Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La escalada de la inflación erosiona los salarios en vísperas de las Navidades

El IPC sube en Canarias un 4,2%, la tasa más baja del país | El coste de la electricidad y los carburantes lleva a España a datos casi tres décadas atrás

La escalada de la inflación erosiona los salarios en vísperas de las Navidades

El índice de precios de consumo (IPC) subió en octubre el 5,4 % interanual, una décima menos de lo anticipado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), pero casi un punto y medio por encima de la tasa registrada en septiembre, un alza provocada fundamentalmente por el encarecimiento de la electricidad. Pese a esa ligera corrección respecto al 5,5%, se trata de la tasa más elevada en casi tres décadas, que erosiona el poder adquisitivo de los salarios en vísperas de las campañas del Black Friday y las navidades, en las que están puestas las esperanzas para impulsar el consumo; y de los ahorros y encarece la factura de las pensiones, que se vinculan al IPC medio del año en noviembre.

La mayor influencia en el repunte de la inflación ha sido del grupo de la vivienda, que se incrementó a nivel nacional un 20,5 % anual por el aumento de los precios de la electricidad y, en menor medida, del gas y el gasóleo para calefacción. El apartado de calefacción, alumbrado y distribución de agua se disparó un 7,2% con respecto a septiembre, acumuló en los 10 primeros meses un alza del 36,3% y la tasa anual se situó en el 42%.

También ha influido en el aumento de la inflación de octubre el grupo del transporte, con un alza del 12,3 % consecuencia de la subida de los precios de los carburantes y lubricantes para el transporte personal. Canarisa es, con todo, la única comunidad autónoma cuya tasa interanual no alcanza el 5%, con un 4,2% muy por debajo de la media, en una clasificación liderada por Castilla-La Mancha (6,5%), Castilla y León (6,1%) y La Rioja (5,9%).

El índice de precios de consumo (IPC) se disparó en octubre el 2% con respecto a septiembre, según los datos del INE. La inflación subyacente, la que excluye la energía y los alimentos no elaborados, alcanzó una tasa del 1,4%, y certificó la mayor diferencia con IPC general desde 1986. En todo caso, también marca una tendencia alicista desde el 0% al que llegó en abril pasado, lo que indicaría que el aumento de la energía se estaría trasladando a otros productos. De hecho en la cesta de la compra, con respecto a septiembre las prendas de vestir de hombre, de mujer y de niño y bebé se dispararon el 12,2%, el 13,6% y el 10,9%, respectivamente. En lo que va de año es la fruta fresca la que destaca, con un 13,6% y en tasa anual, los aceites y grasas, con el 23,9%.

En el detalle de Canarias, habría que retrotraerse a octubre de 2008, en el inicio de la anterior crisis financiera, para hallar un tasa igual de alta que el 4,2% interanual del pasado mes. Como en el conjunto del país, en las Islas estos datos están condicionados por el significativo incremento de los precios de la electricidad (+57,9% en Canarias; +49,6% nacional) y los carburantes (23,3% Canarias, +28,1% estatal). Con todo, la inflación subyacente en Canarias (aquella que descuenta el efecto de los productos energéticos y los alimentos no elaborados), sigue denotando una atonía en el consumo, constando repuntes de apenas el 0,9% mensual y el 1,3% interanual. Una contención que pone de relieve que la subida de los precios de los últimos meses no está respondiendo a una recuperación del consumo.

Salarios

Y es que uno de los riesgos de este impulso de la inflación son los efectos denominados de segunda ronda, mediante los que estas subidas las acaban trasladando las empresas a los productos y servicios para evitar perder márgenes. A su vez significa la posibilidad de que se registren presiones para subir los salarios, ya que pierden poder adquisitivo, con lo que se entra en una espiral precios -salarios. La subida media en convenio se situó en octubre en el 1,55%, muy lejos de la tasa de inflación. Y muchos convenios no prevén la actualización con respecto a la inflación actual.

La evolución de la inflación ha hecho que se lancen propuestas por parte del vicepresidente del Banco Central europeo (BCE), Luis de Guindos, como vincular el incremento salarial a la inflación subyacente, es decir, aquella que excluye los elementos más volátiles, como por ejemplo la subida del recibo de la luz, al considerar que la escalada del nivel general de precios de precios es un fenómeno transitorio. Algunas patronales ven la idea con buenos ojos, mientras que los sindicatos rechazan cualquier riesgo de pérdida de poder adquisitivo de los salarios.

Ahorro

A su vez, una inflación tan elevada, resta poder de compra al ahorro, en especial el que está en cuentas y depósitos bancarios, con un interés medio del 0,01% en las las que tienen un plazo de hasta un año; del 0,57% entre un año y hasta dos y del 0,20% en los plazos de más de dos años, según los datos del Banco de España. Los tipos de interés oficiales siguen en el 0%.

Pensiones

Otro de los efectos de la subida del nivel general de precios es su impacto en las cuentas públicas. Uno de los componentes que más lo notará son las pensiones, cuya actualización se ha vuelto a ligar a la evolución del índice de precios de consumo (IPC) medio del año hasta noviembre.

Hasta octubre, la inflación media del ejercicio se ha situado en torno al 2,5%. La Seguridad Social debe abonar la diferencia entre el nivel que se marque en noviembre y el 0,9% que subieron las pensiones este 2021. Además, en 2022 las prestaciones deben revalorizarse a partir de este nivel. El Gobierno y muchos expertos esperan que la inflación se empiece a moderar el año que viene.

Compartir el artículo

stats