El precio de la vivienda en España, tanto nueva como usada, se encareció en septiembre un 1,6% en comparación con el mes anterior, y acumula una subida interanual del 8,3%, según los datos de Tinsa publicados este miércoles.

Este porcentaje se eleva en el caso de Baleares y Canarias hasta un 36 por ciento respecto al año 2015.

El alza de los precios consolida una tendencia de recuperación en el mercado inmobiliario tras las caídas sufridas durante la pandemia. "Las variaciones de 2021 arrojan incrementos en los precios de vivienda, aunque de forma más moderada que las variaciones interanuales, acentuadas por poner en comparación los crecimientos actuales con las caídas del 2020", ha explicado la analista senior del Servicio de Estudios de Tinsa, Andrea de la Hoz.

El repunte de los precios se ha acentuado en el último años en las zonas de la costa mediterránea, un 12,1%, y en las islas, un 10%, mientras que en el interior peninsular y en la costa atlántica el aumento interanual se sitúa en el 11,2%.

La subida del precio de la vivienda ha sido más moderada en las grandes ciudades y capitales, con un 6,7% interanual, y muestra una tendencia similar en las zonas áreas metropolitanas, con una subida del 5,7% en el último año.

La analista senior del Servicio de Estudios de Tinsa, Andrea de la Hoz, ha confirmado esta tendencia alcista dentro del mercado inmobiliario, como muestran "los precios, las compraventas, las hipotecas y el número de visados", aunque ha advertido de que esta subida de los precios sea "previsiblemente de recorrido limitado".

Los datos de Tinsa también recogen una revalorización del 4,9% del precio de la vivienda desde marzo de 2020, cuando comenzó la crisis sanitaria en España. Esta variación al alza de los precios destaca en la costa mediterránea, con un 7%, así como en el resto de municipios, donde la vivienda resulta un 6,8% más cara que en marzo de 2020.

En comparación con febrero de 2015, cuando el Índice de Tinsa marcó su nivel más bajo desde la crisis financiera de 2008, el precio de la vivienda ha subido un 23,6% de media en todo el país.

Ese porcentaje se ha incrementado un 36,5% desde su mínimo en el caso de Baleares y Canarias, en tanto que en las capitales y las grandes ciudades la subida de los precios es del 32% en el mismo periodo.