Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El gasto británico en las Islas crecerá en 72 millones al año con el ‘tax free’

Implementar un sistema ágil de devolución del IGIC a los turistas en Canarias puede hacer que visitantes de Reino Unido aumenten sus compras en un 50%

Turistas británicos en las Islas. |

Implementar un sistema ágil y digital para la devolución del Impuesto General Indirecto Canario (IGIC) a los turistas extracomunitarios podría suponer para el Archipiélago sumar al menos 72,3 millones de euros de gasto británico cada año. Un 60% de los visitantes que llegan a España procedentes de Inglaterra, Gales, Escocia o Irlanda del Norte estarían dispuestos a gastar un 50% más en sus compras si estas estuvieran libres de impuestos, tal y como ocurre desde el pasado 1 de enero, tras hacerse efectivo el divorcio entre Londres y Bruselas–. Unas cifras que se traducen en el Archipiélago en un aumento del gasto británico en compras que en total podría alcanzar el 30% y que a nivel nacional supondría 1.100 millones de euros de gasto potencial, según un estudio elaborado por Global Blue, el primer operador internacional de tax free.

La salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) abre un abanico de posibilidades para promocionar a España, y también a Canarias, como destino de compras, ya que los ciudadanos extracomunitarios tienen derecho a que se les reintegre lo que han abonado en concepto de IVA o IGIC, en el caso de las Islas. ¿Cuál es el problema? Que a diferencia de lo que ocurre en el resto de comunidades autónomas, el Archipiélago, al tener un régimen fiscal diferenciado, todavía no ha implementado un sistema ágil y digital para tramitar esta devolución, con lo que los procedimientos para llevar a cabo este reintegro son engorrosos y no están adaptados al siglo XXI. Hasta ahora la puesta en marcha de este mecanismo no era tan determinante para el Archipiélago, ya que apenas el 10% de sus turistas procedía de países de fuera de la UE. Sin embargo, la ruptura del Reino Unido con Bruselas permitirá que casi cinco millones de turistas británicos al año puedan beneficiarse en Canarias de esta medida, una vez se recuperen los números anteriores a la pandemia.

¿Qué supone para las Islas el retraso en la implementación de este mecanismo? Para Luis Llorca, country manager de Global Blue España, supone «perder una oportunidad magnífica», ya que «otros destinos van a poder ofrecer lo mismo que ofrece Canarias con este plus». Además, recordó que las Islas ya fueron destino de compras en el pasado y señaló que pueden volver a serlo.

Llorca mostró su desacuerdo a que se reste importancia al potencial que puede tener este reclamo en Canarias, ya que si bien señaló es cierto que la fiscalidad en el Archipiélago es menor que la que existe en la Península, no tenerlo implementado supone una desventaja para la región, que compite con destinos como Mallorca, Grecia o Chipre que ya lo han puesto en marcha.

Canarias trabaja en un programa propio que cederá gratis a los comercios para reducir el coste

decoration

Tampoco se mostró de acuerdo en la afirmación que asegura que los turistas británicos no vienen a las Islas a comprar. «Nuestra posición es distinta, si no gastan haz que gasten», recalcó, ya que «existen herramientas para poder hacerlo». Por eso, insistió en la necesidad de que el Gobierno de Canarias lo ponga en marcha «cuanto antes».

El Ejecutivo regional ya ha anunciado que está trabajando en un mecanismo más ágil y sencillo y que además tenga un coste menor que el que ya opera en la Península. Raquel Peligero, directora de la Agencia Tributaria Canaria, explica que las operadoras, que actúan como intermediarios en el proceso, cobran una comisión tanto al comercio como al turista que puede alcanzar el 43%. Al ser el Archipiélago una zona de baja tributación, los importes que deberán devolverse a los turistas serán con frecuencia más bajos que en el resto del país, por lo que si se aplican comisiones muy elevadas el reintegro prácticamente se lo comerían estas empresas y no existiría incentivo para los visitantes. «Estamos trabajando para desarrollar un software propio que podamos ceder gratuitamente a los comercios e intentar que la comisión que se aplique a los turistas sea cero o la mínima posible», destaca, ya que se quiere evitar imponer un sistema operativo a los negocios que genere costes anuales obligatorios.

Peligero detalla que se están barajando todas las opciones, ya que por ejemplo, en algunos destinos el tax free se aplica directamente en la tienda como descuento específico, algo que también podría llevarse a cabo en el Archipiélago. «Estamos estudiando todas las alternativas», asegura y reafirma que el sistema podría estar ya en marcha a principios de 2022.

Sin embargo, insiste en que el tax free no será para Canarias tan revulsivo como puede serlo en otras partes del país. «No será un efecto llamada porque ya estamos en una zona de baja tributación», valora. Pero mantiene que, precisamente por los menores impuestos que se pagan en el Archipiélago, las Islas ya pueden utilizar este reclamo para captar turistas.

Compartir el artículo

stats