsequillo, ante tal tesitura, decidió derivar el excedente generado al envasado de leche UHT para su puesta en venta en las cadenas de distribución. El canal Horeca, acrónimo de hoteles, restaurantes y cafeterías, acaparaba hasta el estallido de la crisis sanitaria el 40% de su producción. La empresa, tras la caída de la demanda por el cierre de la restauración y establecimientos alojativos, tenía que tomar una decisión: dejar de recoger leche o buscar una nueva salida al excedente sobrevenido. Optó por la segunda alternativa y desde principios de mes el consumidor local puede hacerse con esta leche bajo la marca Granja Flor Valsequillo.

Un millón de litros

La empresa, que emplea a más de 200 personas y recibe leche de dos centenares de ganaderos, estima que hay que envasar en torno a un millón de litros. Tras el ordeño de los animales, el tiempo para comenzar a transformar la leche antes de que se acidifique es de aproximadamente dos días. "Pero hay un momento en el que tu capacidad de almacenar producto viene determinada por tus instalaciones", expone el director comercial de Quesos Flor Valsequillo, Juan Lloret.

La quesería alquiló cámaras externas para dar cabida a todo el queso producido y habilitó instalaciones que no estaban inicialmente destinadas a tal fin. "Pusimos en marcha cámaras en tiempo récord, pero en un momento determinado llegas a tu máximo de capacidad de almacenamiento", agrega. En ese punto ya solo quedaban dos opciones: rechazar leche o abrir nuevos caminos. La primera opción conduce a los ganaderos a reducir su producción mediante el sacrificio de animales o la variación de la alimentación, con la consecuente amenaza de desmantelación y dificultad de reactivación posterior en caso de que aumente la demanda. La segunda alternativa, "el proyecto social para dar viabilidad a las explotaciones agrarias", es finalmente la iniciativa que prospera.

La leche, recogida en Gran Canaria, se envasa en la planta de una industria láctea en Tenerife. Del millón de litros que la empresa calcula que hay que envasar como leche UHT, se han alcanzado hasta el momento los 200.000 litros. La compañía, presidida por Francisco Martel, también ha alcanzado un acuerdo con Gestión del Medio Rural de Canarias (GMR Canarias), la sociedad mercantil pública adscrita a la Consejería de Agricultura, Ganadería y Pesca del Gobierno regional, para que asuma hasta 500.000 litros.

Quesos Flor Valsequillo, que ya cerró un acuerdo con Lidl para la venta de la leche Granja Flor Valsequillo, mantiene negociaciones con varias cadenas de distribución. Lloret insiste en que el proyecto "no tiene un fin lucrativo, sino social para dar salida a los excedentes". "Si la normalización del mercado turístico se produce de aquí a septiembre u octubre, toda esa leche excedentaria volverá a reconducirse hacia los productos que habitualmente suministrábamos a los hoteles", apunta.

Quesos Flor Valsequillo recibe unos 100.000 litros de leche al día y produce quesos, yogures, almogrote o dulce de leche. Su director comercial indica que nadie antes se había enfrentado a una situación como la actual, en la que aún se desconoce cómo se va a recuperar el sector turístico y qué cambios de hábitos de consumo se producirán. El mercado doméstico, expone, no tiene capacidad para asumir el 40% de producción que de forma habitual se destinaba al canal Horeca. Un 40% motivado, entre otros aspectos, por los más de 15 millones de turistas que ha acogido el Archipiélago en los últimos años. Justo hace un par de días Felipe VI y doña Letizia visitaron Canarias para dar un impulso al turismo y su apoyo al sector primario. Los Reyes escogieron el Archipiélago como primera parada de su gira por el país una vez que toda España está inmersa en la denominada nueva normalidad.

Compartir el artículo

stats