Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La patronal advierte que el covid es todavía el principal riesgo para la recuperación

José Carlos Francisco, presidente de CEOE-Tenerife. La Provincia

Ni la inflación, ni el incremento del precio de la energía y de las materias primas, ni tampoco la crisis de suministros, el verdadero riesgo para la recuperación económica de Canarias continúa siendo la pandemia del coronavirus y la aparición de nuevas variantes. Así lo creen los empresarios en las Islas que no consideran que vaya a producirse una nueva crisis, pero sí que se está constatando ya una desaceleración de la reactivación. «Estos otros aspectos en otros momentos serían más importantes, pero si mantenemos el covid a raya nuestra economía crecerá», valoró ayer José Carlos Francisco, presidente de CEOE-Tenerife.

La patronal presentó ayer su Informe de Coyuntura del tercer trimestre del año, en el que se concluye que este retroceso en el dinamismo económico provocará que Canarias no recupere el Producto Interior Bruto (PIB) anterior a la pandemia al menos hasta el primer trimestre de 2023 y que la economía canaria termine este año con un crecimiento de entre el 5 y el 6%, por debajo de las previsiones que había realizado el Gobierno regional y que lo situaban en el 8,1%.

El economista José Miguel González, director de Consultoría de Corporación 5, resaltó en su análisis que si bien la tendencia alcista de la inflación, motivada por el incremento de la demanda una vez ha finalizado lo peor de la pandemia, podría desaparecer «a lo largo de 2022», la parte vinculada al aumento del precio de la energía tardará más en disiparse y es ahí donde está el verdadero riesgo.

«De consolidarse el entorno inflacionista, los bancos centrales podrían elevar los tipos de interés, lo cual retrasaría la recuperación», según González. Este movimiento podría convertirse en una verdadera amenaza ya que daría lugar a que «parte de nuestros recursos públicos fueran al pago de la deuda en lugar de a la inversión». Aunque a corto plazo los bancos centrales ya ha apuntado que no van a subir los tipos de interés «habrá que estar atentos».

Canarias está ahora más endeudada que en 2010. Muchas empresas tuvieron que recurrir al crédito el año pasado para hacer frente a las consecuencias de la pandemia y los créditos personales para consumo o las hipotecas también han aumentado este año. De esta manera, las deudas vivas se han incrementado un 7% en el último año, frente a los depósitos que solo lo han hecho un 1,5%.

A pesar del mayor dinamismo que ha experimentado la economía canaria en el tercer trimestre del año, este crecimiento no es suficiente para absorber toda la demanda de empleo. En el Archipiélago hay 305.000 personas que quieren trabajar pero no pueden. De ellas, 28.000 están afectadas por un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) y el resto en paro. Una situación que afecta en Canarias al 26,4% de la población activa.

La patronal de Las Palmas (CCE) en su último informe también hacía hincapié en la necesidad de que se mantengan las medidas de apoyo para asegurar la supervivencia de empresas y autónomos, al menos hasta que la recuperación se consolide.

Compartir el artículo

stats