Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pandemia hunde un 32% las compras de vivienda de los extranjeros

El ‘brexit’, la devaluación de la libra y la pandemia retraen a los británicos, principales compradores

Una pareja de turistas en una playa del sur de Gran Canaria

Una pareja de turistas en una playa del sur de Gran Canaria Andrés Cruz

Con el inicio del 2021 comienzan a conocerse las estadísticas que reflejan las consecuencias de la pandemia del coronavirus durante el pasado año. Y hay malas noticias para el mercado inmobiliario canario, en donde el virus ha hundido un 32% las compras de vivienda de extranjeros en las Islas. En los tres primeros trimestres de 2019 los foráneos realizaron 4.340 operaciones de compraventa en el Archipiélago, mientras que en el mismo periodo de 2020 tan solo se completaron 2.950 ventas, según los datos que maneja el Colegio de Registradores.

El porcentaje de compra de viviendas de ciudadanos extranjeros siempre ha sido importante en las Islas. Durante los primeros nueve meses del año pasado se vendieron en Canarias 12.888 casas, el 23,6% de ellas las compraron personas foráneas. Este porcentaje también se ha visto reducido respecto a los tes primeros trimestres de 2019, donde la porción de compradores extranjeros rondaba el 26%. En términos absolutos, el segundo trimestre fue el más duro, solo en ese periodo la caída fue de más del 40%, pasando de 1.061 ventas en 2019 a 632 en 2020.

A pesar de la reducción en las cifras, Canarias se mantiene como la segunda comunidad autónoma con mayor peso de compra de viviendas por extranjeros en España. Tan solo le supera Baleares, donde el 27% del total de operaciones de compraventa la realizaron personas de este sector. Estas dos comunidades autónomas, junto a la Comunidad Valenciana, han sido las únicas que normalmente ha venido registrando pesos de compra de vivienda por extranjeros superiores al 25%. Tras ellas, con pesos destacados, en algunas ocasiones incluso próximos al 20%, se encuentra Murcia, con ritmos de crecimiento importantes durante los últimos años. Tras este grupo suelen situarse, con niveles relativamente próximos, Cataluña y Andalucía.

Las diferencias entre comunidades son notables por las características propias de la demanda extranjera, según explican desde el Colegio de Registradores. Los datos apuntan a un predominio de búsqueda de destinos de costa y alta intensidad turística. Por ello, los dos archipiélagos españoles ocupan los puestos más altos del ranking.

Al analizar los datos por provincias destaca que las dos del Archipiélago también estuvieron en 2020 entre las preferidas por los compradores extranjeros. Concretamente, los resultados registrados sitúan a la provincia de Alicante en cabeza con un 38% de compra por extranjeros, seguida de Santa Cruz de Tenerife con un 32% , Málaga con un 30%, Girona con un 28%, Islas Baleares con un 27%, y Las Palmas con un 20%, del total de ventas en la región.

Y tanto en Las Palmas como en Santa Cruz de Tenerife se registraron caídas respecto a 2019. La provincia oriental logró cerrar, en los primeros tres trimestres de 2020, 1.203 operaciones de compraventa con extranjeros, frente a las más de 1.800 que completó en el mismo periodo del año anterior, lo que implica una caída del 34%. Y lo mismo en la provincia occidental, donde durante los primeros meses de 2020 se alcanzó la cifra de 1.750 compras de foráneos, mientras que en 2019 la cifra superaba los 2.500, produciéndose, con ello, una disminución del 31%.

Según los datos del Colegio de Registradores, los extranjeros protagonizaron 36.850 compraventas de vivienda en España durante los tres primeros trimestres de 2020, un número que contrasta con las más de 47.150 que se registraban en los nueve primeros meses de 2019, antes de que se propagase el virus Covid-19 por todo el mundo.

En el conjunto del año, los británicos se mantuvieron como los extranjeros que más vivienda adquieren en España, aunque su protagonismo ha ido perdiendo fuerza ante la pandemia y la salida del Reino Unido de la Unión Europea. En el primer trimestre, la demanda británica llegó a registrar incluso su mínimo histórico con 1.900 operaciones, el 12,6% de todas las realizadas por ciudadanos extranjeros. Tras los británicos se situaron los franceses, alemanes y marroquíes.

Los registradores apuntan a que el brexit, la evolución de la libra y las consecuencias de la pandemia pueden provocar que a corto plazo los británicos dejen de ser la nacionalidad con mayor peso en la compra de vivienda por parte de extranjeros en España, situación que ha estado presente desde que se analiza esta variable.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats