Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La retirada de los aranceles duplica las exportaciones de vino canario a EE UU

La reactivación económica y el fin de la política proteccionista del expresidente Donald Trump reavivan el intercambio comercial entre el Archipiélago y el país norteamericano

Una jornada de la vendimia de este año en una finca de Arico. | | ANDRÉS GUTIÉRREZ

La tregua pactada entre Estados Unidos (EE UU) y Europa, para dejar sin efecto los aranceles al comercio entre ambas regiones impuestos durante el mandato del expresidente Trump, se nota ya en los niveles de las exportaciones canarias al país norteamericano. Un armisticio comercial que tiene como principales beneficiarios en las Islas a los bodegueros que comercializan allí parte de su producción y que han visto como durante los primeros seis meses de este año las exportaciones se han duplicado, auspiciadas también por la reactivación económica en Estados Unidos tras la pandemia.

«Ya hemos recuperado los niveles anteriores a la crisis y las perspectivas para este año son muy buenas», destaca Juan Jesús Méndez, propietario de Bodegas Viñátigo, una de las pioneras en la exportación de vino a EE UU, que lleva 15 años trabajando para abrirse un hueco en ese mercado.

Méndez pone el foco también en que la eliminación de los aranceles ha coincidido con la apertura del sector de la restauración en este país, el canal a través del que se comercializan la mayor parte de sus vinos, por lo que «esto está tirando del consumo y los precios han vuelto a recuperarse».

Una tendencia que es patente en las cifras de exportaciones del Archipiélago al país norteamericano. Según los datos aportados por el Instituto de Comercio Exterior (ICEX), en el caso del vino, el valor económico obtenido durante los seis primeros meses de este año casi alcanza al de las que se produjeron a lo largo de todo el 2020, por lo que el aumento entre enero y junio es del 183,7%.

Pero la dinamización comercial llega también a otros sectores como la perfumería o el calzado que han aumentado sus ventas. En total, el valor de las exportaciones entre Canarias y EE UU se ha incrementado un 97,2% en lo que va de año y alcanza hasta junio los 17,3 millones de euros, cuando en todo el pasado apenas llegaron a los 20,5 millones.

Los envíos de productos isleños a EE UU habían seguido una tendencia positiva a lo largo de los últimos diez años, hasta que en 2019 la política económica del expresidente Donald Trump hizo girar la balanza, cuando en octubre de 2019 impuso un arancel a una larga lista de productos europeos. Una medida que usó como respuesta a las ayudas que España, Alemania, Francia y Reino Unido facilitaron en 2004 a Airbus. Unas compensaciones que Estados Unidos denunció al considerar que vulneraban la libre competencia con la norteamericana Boing. La Organización Mundial del Comercio (OMC) autorizó en 2019 a EE UU para que gravase la entrada diferentes productos europeos, por lo que el aceite de oliva, los quesos y vinos españoles se convirtieron en damnificados de un conflicto que nada tenía que ver con ellos.

Arancel del 25%

Desde ese momento, los caldos isleños tenían que pagar una tasa del 25% para poder entrar en el país. Los bodegueros dieron entonces la voz de alarma por las dificultades que suponía para su comercialización, ya que los ponía en clara desventaja competitiva. Sus ventas, que en 2018 habían experimentado un crecimiento del 205% y en 2019 un alza del 33,2%, se desplomaron en 2020 un -44,7%, afectadas también por la paralización económica producida por la irrupción del coronavirus. Su valor el año pasado apenas superó el medio millón de euros cuando un año antes casi rozó el millón.

Pero no solo los vinos isleños se vieron afectados sino todos los sectores que venden productos al país norteamericano. En 2019, cuando los aranceles entraron en vigor, el valor de las exportaciones canarias a EE UU cayó un 17,2%, superando por muy poco los 29 millones, a pesar de que el año anterior habían sido algo más de 35. En 2020 el valor volvió a bajar un -29,1% y se redujo a 20,5 millones de euros.

La victoria del demócrata Joe Biden en las elecciones presidenciales de noviembre del año pasado abrió expectativas favorables para los exportadores isleños, que confiaban en que acabase con la política proteccionista de Trump. Y no se equivocaron. Apenas cuatro meses después de ganar la presidencia y tras una conversación telefónica con la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen, ambos acordaron una tregua en la guerra arancelaria que habían librado hasta ese momento ambos territorios. Una suspensión que en un principio debía durar solo cuatro meses, pero que ya se ha acordado extender durante al menos cinco años, lo que supone todo un balón de oxígeno para los exportadores canarios.

Mercado difícil

Las bodegas canarias llevan 15 años luchando por abrirse un hueco en el mercado americano, lo que no es tarea fácil. Un trabajo que la política comercial proteccionista y la pandemia estuvo a punto de echar por tierra, pero que ha vuelto a reactivarse tras el pacto entre Bruselas y Whasington. «Hasta ahora los distribuidores habían estado dormidos, ni siquiera habían mostrado interés, pero ya han vuelto a contactarnos para poner todo en marcha de nuevo», comenta Fermín Otamendi, copropietario de Bodegas El Grifo, en Lanzarote, quien asegura que las expectativas para este año son excelentes, después de que haya coincidido la recuperación económica y el fin de los aranceles.

Una vez se ha dejado atrás el problema arancelario, los bodegueros y exportadores isleños deben enfrentarse a otras dificultades que ha generado la pandemia, el aumento del precio de los fletes, es decir, del precio que los exportadores deben abonar para transportar la mercancía hasta allí. «Es una barbaridad, los precios se han duplicado y esto supone un importante sobrecoste para nosotros», indica Méndez, quien asegura que por ahora el incremento lo están asumiendo entre el importador y la bodega para evitar tener que subir los precios en plena reactivación económica.

Compartir el artículo

stats